X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Familia o Famiglia 

19/09/2019 - 

VALÈNCIA. Pequeños y hermosos detalles. En el día en el que se despliega en Europa un proyecto reseteado, con el mantenedor Murthy blandiendo la cantera y la sostenibilidad del modelo joven como argumentario para explicar el destarifo reciente, el entrenador estrenado alinea al once más viejo en una década, 29,3 años.

En el día en que se despliega en Europa un proyecto reseteado, con el mantenedor Murthy blandiendo la cantera y la sostenibilidad, el jugador palanca del modelo, Guedes, queda anclado en el banquillo

En el día en que se despliega en Europa un proyecto reseteado, con el mantenedor Murthy blandiendo la cantera y la sostenibilidad, el jugador promesa, Kangin, apenas dispuesta los minutos residuales. Nada extraño, todo complejo. 

En la noche en la que quien más quien menos esperábamos una debacle ante los lozanos hombres de Lampard, fue justo el instante ceremonial para dar de alta a Celades y confirmar la condición imprevisible del Valencia. En lo malo, como ya nos hemos encargado de proclamar, pero también en lo bueno, con una plantilla intacta que bajo la etiqueta propia de #Familia -ups- desata sus cualidades; “la emoción de cuando todo puede pasar” como lema oficioso del club.

El día, y la noche, demostraron que todo es más complejo que reducir los acontecimientos a que sin Marcelino el equipo recibe goles como nunca, o, a la inversa, que con Celades las jugadas estratégicas fluyen exactas. Es más complejo, incluso, que reducir el problema a un grupo queriendo o no bajar los brazos. En fin, nada puede ser más prematuro tras una semana de vértigos. 

Sí parece más obvia la confrontación entre los dos actos de Stamford Bridge. Me refiero al acto de Murthy ante cámaras y el posterior de la plantilla en el campo. 

Murthy dibujó el propósito de una maquinaria que busca reafirmarse ante sí misma, cuyas decisiones parecen propósitos con los que laminar amenazas externas y poder mantener la unidad de acción. Olvidó el matiz capital: las cosas comenzaron a funcionar justo cuando ellos mismos decidieron poco en el día a día de los jornaleros. 

Sobre el campo vimos la obra del tiempo que condenan. Una obra repleta de imperfecciones, desde luego, pero una obra capaz de garantizar una regularidad estable. Capaz incluso de descalabrarse en Barcelona y restablecerse en Londres. Dio a entender Murthy que, de haber seguido por aquí, el club no iba por buen camino. ¿Pero -se insiste- cómo entonces permitieron comenzar una temporada en negligencia?, ¿por qué escondieron los motivos?, ¿por qué llenaron de trampantojos una decisión iniciada y diferida?, ¿cómo no supieron canalizar un modelo que garantizó resultados para abrir una era incierta?, ¿cómo optaron por el descontrol y el desconcierto como campo de juego para hacer el anuncio? Los escasos razonamientos de la decisión explican la frivolidad de sus autores

Poco tiene que ganar la Administración si, al relato eficaz de la Familia, le anteponen el oscurantismo y la sinrazón más propia de la Famiglia


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email