Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

plaza redonda / OPINIÓN

Y de repente reaparece mi amigo Josep, ese vecino de Alcoy

22/01/2021 - 

VALÈNCIA. Esto del Covid es una lata. No ves a casa nadie, estás casi siempre recluido -al menos yo, que sigo curándome de las piernas- y el poquito uso que le damos a la vida reside escondido en el móvil a la espera de alguna llamada o de algún mensaje de esos típicos de WhatsApp que las mayorías de las veces solo sirven para conectar, pegarte unas risas y seguir adelante en estos momentos tan duros que nos está tocando vivir. Y oigan, en esa estaba yo el miércoles noche, cuando de repente recibo una llamada directa de mi amigo Josep -un amigo del que no sabía nada hace más o menos año y medio-y se precipita, un poco pedo ya de lo que había bebido, a decirme casi chillando, o sin él casi, que nos habíamos cargado al Madrid de la Copa.

Ese café licor

Hace ya muchos años yo viví en Alicante y tenía un amigo de Alcoy de esos de raza, de moros y cristianos y café licor, al que solía ver de vez en cuando -más bien poco dada la lejanía-, pero siempre que nos justábamos lo pasábamos de cine y salíamos un poco melopea de lo que había bebido en ese ratito.

Sus gritos

Y oigan, así estaba yo el martes por la noche, contento viendo como mi pierna va cogiendo forma y pasito a pasito voy poco a poco recobrando una vida normal... normal pero rara, que estar lesionado y a la vez separarte de tu mujer te deja con cara de bobo para siempre. Bien, estaba contento y poco a poco respirando de nuevo, cuando de repente me llega una llamada desconocida al móvil y esa llamada que dejó de ser desconocida de inmediato, en cuanto pillé la llamada, no era de otro que de mi añejo amigo Josep que estaba vibrando como yo hacía tiempo que no recordaba.

¡¡¡Y con diez!!!

"Nos hemos liquidado al Madrid en la prórroga y con diez tío". Y de pronto ya no se entendía nada. Me aseguré que el café licor había logrado hacerse un hueco en el corazón de Josep y de alguna forma nos pusimos los dos a chillar muertes de risa y sin entendernos en absoluto ni yo a él ni él a mí en ningún feliz momento.

Zidane al Valencia

Y de repente, entre risas y cuchicheos, Josep me suelta a quemarropa acompañado de varias carcajadas que si todo iba a suceder así en el futuro él veía a Zidane llevando los destinos de mi Valencia. Le dije de todo a Josep y nada de lo que le dije se puede ni tan siquiera escribir de lo fuerte que sonó. El tipo estaba de risas y como es de Alcoy tiene cierta manía natural a Valencia y al Valencia. Pero es mi amigo, y así entre risas, me soltó esa animalada sin darme casi tiempo a felicitarle por lo conquistado.

Y colgué el teléfono

Me quedé sonriendo pero colgué el teléfono y me quedé pensando en lo sucedido. Me alegre a lo bestia por el Alcoyano y me dio una risa tremenda observar como el Madrid hacía el ridículo de forma descomunal. Y saben una cosa. Esta Copa mola... pese a que en Madrid ya la quieren cambiar por razones obvias. Y un secreto. Me encantaría que al Valencia le tocara ahora el Alcoyano y les aseguro, si la pierna me da respiro, que me iría a verlo a Alcoy a casa de mi amigo Josep, para disfrutarlo de cine. No bebería café licor, hace tiempo que no bebo nada de alcohol, pero sí que me moriría de risa viendo ese duelo en compañía de Josep. Un recuerdo inolvidable y una alegría inmensa. Que gran tipo Josep. Y que enorme gesta del Alcoyano.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email