Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 10 de agosto y se habla de VALENCIA CF vcf mercado Futbol femenino coronavirus
GRUPO PLAZA

opinión pd / OPINIÓN

El liderazgo del Valencia para este tiempo

23/04/2020 - 

VALÈNCIA.  No parece que este sea un tiempo para poner en orden el marcador en la contienda entre el presidente del Valencia y el resto de humanos. No participo demasiado de esa refriega desde el momento, muy inicial, en que el origen y la privacidad de Muthy se convirtieron en munición de la disputa. 

Hecha esa acotación no pedida, un pequeño deseo: ojalá que las intenciones promocionales declaradas por Murthy en el New York Times fueran ciertas. La semana pasada dibujaba allí un escenario en el que el Valencia se adelantó a todos los demás, vio venir el tsunami sanitario y previno el descalabro. Me gusta muchísimo el color cada vez que Murthy pinta para el extranjero. 

En cambio… en cambio la realidad local no parece tener mucho paralelismo con el anuncio. Ninguna advertencia en el viaje a Italia, resistencia a la puerta cerrada en Mestalla, escasa reacción ante los posibles afectados tras el viaje italiano, tibia preparación ante la Liga de la postura del Valencia ante el nuevo escenario… No es que el club lo haya hecho mal. Es más, lo ha hecho mejor que el mínimo común de los equipos españoles. Tomó algunas medidas ciertas antes que el resto y antes que casi cualquier organismo de la ciudad. Pero unos pocos detalles no pueden desembocar en la ficción de un liderazgo que no ha existido.

Porque ojalá ese papel que el presidente se confiere a sí mismo y a los suyos fuera completo y real. Comete el error de mostrarnos la tentación de lo que podría haber sido y sin embargo… Uno quiere y uno le pide al Valencia ese atrevimiento. Alejado como está del establishment en España, esa distancia podría servir para activar lo que el resto no activan. Aportar públicamente planes y propuestas, no actuar de forma reactiva y light. Destacar su mirada entre dos polos (Asia y Europa) para posicionarse como una conexión autorizada. Aprovechar eso mismo para ser relevante en un momento tan incierto y tan necesitado de voces nuevas, de clubes flexibles. 

Ojalá, también, que el Valencia incrementara tanto su reputación en los grandes medios internacionales como lo está haciendo la administración Lim. Ojalá, incluso, muchas de esas apariciones que le otorgan buena prensa a Lim y Murthy no sirvieran al mismo tiempo para hacer de menos al entorno local del club. A quién se busca beneficiar con ellas. 

Una militancia extraña

Un último apunte. Estos días sin partidos, sin visitas a Mestalla, sin apenas información nueva, sin un porvenir predefinido, tengo extrañamente una mayor sensación de todo aquello que es ser del Valencia. No muy distinto, claro, que ser de otros equipos. Es el vacío, esta nada, la que lo deja ver bien claro. El Valencia es un acompañante. No necesita retroalimentarse de partidos ni de jugadores (bueno, sí lo necesita, pero nos gusta creer que no, al menos temporalmente). Se ha abierto en estas semanas una manera deslumbrante de ser aficionado. Ahora solo disfrutamos de los beneficios de ser hincha, pero evitamos los riesgos y los desgarros. 


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email