X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Los hombres del presidente

12/01/2019 - 

VALÈNCIA. A la espera de que empiece a rodar el balón esta tarde en Mestalla y que lo haga para bien y asistir a una victoria rotunda del equipo que calme aguas revueltas y abra la puerta, de una vez por todas, a una dinámica propia de un Club de la envergadura del Valencia CF y nos quite la razón a los que ya no vemos a Marcelino como parte de la solución, cabe hacer alguna que otra reflexión al hilo de lo que viene aconteciendo en las últimas fechas y de las explicaciones que ofreció el Director General del Club en su última comparecencia pública. 

Más allá de alguna que otra contradicción del tipo: la evaluación de los fichajes se hace a final de temporada pero me ‘limpio’ a Bathsuayi (con lo segundo estoy totalmente de acuerdo) o… los proyectos hay que mantenerlos en el tiempo pero me ‘zumbo’ al Director de la Academia. Más allá de que no quiera entrar en hipótesis en las que sí entraba hace tan sólo dos semanas y más allá de la dureza con la que explicó que la Copa del Rey NO interesa cuando la plantilla se reforzó, precisamente, para atender Liga, Champions y Copa, me llamó poderosamente la decisión del Club de colocar como ‘supervisor’ del nuevo Director de la Academia al tal Sean Bai. 

Claro… Mateu no se extendió en explicaciones al respecto porque, imagino, que debe ser el primer sorprendido con la decisión del “amo”. Y es que la cosa es, cuanto menos, para sorprenderse pero… es lo que hay. Sean Bai se ha convertido, de un tiempo a esta parte, aparentemente en uno de los “hombres del presidente” y matizo lo de “aparentemente” porque a Murthy lo mandó Peter Lim a Valencia para ser uno de los “hombres de la Presidenta” y ya sabemos todos cómo terminó la película con lo que no debería sorprendernos que se trate del siguiente eslabón en la sucesión del “Trono valencianista” que en algo tan sumamente barato se ha convertido. Entre asombrados, asustados e indignados, cuentan dentro del Club que este señor es el artífice de la aberración que se perpetró en el Twitter Oficial en lengua inglesa con el escudo del Valencia como firma y que, sin ningún lugar a dudas, constituye una de las más penosas anécdotas del paso de estos señores por la centenaria entidad. En ese sentido… la descomposición estomacal que provoca ver lo que se está haciendo con el prestigioso nombre del Valencia CF sólo es comparable con la propia descomposición estomacal del ya famoso rinoceronte.

Últimamente se ve al tal Sean Bai figurar como una de los dignatarios destacados del Club en los palcos de los estadios que visita el Valencia y, sirva como una anécdota más, se colocó en el centro de la fotografía cuando el equipo visitó los hospitales en las Navidades recientes. Marcelino quedó casi tapado y en un extremo como Rodrigo Moreno y allí, en el centro de la instantánea junto a Parejo y Murthy, posaba el inefable Sean Bai como uno de los próceres del valencianismo moderno.

Bien, pues ahora este señor será quien se ponga al frente de la reestructuración de la ‘Fábrica’ de futuros jugadores del Valencia y quién sabe de qué más, porque este Nuevo Orden Valencianista se sustenta en este tipo de excentricidades que sólo ellos entienden. Quizá lo más preocupante de este último movimiento sea lo que pueda suponer para el futuro inmediato: Singapur fracasó con Neville, Pitarch etc... y cedió la iniciativa en materia deportiva a Mateu Alemany. El mallorquín se apoyó en Marcelino, un entrenador contrastado que sacó al Valencia del agujero en su primera temporada y ha pinchado clamorosamente en la segunda pero no se pueda hablar de una elección alocada porque ni Marcelino es un mal entrenador ni Mateu es , ni un loco, ni un novato en estas lides. 

Si la propiedad entiende que Mateu ha fracasado y lo relega a un segundo plano en sucesivas decisiones -y eso es lo que se deduce del cambio en la Academia- nos aventuramos a otra de sus excentricidades. Pero puestos a que la decisión sobre el futuro inmediato del banquillo la tome Lim con sus amigotes de Mánchester, mejor que lo haga asesorado por su amigo portugués, que tiene tentáculos poderosos en el mercado y siempre será mejor influencia. En cualquier caso no deja de ser un deseo expresado de manera pública que a estos señores les importa exactamente lo mismo que el sentir de todos los valencianistas... un bledo. El señor de Singapur hará lo que les pase por las narices porque... para eso se ha comprado el futbolín. Para hacer lo que le pase por las narices.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email