Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 12 de agosto y se habla de valencia cf DANI PAREJO francis coquelin gabriel paulista
GRUPO PLAZA

fútbol internacional / OPINIÓN

Última jornada de Bundesliga: incógnitas, dramas y reflexiones

24/06/2020 - 

VALÈNCIA. El próximo sábado bajará el telón la primera competición futbolística que se atrevió a desafiar el COVID19. Lo hizo con un dispositivo de higiene y seguridad que ha terminado por marcar el camino del resto de las grandes ligas europeas. 

Hablamos de la Bundesliga, la única de las cinco grandes ligas que cuenta con solo 18 equipos, una clara ventaja logística en estos tiempos. Se trata de una institución que acertó en el diseño de un apretado calendario cuyo objetivo era terminar la competición del modo más seguro y eficiente, pero sin alargar en exceso el final. Ante la atenta mirada del resto de instituciones y ligas europeas, la Bundesliga se puso en marcha con todas las medidas de seguridad oportunas y, este próximo sábado, celebra su última jornada sin ningún contratiempo.

Futbolísticamente hablando, quedan pocas incógnitas por despejar y ya se pueden extraer las primeras conclusiones. Con un Bayern ya campeón y que lo ha ganado todo desde el parón, el interés se centra, por un lado, en la pelea entre Bayer 04 Leverkusen y Borussia Mönchengladbach por la última plaza Champions y, por otro lado, en la zona de descenso, que merece capítulo aparte por la situación de un Werder Bremen al borde del abismo que necesita, cuanto menos, rezar a las divinidades.

Por arriba, el Bayern se ha empeñado en quitarle emoción al asunto desde hace semanas. No hay sorpresas importantes: Borussia Dortmund, subcampeón, también repetirá presencia en la máxima competición continental la próxima campaña. Salvo milagro, los acompañará el Leipzig, que ha jugado con fuego en estas últimas jornadas y al que solo la irregularidad de sus perseguidores le otorga virtualmente su lugar en el bombo de la Champions League 20/21. 

Las hostilidades se desatan en la lucha por la cuarta plaza. En la penúltima jornada, la visita al Olímpico de Berlín se convirtió en pesadilla para el Bayer 04 Leverkusen. El cuadro de Peter Bosz pagó cara su derrota 2-0 frente el Hertha y tendrá que esperar que el propio Hertha le haga un favor el sábado en su partido frente al Borussia Mönchengladbach, que aprovechó el batacazo de los obreros en la capital para asaltar el cuarto puesto en la clasificación. 

Así, en la última jornada, el conjunto de las aspirinas espera imponerse en el Bay Arena a un Mainz ya salvado y que el equipo dirigido por Marco Rose no sume ante la Vieja Dama. Los capitalinos, jueces improvisados de una contienda ajena a sus intereses, protagonizaron un regreso de la Bundesliga extraordinario con tres victorias y un empate, pero a partir de la derrota en Dortmund se han dejado ir. Además, la irregularidad de los potros no hace más que agregarle incertidumbre a esa pugna por la Champions League.

En la zona baja de la tabla se vive el drama de uno de los grandes de Alemania: el Werder Bremen. Con la permanencia ya en el bolsillo para Union Berlin, Mainz, Colonia y Augsburgo, y un Paderborn descendido hace ya una semana, los verdiblancos, penúltimos, buscarán arrebatarle la plaza de promoción al Fortuna Düsseldorf. Para ello, no dependen de sí mismos: necesitan imponerse en casa al Colonia y que los afortunados cedan en su visita al Union Berlin. Un empate en la capital también daría vida a los discípulos de Florian Kohfeldt, siempre que venzan por cinco o más tantos de diferencia al Colonia. Algo que, en base al rendimiento del equipo en su estadio durante la presente campaña, parece algo más propio de una utopía que de la cruda realidad.

Y es que la temporada del Werder Bremen merece una profunda reflexión: ha sacado solamente 6 puntos como local en toda la temporada y es el segundo conjunto más goleado de la liga con 68 tantos, solo por detrás del desahuciado Paderborn. El nivel mostrado en defensa ha sido una cruz para un club acostumbrado a luchar por grandes objetivos. Los Klasnic, Valdez, Ailton y compañía, campeones de liga hace 16 años, verán cómo su exequipo, uno de los grandes históricos del fútbol alemán, necesita casi un milagro para no perder la categoría y optar a una Relegation que podría enfrentarle a otro histórico, el Hamburgo, en lo que sería un duelo tan dramático como nostálgico.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email