Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

La nueva realidad económica del Valencia

El Valencia a día de hoy tiene muchas dificultades para afrontar su nueva realidad económica, y es que si los jugadores que no han rendido y tienen que salir, no salen y no son vendidos...

9/06/2016 - 

VALENCIA. El Valencia a día de hoy tiene muchas dificultades para afrontar su nueva realidad económica, y es que si los jugadores que no han rendido y tienen que salir, no salen y no son vendidos, va a ser difícil que el Valencia pueda afrontar una serie de nuevas incorporaciones y pueda remozar su plantilla. 

Sería irresponsable hacer fichajes ahora antes de que no salgan jugadores. Y la semana pasada lo dijo el Director Deportivo, "ha habido inconsciencia en la gestión anterior en el Valencia". Y no le falta ninguna razón. Es la pura verdad. También dijo que ojalá terminasen contrato el 30 de junio muchos de los contratos que se hicieron, y que de momento en el club se tienen que comer con patatas como diría aquel. Pero la realidad es otra. Sólo ha terminado Feghouli. Y los Negredo, Enzo Pérez, Abdennour, Santos y Piatti siguen teniendo contrato en el Valencia, y son fichas altísimas, y que hay que poder sacar para poder ajustar el presupuesto y poder traer algún jugador más. Esa es la verdad, la realidad. Se han hecho las cosas muy mal con falta de consciencia y por eso se está en la actual situación.

Es la nueva realidad a la que se enfrenta el valencianismo esta próxima temporada. Que esto no significa que la plantilla del Valencia vaya a ser ni peor ni mejor de la que tiene, lo que sí hay que contar es lo que está pasando. Estamos ante una nueva realidad. El Valencia está bloqueado económicamente hasta que no de salidas de algunos jugadores.

Hay que ajustarse el cinturón. Estos fichajes de estos dos años se han acabado. No va a poder afrontar fichas tan altas. El dueño tiene la capacidad de poder seguir tirando de chequera, de poder firmar jugadores, pero tendrá que poner dinero si quiere ajustarse el cinturón a la nueva realidad del Fair-Play Financiero, y todo por no estar el equipo en Champions, y por haber quedado el decimosegundo en Liga, que le ha obligado a perder 10 millones respecto a haber quedado cuarto como el año pasado. De 4 a 12, 10 millones menos.

Lo único bueno de todo esto es que pienso y estoy convencido que se pueden traer jugadores del nivel de los que se han traído en temporadas anteriores a estas, pero con poco dinero. Porque se han pagado sobrecostes en casi todos los fichajes que ha hecho el Valencia en los dos últimos años. Ahora en vez de gastarse 25 en Abdennour y casi 10 en Santos para reforzar la defensa, hay que gastarse tres o cuatro que es lo que al final va a tener que gastarse el Valencia para reforzarla, y para que den el nivel que estos no han dado, y es seguro que los puedes encontrar en el mercado. Buenos fichajes sin grandes dispendios económicos. Se puede hacer una plantilla más o menos del mismo nivel o mejor que la que había antes, no gastándose una barbaridad de dinero como se han gastado. Es lo que toca. Porque el Valencia quiere fichar a Albiol por ejemplo, pero no puede fichar a día de hoy a Albiol. Más adelante no se sabe. Depende.

Pako Ayestarán fue el primero en dibujar la realidad del Valencia, que es una realidad muy dura y cruda, y con la que muchos se dan de bruces, después de pensar que aquí habían muchos millones y que se pensaba se iba a ser los nuevos ricos del fútbol español. Primero fue el actual entrenador diciendo que se ha derrochado y malgastado muchos millones, y ahora ha sido el Director Deportivo. Y es así de duro señores. Y los dos llevan razón. Y en el club ha faltado autocrítica. Sólo así se recuperará la senda del éxito.

Peter Lim eso sí solucionó dos temas, el de la propiedad del Valencia, y el de la refinanciación de la deuda del club a largo plazo. Eso está solucionado. Pero en lo deportivo se ha fallado. Gastarse 110 millones de euros en fichajes ha sido un sacrilegio. Esto es muy grave que haya pasado en el Valencia. Es muy peligroso que se hayan tomado estas decisiones deportivas. Fichajes millonarios muy por encima de su precio de mercado. 

La línea que va a marcar el Valencia está más que clara. Y pese a lo que no es algo de lo que muchos se hayan creído creer, se puede hacer un equipo con más estilo e idea de fútbol, aunque no se ilusione a nivel de nombres, que el de esta aciaga temporada. También el Director Deportivo dijo que si hubiera tenido 100 millones podía haber ido a por otro tipo de entrenador, pero la realidad económica marca todas las decisiones, pero como no los tiene, se ajusta a lo que tiene para elegir el mejor perfil de lo que le entra económicamente, y por eso la decisión de que Ayestarán fuese el elegido.

Ahora la afición también se pregunta cuanto tiempo van a esperar y por cuanto piensa vender a Negredo, y cuanto va a esperar para que Negredo se vaya del Valencia por el precio que el Valencia quiere sin comprar a ningún jugador, y cuanto tiempo van a esperar a que Enzo Pérez salga del club por el dinero que el Valencia quiere. Yo creo que esperará el tiempo que sea necesario. Ahora tiene que intentar vender jugadores para cuadrar el presupuesto por haberse gastado con inconsciencia más de lo debido en fichajes. 

Todos estos condicionantes han obligado a que el Valencia tenga que ajustar una plantilla de 110 millones a una plantilla de 70. Y el Director Deportivo lo ha dejado claro. Se ha acabado el fichar entrenadores estrafalarios ni hacer cosas estrafalarias. No hay pasta y hay que ajustar las salidas y entradas, e incluso fichar por intercambio de jugadores. No hay capacidad económica. Es su nueva realidad económica. Y tiene un problema gordo, muy gordo. Primero tiene que vender antes de poder fichar. Ni más ni menos.

En el fútbol, como en la vida, no todo es dinero. Pero es importante. El Valencia tendrá que meter el bisturí en su plantilla más de lo que parece. El cuerpo pide otro salto de calidad. No será fácil. Hay salidas que no me parecerían traumáticas, como Mustafi o Diego Alves, otras vitales como Piatti, Negredo, Enzo Pérez, Santos y Abdennour, y está por ver lo que ocurre con André Gomes. Hay que ponerle a Pako Ayestarán una buena columna vertebral. Luego será el técnico el que tenga que dar con el buen funcionamiento. El movimiento se demostrará andando y con pasos firmes y acierto, sobre todo acierto, a pesar de la nueva realidad económica. Así se ha labrado la década prodigiosa del gran Sevilla y saber hacia dónde se va con conceptos claros. Vivir del pasado no vale.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email