Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

LOS COLABORADORES DE PD OPINAN

"Qué pequeñez que al acabar Mosquera dijera que se van con mal sabor de boca y Rodrigo que es buen empate" 

1/11/2016 - 

ALBERTO SANTAMARÍA: 
Era el partido de la confirmación y ésta, por desgracia, no llegó. Tal vez fue el peor de los tres partidos de Prandelli al frente del banquillo del Valencia. Y digo de Prandelli porque el entrenador se equivocó dándole continuidad a Abdennour en el lateral izquierdo. Garitano lo vio y ordenó percutir a Juanfran y Bruno Gama por ese costado hasta que llegó el gol para los suyos. Al conjunto blanquinegro le faltó esa intensidad que sí tuvo ante el Barça y no supo sacar provecho de la mala situación en la que llegaba su rival al encuentro. Además volvimos a ver a un Rodrigo demasiado errático pese a su tanto y a un Nani muy desdibujado. Y ya por si faltaba algo, el duelo finalizó con un posible penalti por manos de Fernando Navarro que el árbitro no vio. Otra vez apareció la polémica y curiosamente, y van demasiadas veces, la decisión tampoco cayó del lado che.

VICENT MOLINS: 
Siendo conscientes de que esto no es más que un grupo destrozado en pleno ejercicio de reconstrucción, imagino que Prandelli buscaría que su equipo fuera consistente, aguerrido, concentrado... Pero el partido constató que quedan sesiones y sesiones de curro por doquier. Tan frágiles, tan expuestos a cualquier vaivén, sin control en ningún momento, atacando en un embudo, sin demasiados signos de cambio. Y un exceso de errores que pudieron ser fatales. Trabajo, trabajo y trabajo por delante. Cuando haya orden, vendrá lo demás. Entre tanto: Munir oxigena; el Valencia tiene voluntad; qué pequeñez que al acabar Mosquera dijera que se van con mal sabor de boca y Rodrigo que es buen empate. Afortunadamente Prandelli dijo que no sale contento. La autocrítica hace avanzar.

DESMEMORIATS: 
Salir a esperar con un XI parcheado a un estadio donde te van a exigir desde el primer minuto, tal vez, no fuera una buena idea cuando tienes un grupo que carece de la intensidad, el oficio y la inteligencia que se requiere para ello. Y salir, como dicen los entrenadores malos, a ser protagonistas,  siendo el VCF el equipo más obtuso y frágil del mundo con el balón en los pies (como se volvió a demostrar ayer una vez más) tampoco. Así que vimos la versión firenze de Prandelli con un mixto de ambas propuestas. Y beh. Demasiado trabado el partido. El Valencia sólo generó peligro y fue entero cuando supo o le dejaron correr a las espaldas del Deportivo. Que es su versión más fresca y letal. Inoperante cuando trató de contemporizar. Hubiera sido bonito de ganar de rebote en el noventaitantos. Pero a día de hoy no está el Valencia para que le exijamos más que resultados, y rascar un punto en una noche que te dejaste en casa el brío  y la inteligencia de tardes pasadas no está mal. Aunque hoy vimos una cosa nueva, se supo sufrir cuando no se pudo ganar. Y eso es bueno porque este mismo partido meses atrás hubiera acabado en derrota. No entendí lo de Fede teniendo mejores opciones, ni lo de desgraciar a Munir poniéndolo de nueve cuando ese chico solo aporta cuando cae a banda o se mete entre líneas. Nefasto Nani en tareas defensivas. Y muy bien Suárez, lleva dos partidos gustándome.

VICENTE BAU: 

Poca cosa. Un empatito que sirve para confirmar que Prandelli tiene las ideas precisas para convertir al Valencia en un equipo de verdad pero para eso hace falta tener una plantilla razonable. Sin un 9 en el equipo y excesiva juventud en la vanguardia ya sabemos que este Valencia va a ser un equipo simplemente cumplidor. Y si Prandelli es bueno... Pero no es un mago de todo. Le faltan jugadores y aún así empata. Algo es algo.

JOSEP BOSCH: 

Nit d'horrors, aprofitant què s'ha jugat en Halloween.

Primer horror: l'alineació. Abdennour per l'esquerra i Nani sense ajudar en defensa.

Segon horror: l'arbitratge. Error de Rodrigo cara a gol i el linier anul·la el possible gol per un fora de joc inexistent. Penal per mans del Depor, exactament com les de Abdennour a Eibar, que no es xiula. El València té un greu problema amb l'estament arbitral.

Tercer horror: El València té un gran problema en els centres laterals. Parada a boca de canó d'Alves a centre de Juanfran. Últim segon de la primera part es repeteix la història però esta vegada la jugada acaba en el gol deportivista. Portem set gols així des del principi de la temporada, tot un drama.

Quart horror: Ni contra el pitjor atac de la lliga som capaços de deixar la porta a zero.

L'empat al millor estil d'una pel·lícules de suspens, la pilota de Rodrigo sobrepassa per mil·límetres la línia de gol.

Un puntet, en un partit jugat sense la intensitat que veieren a la segona part contra el Barça, que deixa al València amb 10 en deu jornades i sols a un punt del descens.

Preocupant situació.

MANOLO MONTALT: 
Ho digué en roda de premsa el propi Prandell, és un pas enrrere des de que ell va aplegar. No hi hagué equilibri. El Depor recolzant-se en Mosquera i Celso Borges llançaba entre línies a Colak qui va ser un mal de cap per a la defensa en tota la primera part. Tampoc va ser massa lluida la idea d'Abdennour com a lateral esquerre.

El València CF continúa motivant-se contra els grans però continuant faltantli continuitat en la resta de partits per a ser un equip fiable.

Diumenge espera el Celta i ja és una eixida complicada. Esperem un pas endavant després el pas enrrere de Corunya.

JOSE MARÍA PERIS: 
Las evoluciones son lentas, diría el optimista. Nos vamos al hoyo, diría el otro. Pero si no puedes ganar, mejor no perder. Queremos que ya se aprendan todos los verbos irregulares del italiano, cuando solo estamos en el inicio de la conjugación del presente. Quien pensaba, o soñaba que Prandelli iba a convertir a Mister Hyde en el Doctor Jekyll en lo que se tarda en chasquear los dedos, anda en las antípodas de lo correcto.

Hoy Prandelli está más cerca de Frankestein, con retales y piezas desencajadas, con soluciones que sin ser las más óptimas, son las más sensatas, visto el fondo de armario, como la titularidad en la siniestra del bueno de Abdennour.

Y Rodrigo... Sigo esperando a que florezca y el atolondramiento sea tan provechoso como el que saco Luis de aquel jovencito pelopincho llamado Gálvez. Pero le quedan pocas balas al sobrino del gran Mazinho.

JESÚS BERNAL: 
Decía Rodrigo Moreno al acabar el partido que el punto era un buen punto, e instantes después, Cesare Prandelli decía que el punto era un paso atrás. Es evidente que estoy más con el técnico. El Valencia en Riazor perdió dos puntos de oro. Porque un solo punto en el campo del Depor es muy poco bagaje para un equipo que no se ha parecido en nada al del día del Barcelona. Y yo pedía ver un Valencia en Riazor como el día del Barça. Pero no. Este Valencia sigue teniendo carencias. Sin un lateral zurdo al no estar Gayá ni Siqueira con lesión crónica, ahí se pierde mucho y si encima es Abdennour, mucho más. Se ha notado la falta una vez más de un 9 potente y rematador de área y la defensa sigue sufriendo demasiado en los centros laterales. Que el más bajito del Depor como es Colak con su 1m68 te marque de cabeza marcando los tiempos es de juzgado de guardia. Es un paso atrás del Valencia, que parecía que esos brotes verdes del día de Gijón y Mestalla iban a seguir en A Coruña, y a pesar de que pudo ganar si el colegiado hubiese visto la mano de Navarro que era penalti, perdió dos puntos más que importantes. Es evidente que hablar como algunos pensaban de equipo Champions tras el partidazo ante el Barca, a día de hoy es una utopía y palabras mayores. Quedan todavía bastantes teclas para ello. Por favor, fichen un 9 y a ser posible que esté el 1 de enero. Prandelli lo agradecerá y el equipo también.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email