Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

fútbol internacional / OPINIÓN

Luiz Araújo: la bomba de acción retardada de Luis Campos

29/10/2020 - 

VALÈNCIA. Al noroeste de Francia, a escasos kilómetros de la frontera con Bélgica y del mítico velódromo que dicta sentencia en la Clásica de las Clásicas del ciclismo, un hombre ha hecho del Lille Olympique Sporting Club (o, como se conoce en Francia, LOSC) uno de los clubes deportivamente mejor gestionados en el panorama europeo. Luis Campos, al que Mourinho trajo al Real Madrid como scout y analista táctico, presume en la actualidad de ser uno de los directores deportivos con mejor bagaje en lo que al descubrimiento de jóvenes talentos se refiere.

Tras la experiencia en Madrid con el ahora técnico del Tottenham, el portugués llegó al fútbol francés en 2013 de la mano del Mónaco. Nombres como Bernardo Silva, Fabinho, Thomas Lemar, Benjamin Mendy o Tiémoué Bakayoko son solo unos pocos ejemplos que acreditan el talento de Campos a la hora de reclutar jóvenes jugadores con el objetivo de revalorizarlos y justificar precios de salida muy elevados respecto a los de entrada. Detalle: el Mónaco conquistó la Ligue 1 la temporada 2016/17.

En Lille desde 2017, Luis Campos ha instaurado el mismo modus operandi: la inversión en los fichajes de Thiago Mendes, Nicolas Pépé, Rafael Leao, Gabriel y Victor Osimhen rebasó en poco los 50 millones de euros, mientras que sus ventas han dejado en las arcas de los Dogos unos 225. A día de hoy, jugadores como Jonathan Bamba, Jonathan Ikoné, Renato Sanches, Zeki Celik y, sobre todo, Luiz Araújo, están llamados a darle continuidad al modelo implementado por el dirigente portugués.  

El caso del extremo brasileño es el de una bomba de acción retardada. Luiz de Araújo Guimaraes Neto aterrizó en Lille en 2017, procedente del Sao Paulo, con 21 años recién cumplidos. Su adaptación al fútbol europeo no ha sido fácil. Se trata un jugador de ataque con un talento y una velocidad de ejecución difíciles de ver a lo largo y ancho del continente, pero echaba en falta la madurez necesaria para tener más continuidad. Era su asignatura pendiente.

La temporada pasada fue un revulsivo muy utilizado por Christophe Galtier, pero este año es el de su explosión. Encadena 5 partidos consecutivos como titular y a un rendimiento altísimo. La velocidad de sus movimientos con el balón en los pies, su verticalidad y una zurda capaz de vacunar al más experimentado de los porteros justifica su condición de dueño y señor de la banda derecha de los Dogos. No debería perderlo de vista Tite de cara a debutar con la Canarinha en un tiempo no muy lejano.

Capaz de leer los espacios y desequilibrar hacia dentro para trazar la diagonal o hacia línea de fondo para servir el centro, el brasileño vive un gran momento de forma gracias a la engrasada maquinaria de Galtier. El “renacido” Renato Sanches, a un nivel estratosférico en este inicio de campaña, y Benjamin André desarrollan unas labores de sujeción y distribución en la medular que benefician el protagonismo de Jonathan Bamba y Luiz Araújo en los costados. Arriba, el fichaje récord Jonathan David, todavía en fase de adaptación, y el internacional turco Burak Yilmaz muestran un entendimiento sorprendente para dos recién llegados a la disciplina lilloise.

Si es capaz de seguir con esta regularidad, Luiz Araújo ingresará, si no lo ha hecho ya, en la agenda de los más grandes clubes de Europa. Desde luego, el brasileño tiene en Galtier el entrenador ideal para seguir creciendo como futbolista y dar todavía mucho más. Otro descubrimiento de Luis Campos que reúne todas las condiciones para convertirse, en un futuro cercano, en jugador importante en el fútbol europeo.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email