X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Una final de Copa de Europa

17/05/2019 - 

VALÈNCIA. Dicen que quien olvida la historia está condenado a repetirla. Y que el fútbol es un estado de ánimo es una ley no escrita, pero universal. Que se lo digan al valencianismo, que lleva toda una temporada experimentando un sube y baja emocional continuo, en una campaña llena de turbulencias y de unos resultados que han fluctuado, cual dientes de sierra, haciendo pasar al aficionado e incluso al equipo, de cero a cien en un instante. De la euforia a la depresión. Y viceversa. ¿A cuento de qué viene esto? Pues fácil. Escucho a Kevin Gameiro poner sensatez en mitad del escenario, cuando sube la marea y afloran los amigos de las cuentas de la lechera: “Piensan que el Valladolid será fácil, pero nada en fútbol lo es”. Así de simple. Así de sencillo. Sin anestesia. Sin adornos. Sin contentar oídos. Y esa es, con perdón, la puñetera realidad de este juego. Que hay licencia para soñar con completar una gran temporada, con semifinales europeas, cuarta plaza para jugar Champions y la posibilidad de ganar un título en la final de Copa, de acuerdo. Pero hete aquí que el VCF está a centímetros de todo y también, a centímetros de nada. Me explico: alcanzar una semi europea, ser cuarto y ganar un título sería una temporada sobresaliente, un magnífico homenaje al Centenario. Y sin embargo, haber quedado a un paso de una final continental, a otro de levantar un título y fuera de Champions, otros lo podrán interpretar como un fracaso. Así funciona este negocio. Existe un hilo muy fino que separa gloria y fracaso, sobre todo si nos atenemos a estos tiempos que corren, donde todo hijo de vecina se siente con derecho y conocimientos para etiquetar como fracasados a los que no lo son.

Parejo, que algo de esto sabe, también advierte: “Para nosotros, el partido ante el Valladolid es tan importante como la final de Copa”. Correcto. Ni trampa, ni cartón. Y no por el manido y estresante debate valencianista de las últimas horas sobre si es mejor ser cuarto en Liga por aquello del dinero o si es preferible escoger un título para regalarle a la afición una noche inolvidable. Un debate muy sano para la ciencia-ficción y la especulación, cien por cien periodístico, pero que no puede lograr que los árboles impidan ver el bosque. Pero quizá, aunque sea menos lustroso debatir sobre qué es un fracaso y qué no lo es, sobre qué conviene más o qué conviene menos, conviene escenificar cómo ha llegado el equipo a esta coyuntura antes de saber si el final del cuento agrada a todo el mundo o si, por el contrario, en el Valencia vivirán el verano felices y comiendo perdices.  

A estas alturas, lo mejor es afrontar la recta final de temporada con honestidad. Al Valencia le ha costado sangre, sudor y lágrimas llegar hasta esta tesitura. Nadie mejor que Marcelino García Toral y su vestuario para, una vez acabe esta temporada, ponerle letra y música a una campaña donde todo ha costado el doble de lo que debería haber costado y donde el equipo se ha acostumbrado a sacar el carácter en los momentos más duros, río arriba, evitando los rápidos y las presiones de todo tipo. No ha sido fácil llegar hasta Pucela y ha sido posible gracias a que todos han arrimado el hombro y tirado de manual de supervivencia a tiempo. Quizá por eso, es necesario tener en cuenta, como punto de partida, el aviso de Gameiro y la puesta en escena de Parejo. No va a ser nada fácil ganar en Pucela. Nunca lo es en fútbol y salvo mejor opinión, nunca suele serlo para el Valencia. En todo caso, más allá de la motivación del grupo y de la importancia del partido, a quien esto escribe le viene a la cabeza una frase de una famosa charla en el vestuario impartida por Jorge Alberto Valdano cuando era el entrenador del Valencia de los Burrito Ortega, Chemo del Solar y compañía. Aquel día el Valencia necesitaba ganar para entrar en Europa. Valdano les cerró a cal y canto en el vestuario y con cierta gravedad, les dijo: “Tienen que saber que esta es una final de Copa de Europa. Entre otras cosas, porque si no ganamos, ustedes no van a jugar la Copa de Europa”. Pues eso. Ganar el último partido del curso no será fácil, habrá que morir en el campo y dejarlo todo. No habrá segundas oportunidades y están demasiadas cosas en juego. El fútbol no le debe nada al Valencia. Ni a nadie. En este deporte, tienes que demostrar que eres capaz de conseguir lo que mereces. Así que, señores del VCF, salgan al campo y jueguen ante el Valladolid como una final de Copa de Europa. Lo es. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email