Hoy es 4 de diciembre y se habla de MUNDIAL 2022 Messi running maratón valencia
GRUPO PLAZA

los delanteros veteranos con nombre que han llegado a mestalla no han rendido como se esperaba de ellos

El reto de Cavani

31/08/2022 - 

VALÈNCIA. En los prolegómenos del encuentro ante el Atlético de Madrid, Mestalla las palmas de los espectadores de Mestalla echaban humo aplaudiendo la presencia de Edinson Cavani en el palco VIP tras haber anunciado el club el fichaje del delantero uruguayo.

La llegada del cazagoles charrúa viene a ocupar un importante lugar en el maltrecho corazón de una afición que lleva años recibiendo golpe tras golpe tras el proceso de autodestrucción llevado a cabo por la propiedad desde verano de 2019. La ilusión generada por la llegada de un jugador ya consagrado es enorme, y dado el cartel que trae el uruguayo de Salto dispara las esperanzas depositadas en el futbolista.

No es la primera vez que el Valencia acude a ese perfil de delantero ya con recorrido a sus espaldas para reforzar el equipo, y precisamente el reto de Cavani es revertir los resultados obtenidos que, hasta el momento, no han sido excesivamente positivos.

El caso más paradigmático fue en su día el de Romario. El sueño húmedo de Paco Roig. La bandera de su campaña electoral y la dinamita (junto con algún paniaguado) que hizo saltar por los aires al consejo presidido por Don Arturo Tuzón. Tras mucha insistenia, Romario acabó recalando en el Valencia CF en la temporada 1996/97 con 30 años. Su turbulenta relación con Luís Aragonés ("Míreme a los ojitos") es de sobra conocida y acabó con el brasileño volviendo cedido en enero al equipo que se lo traspasó al Valencia CF por 2´5 millones de euros, el Flamengo. En esa primera media temporada el brasileño jugó 5 partidos y marcó 4 goles. Cifras bajas, pero no malas. Para la siguiente campaña, la 97/98 y con un entrenador con el que tenía mejor feeling como Jorge Valdano, Romario volvió al Valencia. La pretemporada fue un espectáculo, pero se rompió intentando una chilena contra el Flamengo en el trofeo Naranja, y en ese impasse, el mal comienzo del Valencia en liga junto con un error en los cambios de Jorge Valdano en Santander, se llevó por delante al técnico argentino y en su lugar Roig y Jesús Martínez apostaron por Claudio Ranieri. Con los métodos del italiano Romario ya no estaba a gusto y la cosa ya comenzó torcida. Al final 6 partidos de liga y 1 de copa con un gol en cada competición y en enero de vuelta nuevamente al Flamengo de manera ya definitiva por el mismo precio por el que vino: 2´5 millones de euros.

Echando la vista atrás en la era moderna encontramos la llegada de Marco Di Vaio. Era el Valencia CF post doblete que quería mantenerse a toda costa en la élite europea y la insistencia de Claudio Ranieri hizo que el club de Mestalla realizara una fuerte apuesta por el delantero romano y desembolsó 11 millones de euros. Llegó a Mestalla en la campaña 2004/2005 con 28 años y pese a comenzar muy fuerte, la crisis del equipo se lo llevó por delante y con el cambio en el banquillo de Antonio López por Ranieri acabó desapareciendo del equipo. Al final en su primera temporada jugó 38 partidos entre Supercopa (1 en la de Europa y 1 en la de España), LaLiga (29 partidos), Champions League (5) y UEFA (2), y en ellos anotó un total de 14 dianas (11 en liga y 1 en Supercopa de Europa, 1 en Champions y 1 en UEFA). A la siguiente campaña -con Quique Sánchez Flores en el banquillo, sólo jugó 11 partidos (6 de Intertoto y 5 de liga) para acabar marchándose por 8 millones de euros al Mónaco en el mercado invernal.

Para ocupar el lugar de delantero experimentado en la plantilla llegó Patrick Kluivert en la temporada 2005/06. El holandés llegó con 30 años y por 5 millones de euros del Newcastle y se marchó gratis al final de su único año en Mestalla con un pobre bagaje de 16 partidos (10 de liga, 1 de Copa del Rey y 5 de Intertoto) y sólo dos goles en su haber. Se acabó marchando gratis a la temporada siguiente al PSV Eindhoven.

Ya en la era Meriton encontramos dos futbolistas más con este perfil. El primero llegó con el aterrizaje de Peter Lim y fue Álvaro Negredo. Se pagaron 28 millones de euros al Manchester City por el delantero Vallecano que llegó con 29 años a Mestalla. Con 29 años y una lesión en el pie que no le dejó debutar hasta bien entrada la liga (concretamente en la jornada 9, el 25 de octubre ante el Elche). Al final de la primera temporada, 34 partidos (30 de liga y 4 de Copa) y 6 goles (5 en liga y 1 en Copa). La temporada siguiente sería aún peor. El ambiente enrarecido, su distanciamiento con Nuno, el baile descontrolado en el banquillo de técnicos y pseudo técnicos... 40 goles entre las cinco competiciones (previa de Champions, Champions, UEFA, Liga y Copa) y 12 goles  (1 en previa de Champions, 1 en UEFA, 5 en Liga y 5 en Copa). A partir de ahí, en la 16/17 se iría cedido al Middlesbrough (39 partidos, 10 goles). Y para acabar su vinculación con el Valencia CF acabaría traspasado por 2´5 millones de Euros a Besiktas turco.

El otro delantero con la mochila ya cargada de recorrido en el mundo del fútbol fue Luis Carlos Almeida da Cunha "Nani". A punto de cumplir los 30 (concretamente a 4 meses) llegó desde el Fenerbahce por 8´5 millones de euros en la temporada 2016/17. En su única temporada en Mestalla, 26 partidos y 5 goles (todos ellos en liga). Luego un año cedido en la Lazio a cambio de 2 millones de euros (25 partidos 3 goles), y un año más tarde vuelta sin traspaso -libre- a su Sporting de Portrugal en la temporada 18/19.

Morientes, el camino a seguir

De todos los delanteros con recorrido que han aterrizado en Mestalla, el que mejores números dejó fue Fernando Morientes.

El delantero extremeño llegó con 30 años desde el Liverpool en la temporada 2006/07 por 5 millones de euros. En su primer año, sus números como pareja/complemento de David Villa fueron muy buenos: en Liga, 24 partidos y 12 goles. En Champions, 8 presencias, 6 dianas. En Copa del Rey 3 partidos, sin goles, y en la previa de la Champions 2 partidos y un gol. En la siguiente temporada la 07/08 (el convulso año de Koeman) 8 goles en 24 partidos con especial significación a la diana conseguida en la final de Copa ante el Getafe. Entró al campo en el tramo final del encuentro y marcó el gol decisivo que cerraba la final ante los madrileños y dejaba la copa en las vitrinas de Mestalla. Su último año si registró cifras más bajas ante la falta de confianza de Unai Emery: 33 partidos y 6 goles. Al final de esa campaña "el moro" se fue libre a Francia para jugar en el Marsella.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email