Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 12 de agosto y se habla de valencia cf DANI PAREJO francis coquelin gabriel paulista
GRUPO PLAZA

FÚTBOL

Las claves más importantes del fútbol femenino en el último lustro

Foto: EDUARDO MANZANA
8/07/2020 - 

VALÈNCIA. El fútbol femenino lleva años trabajando por conseguir el reconocimiento que merece. Desde sus inicios, jugando en campos de tierra, se han dado grandes pasos hasta llegar a su realidad actual, donde el fútbol femenino llena grandes estadios de España como el Wanda Metropolitano. Todo este progreso ha sido posible gracias a la apuesta de diferentes empresas, como Iberdrola y Mediapro, que han servido para lograr diferentes hitos.

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino

En noviembre de 2015, los clubes apostaron por la profesionalización y el desarrollo del fútbol femenino, uniéndose y formando la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF). Con el objetivo de impulsar a los clubes y sus futbolistas, lo que en un principio se formó con la unión de 13 miembros, cuenta en la actualidad con un total de 78 miembros de las diferentes categorías del fútbol femenino en España.

Empezaron las retransmisiones

Tras la aparición de la ACFF, el interés por el fútbol femenino creció considerablemente. En ese momento, Mediapro apostó por la retransmisión como una de las piezas clave para el desarrollo de este deporte. Con la emisión de dos o tres partidos cada semana, sentó las bases para el futuro audiovisual del fútbol femenino.

La entrada de Iberdrola marcó un antes y un después

En agosto de 2016, Iberdrola se convirtió en el patrocinador oficial de la máxima competición de fútbol femenino en España, convirtiéndose en la primera gran marca en apostar por este deporte. Esto supuesto un antes y un después en el desarrollo y visibilidad del fútbol femenino, propiciando mejoras impensables en un corto periodo de tiempo.

La apertura de grandes estadios

A partir del crecimiento, el desarrollo y la visibilidad que supone tener el apoyo de grandes marcas, los estadios del primer equipo masculino de algunos clubes se decidieron a albergar partidos de la primera liga femenina. Es el caso del Vicente Calderón, San Mamés, Mestalla, el Ciutat de València, el Heliodoro Rodríguez, el Nuevo Colombino o La Romareda. Cabe destacar el Wanda Metropolitano, que posee el record de asistencia albergando a más de 60.000 personas para ver un partido entre el Atlético de Madrid y el FC Barcelona.

Venta de derechos televisivos

En marzo de 2019 se consiguió otro hito que en los inicios de este deporte podría haber parecido impensable: la ACFF adjudicó los derechos de emisión de la Liga Iberdrola a Mediapro por tres millones de euros anuales. El contrato tendrá vigencia hasta la temporada 2021-2022, con un desembolso total por parte de la empresa audiovisual de 9 millones de euros en los próximos tres años.

Hecho histórico: firma del Primer Convenio Colectivo

Tras meses de negociaciones entre todas las partes implicadas, el 19 de febrero de 2020 se oficializó la firma del Primer Convenio Colectivo del fútbol femenino. Un hecho histórico que reunió en el Congreso de los Diputados a jugadoras, miembros del Gobierno y de la oposición y miembros de la ACFF y AFE.

¿Denominación de la máxima categoría como profesional?

Para completar aún más el desarrollo de este deporte, es necesario que la máxima categoría del fútbol femenino en España sea denominada como liga profesional. El Consejo Superior de Deportes tiene la potestad para otorgar a una liga su denominación, existiendo únicamente dos categorías: ligas profesionales o ligas no profesionales. Teniendo en cuenta que los criterios del CSD para considerar a una liga profesional son la existencia vínculos laborales, la importancia de la competición y la dimensión económica, ¿por qué la máxima categoría del fútbol femenino español aún no tiene esa calificación?

Con este último hito, aún por conseguir, el fútbol femenino en España adquiriría otra dimensión y disfrutaría de una categoría que iría acorde a las características de este deporte: una liga donde todas las jugadoras tienen contrato laboral; una liga en la que juegan muchas de las mejores jugadoras del mundo y que da acceso a la Champions League; y una liga que es la tercera competición en España con mayor valor audiovisual, sólo por detrás de LaLiga y la ACB (las dos únicas ligas profesionales en nuestro país).

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email