Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión / peleando a la contra

Mejoría y desconexión

24/01/2020 - 

VALÈNCIA. La mejoría del Llevant en el Sadar, respecto a sus tres partidos anteriores, tampoco es que fuese gran cosa, pero cuando se viene de transmitir tan malas sensaciones se impone ser cauto y aplicar la terapia que nunca falla: trabajo y constancia, para dar la vuelta a una mala dinámica. Aunque López no es muy de broncas, la leída de cartilla de estos días debe haber sido considerable, porque el equipo saltó con otra cara al césped: desacertado, desde luego (hasta el minuto 7 Osasuna estrelló un balón en el travesaño y tiró a puerta cuatro veces más), pero peleón, intenso y pragmático.

La propuesta de los navarros, que llevaban cinco partidos de Liga sin ganar, es de sota, caballo y rey. Rabiosa intensidad, un buen central, verticalidad, bandas y balones endiablados al corazón del área. Lo de siempre. Sin pérdidas peligrosas, sin sala de máquina, sin nombres de relumbrón, pero con mucha solidaridad. En las antípodas del Llevant, vaya. Con su victoria los rojillos nos traspasan  la patata caliente: si no puntúa en el Camp Nou, algo que no ha conseguido jamás, la escuadra levantina sumará cuatro derrotas consecutivas. Y si el Celta gana el domingo al Eibar, el descenso, que estaba a 13 puntos, se pondría a 8, antes de visitar Barcelona.

Radoja se quedó fuera por molestias y Bardhi por lesión. Paco López jamás va a sentar a Campaña y menos con esas bajas, pero ese es un grave problema para el Llevant y también para su futbolista mejor pagado, cuya temporada, con más sombras que luces y marcada por la irregularidad, invita al banco, como ya ha sucedido con Morales. Saberse intocable, desde luego, más que ayudar al sevillano a encontrar su mejor versión, es contraproducente. Nunca se corrigió así nada. Antes del penalti, tan absurdo como claro,que cometió ayer, algunas de las mejores ocasiones de Osasuna habían nacido de pérdidas suyas, desde la primera, en el minuto 5. Desaparecido en la creación junto a un Melero fallón que se mostró muy lejos del potencial que López ve en él, el Llevant ayer se sostuvo con otros argumentos: la defensa de acordeón (cinco-tres) que se mostró solvente en general y permeable en exceso por la banda de Toño, como es habitual, el buen partido de Rochina en la conducción y el último pase, y Mayoral y Roger, que volvieron a estar dinámicos y peligrosos, pese al gran partido de Aridane. 

El inicio de partido de Osasuna  presagió lo peor pero tras el travesaño de Torres, Rochina la echó fuera sólo ante Herrera, tras la asistencia de Roger. La actitud del equipo era otra: con mayor o menor acierto, iban a por todas y no asumían excesivos riesgos. Sin embargo, por momentos, el partido recordó al del Pizjuán: Osasuna sacaba petróleo de las pérdidas blaugrana en la medular. También había síntomas preocupantes: los jugones no pedían el balón en los saques de banda complicados, no fuesen a manchar las estadísticas. El árbitro llamó la atención a los laterales: no perdían tiempo; es que nadie se ofrecía. ¿Quién se echa el equipo a la espalda? 

En el arranque de la segunda mitad el Llevant estuvo mejor, con un Melero más acertado en las labores de zapa. Roger dispuso de un remate acrobático y poco después creó una combinación magnífica con Mayoral que no llegó a rematar por los pelos, ya ante Herrera. Osasuna respondió tras otra pérdida de Campaña y Cabaco se sumó al sinsentido con una salida peligrosísima. 20 minutos había durado el dominio granota. Las pérdidas y la falta de fuelle en la medular devolvían la vida a un Osasuna que parecía contra las cuerdas, pero no lo estaba. Aún hubo un par de ocasiones: una rojilla y un pase de la muerte de Toño, acertado en ataque, que no llegó a Roger por un suspiro. Entonces, el penalti. El 1-0 de un viejo conocido. Y el Llevant que se hundió y regaló, antes de poder encajar el golpe, el 2-0, en un error de Vezo… en la salida. Morales pudo haber puesto emoción al partido en el 85' pero disparó al muñeco. Y ahí acabó todo. El partido al menos. Faltaban por llegar las valientes y honestas declaraciones de Postigo, que ejerció de capitán, exigiendo autocrítica, denunciando las desconexiones y reclamando un cambio de camino. Més clar, aigua!

CLAVES, por Borja Bens

••• Un penalti absurdo de Campaña hizo perder al Llevant uno de sus mejores partidos en defensa.

••• Los granota apostaron por una defensa de 5 y, salvo excepciones, no arriesgaron en la salida de balón.

••• El Llevant hizo faltas claves antes de recibir peligrosos contragolpes.

••• Rochina se marcó un recital de pases que pudieron haber acabado en gol.

Osasuna 2-0 Llevant El Sadar (18.375 espectadores)

UNO A UNO: Aitor (6); Miramón (6), Cabaco (5) (Hernani (sc) 87'), Vezo (6), Postigo (6), Toño (5); Campaña (3), Melero (5) (Vukcevic (sc) 79'), Rochina (7); Mayoral (6) (Morales (sc) 72'), Roger (7).

—Paco López (6)

GOLES: 1-0 Rubén García (p.) 81´, 2-0 Íñigo Pérez 84´.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email