Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

OPINIÓN PD / OPINIÓN

Ni los resultados salvarían a Lim

18/10/2020 - 

Dicen que cuando las aguas bajan revueltas, los resultados son el mejor bálsamo para curar los males. En los momentos en los que la entidad ha estado al borde de la ruptura, el equipo ha tirado del club. Se han logrado títulos y se ha capeado el temporal. Siempre ha sido así. Desde tiempos inmemoriales. También ha sucedido a la inversa. Ya podía haber paz social y una situación económica boyante, pero si el equipo no ganaba…. Jaleo. Había años en los que se exigía un título. Y si no se conseguía, los gritos de la grada contra la directiva se escuchaban hasta en la conchinchina. Incluso a Jaime Ortí, siendo campeón de Liga, no le dejaron hablar en la presentación del equipo porque no se había fichado a ningún futbolista.

Sin embargo, en el actual momento del Valencia, creo que ni el buen rendimiento futbolístico serviría para revertir la dramática situación que vivimos. Ni siquiera para maquillarla. Tan mal están las cosas que ni los resultados salvan este desastre. La entidad es un caos. El panorama es desolador. El equipo podría golear al Villarreal, meterse arriba en la tabla, pero la situación seguiría siendo decadente. Porque el club está en descomposición. Ni con un triunfo se lograría apagar el incendio. A día de hoy, el Valencia es un coloso en llamas. Con el riesgo que supone que todo acabe en cenizas. O con un descenso a Segunda división.

Esto no lo arreglan ni los resultados. Lo tengo muy claro. La cuerda se ha tensado tanto, que solo puede romperse. Con Lim nos hay marcha atrás. Es imposible. Está amortizado. Su gestión ha caducado. Huele a podrido. A Meriton, el valencianismo ya no le pasa ni una más. Lim no se salva ni metiendo al equipo en Europa. Ni siquiera relevando a Murthy de la gestión diaria. Porque llegaría otro presidente que lo haría peor. Seguro. Nadie cree ya en el proyecto. Ni los jugadores. Ni el entrenador. Ni la afición. Marcharse por la puerta trasera es la única salida Lim. Eso sí, después de acumular todavía más acciones, haciendo un negocio redondo de su paso por Mestalla. ¡Gracias, Aurelio. Contigo empezó todo!

Aquí no hay un día tranquilo. Todavía estamos de luto por el bueno de Españeta y explota Kondogbia. No hay un día en la que la noticia sea que no pasa nada. Que no hay noticia. Y que solo se habla de futbol. De la conveniencia o no de jugar con tres centrales o de la necesidad de recuperar la mejor versión de Guedes. En vísperas de un apasionante derbi ante el Villarreal, no se habla del reencuentro con Raúl Albiol, Parejo, Coquelin, Jaume Costa, Alcácer….. . Ni del morbo que supone ganarle a Emery. Aquí la actualidad va por otro lado. Continúa la batalla mediática y en redes sociales contra la nefasta gestión de Meriton. Es lo que hay…

BAÑO DE REALIDAD.- Carlos Soler no tuvo reparos en reconocer la verdadera realidad del Valencia. "Sería irreal pensar en entrar en Champions o Europa League”, dijo. Aunque todos lo sabíamos, escucharlo de voz de uno de los referentes del vestuario te descoloca. Soler tiene más razón que un santo. No le culpo para nada. Pero sus palabras duelen. Nos devuelven a la realidad. Porque, quieras que no, el aficionado de a pie vive de ilusiones. Y siempre se aferra a la esperanza de que Javi Gracia pueda meter al equipo en Europa. Aunque sea de rebote.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email