Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Neville, el tiempo y las dudas

Ahora, quedan diez jornadas y no llegan las cuentas si sigue así para quedar ni séptimo. Y, viendo lo que estamos viendo es complicado pensar que el Valencia va a tener la regularidad suficiente para llegar a ser séptimo y conseguir billete así para Europa

10/03/2016 - 

VALENCIA. Para un entrenador, la duda es algo positivo siempre que tras ésta exista una actuación correcta en el tiempo, y, en el caso del Valencia, ha transcurrido el necesario para saber si esas dudas que existían pueden ser resueltas por Gary Neville. Hubo una mejora, pero sin acabar de conseguir los resultados que se esperaban tras el cambio de entrenador, y eso nos lleva a la eterna pregunta de si es más importante el fondo o si lo es la forma.

Me atrevería a decir que el fondo y la forma están interrelacionados, por lo que a medio plazo siempre el tiempo es el que nos dirá si lo que hoy genera muchas dudas, mañana dejará de hacerlo. Qué les voy a contar que no sepan a estas alturas.

Parecía que el equipo sacaba un poco la cabeza del agua, que daba dos pasitos hacia adelante, y otra vez, dos derrotas consecutivas en Mestalla, y otro paso hacia atrás. El Valencia sigue cayendo contra rivales que son mejores que él. La realidad es aplastante e indica que el Valencia es hoy un equipo de mitad tabla, y el Atlético de los top de arriba. Esta es la realidad. Un equipo muy trabajado en el tiempo, y otro que puede competir durante fases de un partido, pero todavía verde. El fútbol te pone en tu sitio. Y el equipo, a pesar de la inversión, es mucho peor que el de la temporada pasada. Otamendi hacía bueno a Mustafi, muy irregular este año, y Santos no tiene la culpa de que Jorge Mendes apostara por él, pagando esos escandalosos diez millones de euros por un central del Sporting de Braga, cuando pocos o ningún informe habría en ese momento en el club para decidirse por el brasileño. Simplemente lo decidió desde su despacho en Portugal, quien hizo este equipo a su antojo y con beneficio propio. No tenía quien le dijera que habían mejores jugadores que los que él trajo en verano. Y sin dirección deportiva ya se sabe. Camino libre.

Ahora, quedan diez jornadas y no llegan las cuentas si sigue así para quedar ni séptimo. Y, viendo lo que estamos viendo es complicado pensar que el Valencia va a tener la regularidad suficiente para llegar a ser séptimo y conseguir billete así para Europa. Aunque puede todavía. Y encima se lesiona Cheryshev, un fichaje de invierno, ese mercado absurdo e inútil que dijo Neville. Entre errores del equipo y cuestiones de mala suerte, el Valencia tira los partidos. Demasiadas ventajas. Y en cualquier situación negativa se desmoronan demasiado pronto.

Neville no es capaz de sacarle más rendimiento a su plantilla, o de enderezar el rumbo. La película es exactamente la misma. De 14 partidos en Liga, sólo ha conseguido 3 victorias. Y en Mestalla es de traca: tan sólo la victoria ante el Espanyol. Y el dato espeluznante en Liga de que el Valencia acumula 18 encuentros consecutivos sin dejar su portería a cero.

Es muy fuerte verdad. El ir cambiando tanto de una semana a otra da la impresión de una improvisación permanente. Muchos valencianistas piensan que Neville ha hecho bueno a Nuno en tres meses. No solamente con estadísticas. Y era muy difícil imaginarlo. Las cosas no se han hecho bien desde Singapur. Hay mucho que construir en este Valencia.

Y es una irresponsabilidad hoy debatir como en algún sitio se dijo sobre la continuidad del técnico inglés. Porque, ¿más de los mismo?, la gente no quiere. Más bien deberíamos reflexionar sobre el hartazgo de una afición exigente pero soberana que ya, sólo vive de recordar victorias contadas. Porque Neville tenía ante sí la compleja rarea de reorganizar el equipo para que esté a la altura de su gente, que está siempre apiñada como balas de cañón. 

Y lo que no se puede repetir y pienso que es un hecho que debería ser sancionado son las risas de algunos jugadores en el banquillo y lo ocurrido tras el cambio de Negredo. Viendo las imágenes que sacó Cuatro, no se puede consentir ver futbolistas riéndose en tono irónico y menos con lo que está pasando, y con el equipo que iba perdiendo. Les pillan a ellos las cámaras. Las sonrisas de Barragán, Parejo y Enzo Pérez sobre todo, retratan a esos futbolistas que no están dando ni su nivel mínimo de rendimiento.

Verles reír mientras su entrenador no acertaba con un cambio les deja en evidencia. Ninguno de los tres reitero, ha estado al nivel mínimo exigible en el Valencia. Y, encima con fichas tan altas como la de Parejo. Y si se pierde el principio de autoridad, malo. Hace falta una limpia en el vestuario. Y este Valencia en mi opinión, está para que lo entrene otro técnico. Un entrenador con un perfil mucho más alto. 

Neville fue un excelente jugador inglés con el Manchester y su selección, pero la evidencia es que no está aún preparado para entrenar al máximo nivel. Ya no entro en si aceptó por osadía la propuesta de su socio de negocios Peter Lim, o si por orgullo debió irse hace semanas, tras el 7-0 en Barcelona. 

En el futuro puede que sea un excelente técnico con esa garra que le caracterizaba como jugador en un equipo legendario de la Premier como es el Manchester United pero esto es la Liga española, tan diferente verdad Ernesto Valverde y Diego Pablo Simeone -¡qué dos entrenadores!-,  y la entidad tiene que fichar a un entrenador a la altura de un club como el Valencia. Tomen buena nota, que diría aquel.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email