Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

OPINIÓN PD / OPINIÓN

Cumpleaños Marciano

21/03/2020 - 

El miércoles cumplió años el Valencia CF en las circunstancias más extrañas que uno pudiera alcanzar a imaginar. 101 años desde que cinco visionarios se reunieron en el mítico Bar Torino y dieron forma a lo que es un inmenso sentimiento que aglutina decenas o… centenares de miles de corazones. Un pálpito identitario y hereditario que ha caminado por ya por varias generaciones dejando a su paso un buen número de alegrías y también de vicisitudes que hubo que cabalgar de la mejor manera posible hasta llegar a ser lo que es hoy: la entidad Civil más representativa de la Comunitat Valenciana.

El Valencia pasó una Guerra Civil, una riada y mil baches deportivos con los que se fue lidiando como buenamente se fue pudiendo, unas veces con más acierto y otras con menos en función de la solvencia de quienes fueron habitando el puente de mando pero una Pandemia Mundial es un escenario que escapa de la elucubración de los más enfermizos lunáticos. Hace un año celebrábamos el Centenario y llorábamos a ‘moco tendido’ la pírrica apuesta realizada por el Club.

Y es que el Valencia lleva cinco años en manos de un propietario absolutamente insensible, ajeno al sentimiento valencianista y que ha dejado sobradas muestras de su desprecio a la historia del Club del que es máximo accionista. Un ‘patrón’ que ha venido a lo que ha venido y que a lo que ha venido nada tiene que ver con ese enorme sentimiento que une a todo el valencianismo bajo las alas del murciélago. Pero... tan verdad como que el Club no hizo nada, e incluso ‘sacó pecho’ por haber invertido 0 euros en tan señalada efeméride privando así al aficionado de una celebración sonada, lo es que la Asociación de Futbolistas con Fernando Giner a al frente se dejó el alma para que, quien ama al Valencia, pudiera vivir los 100 años con un mínimo de decoro y un máximo de emoción.

Su denodado esfuerzo nos permitió ver desfilar por las calles de la ciudad a ‘viejas glorias’ portando la bandera del Club e incluso nos pudimos dar un festín de nostalgia cuando se vistieron de corto en Mestalla para brindarnos una tarde tan memorable como emocionante. Ahora bien, conviene recordar, como detalle ilustrativo de la insensibilidad de Meriton, que el Club cobró a los organizadores por la apertura de Mestalla.

Un año después nos sentimos como parte del reparto de una superproducción cinematográfica de ciencia ficción. Sólo nos falta una invasión extraterrestre: nos vemos todos encerrados en nuestras casas, con las fuerzas del orden patrullando las calles para que no salgamos, con una decena de futbolistas contagiados por el maldito virus y rezando todos a la Mare de Deu para que toda esta pesadilla pase lo antes posible. Un guión fantástico que ni el mismísimo Orson Welles hubiera sido capaz de perpetrar.

Pero no es una película sino una tragedia real y sabemos que, ahora, más importante que las filias y las fobias, es juntar las almas, aunque sea respetando la ‘distancia social’, para esperar al 102 cumpleaños, al 103 y al 150 porque el sentimiento valencianista es indestructible y ni hay virus ni hay Meriton en el Mundo capaces de ahogar el pálpito del corazón “ché”. Es evidente que el 101 cumpleaños ha sido para olvidar aunque, seguro que... será imposible olvidarlo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email