X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

tras la notable recuperación del sistema defensivo al valencia solo le queda ajustarse en zona de finalización

Al murciélago le falta colmillo

4/10/2018 - 

VALÈNCIA. Cuentan que en el viaje de vuelta desde Manchester, el nucleo duro del cuerpo técnico del Valencia: el entrenador Marcelino García Toral, el segundo técnico Rubén Uría y el preparador físico Ismael Fernández, estaba contento con el rendimiento del equipo en una lectura global del partido. Mientras desmenuzaban y editaban con un ordenador portátil las imágenes del partido que hoy les pasarán a los jugadores en la sesión de charla y vídeo antes del entrenamiento, los técnicos estaban satisfechos. Pese a las carencias que todavía observan en el equipo, es evidente que hay una progresión y una mejora respecto a los partidos anteriores al disputado en La Cerámica, donde el equipo ya experimentó una ligera mejoría.

En un Valencia que ya se acuerda de todas las cosas que hacía bien la temporada pasada, hay una evolución defensiva notable, en el rendimiento de todo el colectivo, pero falta ajustar los movimientos en la zona de finalización. 

El murciélago no tiene colmillo y su brillante nómina de delanteros, sobre el papel con mayor potencial que la del año pasado, apenas rasca bola. Lo delanteros han hecho tres goles en siete partidos de Liga y dos de Liga de Campeones. A falta de que afinen la puntería y entren en racha positiva, solo un jugador exterior como Guedes comienza a fabricar ocasiones y a generar llegadas.

GUEDES (0 goles). El portugués, como el equipo, recuerda poco a poco al jugador potente y desequilibrante de la campaña pasada. Ante el Villarreal se quedó sin gol después de ver como Sergio Asenjo en una gran parada abortaba su clásico lanzamiento a puerta después de abrirse paso desde la izquierda y de perfilarse para el golpeo con pierna derecha. Su cañón todavía no ha visto portería pero ante el Celta el fútbol del portugués se encendió y el martes frente al Manchester United fue la mayor amenaza para la zaga inglesa. Guedes se vacío, como todo el equipo, pero todavía debe serenarse. Juega con una puntito de precipitación y todavía suele equivocarse en la elección de la decisión final: si dar un pase o disparar a puerta. Habitualmente elige mal. Si mejora en la toma de decisión final, habrá vuelto definitivamente y será imparable, si, además, es regular. En Old Trafford se proyectó en ataque y también trabajó en defensa. La sociedad con Gayà funciona.

RODRIGO (1 gol). Enfadado con el individualista Batshuayi y con todo el mundo tras el empate ante el Celta y llamado posteriormente al orden por Marcelino, Rodrigo solo ha marcado un gol esta temporada. Fue en la primera jornada de Liga en el empate ante el Atlético de Madrid. No ha vuelto a marcar excepto en el partido entre España e Inglaterra en Wembley. Por ahí viene su desespero. El jugador quiere superar sus cifras de la temporada pasada y mantenerse en el once de Luis Enrique en la Roja. 

Marcelino ya le ha pedido tranquilidad. Las prisas son malas consejeras. Su estatus de delantero titular sigue intacto y el técnico le ha dicho que los goles llegaran. Su cabeza tiene que limpiarse y olvidar todo el movimiento que hubo a su alrededor hasta el cierre del mercado de verano, donde estuvo pendiente de una salida si el Valencia hubiera valorado alguna de las ofertas que llegaron por él. Hasta última hora no sabía si iba a quedarse o si se iba a marchar y eso todavía no lo ha gestionado a nivel mental.

La situación de Rodrigo y su confusión en el inicio de temporada la detalló Marcelino en la rueda de prensa previa al duelo de Old Trafford: "Podríamos añadir que siempre que un futbolista parece estar en el mercado y suena para clubes tan grandes pues es una situación difícil de llevar. Un jugador puede pensar que es la oportunidad de su vida", dijo el técnico que añadió: "Se dan una serie de circunstancias que provocan que el cuerpo y la mente estén fatigados. Creo que Rodrigo pudo haber bajado su nivel competitivo. Ahora intentamos dosificar sus esfuerzos y creo que volverá a su nivel óptimo. En ese proceso estamos"

SANTI MINA (0 goles). Una lesión ante el Villarreal en La Cerámica cortó de cuajo el intento del delantero gallego de colarse en los planes de Marcelino para os partidos gordos de la temporada. Su rol, en el momento Gameiro y Batshuayi han cogido la forma, era el de cuarto delantero a la espera de contar con más protagonismo cuando el técnico tirara, como sucede ultimamente, de su habitual política de rotaciones. El jugador sufre una fuerte contusión en la meseta tibial de su rodilla izquierda con alteración travecular, pendiente de evolución.

GAMEIRO (1 gol). El delantero francés mostró en Anoeta las virtudes por las que lo ha fichado Marcelino. Al margen del gol, tercero que marcan esta temporada los delanteros, sus movimientos fueron correctos. Corrió y se asoció con sentido y físicamente aguantó bien los 90 minutos el partido atacando hasta el final del partido. Es el perfil de jugador más parecido a Rodrigo que tiene Marcelino en su plantilla. El sábado ante el Barcelona es posible que vuelva al once inicial acompañando a Rodrigo. Esta penando su rol de suplente en el Atlético de Madrid en los últimos tiempos. Aquí viene a jugar más.

BATSHUAYI (1 gol). Llegó con dos problemas. Su pretemporada no fue intensa porque estaba pendiente de la decisión que tomara el nuevo técnico blue Maurizio Sarri respecto a su futuro. Su participación en el Mundial de Rusia donde alcanzó las semifinales y disputó el 14 de julio el partido por el tercer y cuarto puesto también jugó en contra de su puesta a punto. Llegó pasado de kilos según la estricta política de alimentación que ha impuesto Marcelino en el vestuario y tuvo que someterse a la ley de la báscula. Poco a poco ha ido acercándose al peso que le exige el técnico. 

Después de cumplir con la báscula, el internacional belga necesita perder parte de su individualismo y jugar más para el grupo. El belga retiene mucho el balón y suele adornarse demasiado cada vez que recibe la pelota. Ese comportamiento fue el que enojó a Rodrigo ante el Celta de Vigo. El cuerpo técnico ya la he explicado que tiene que jugar más rápido y de primeras y que tiene que prescindir de todos sus arabescos para beneficiar al grupo. 

CHERYSHEV (1 gol). Igual que Guedes y que Batshuayi, al ruso también le pasa factura el desgaste del Mundial y su incorporación tardía al grupo tras su traspaso desde el Villarreal el 14 de agosto. La ventaja de Cheryshev es que conoce la metodología de juego de Marcelino. El jugador, no obstante, participará menos conforme mejore Guedes, algo que ya se está produciendo. Salvo sorpresa, Cheryshev ocupará el rol de suplente de Guedes. Con su gol ante el Levante es de los pocos que ha marcado. En Anoeta le dio el balón de gol a Gameiro en una buena asistencia.

FERRAN TORRES (0 goles). Es uno de los pocos jugadores con desborde de la plantilla. Ha jugado poco porque la competencia es muy grande en parcela ofensiva. Marcelino cuenta con él y está satisfecho de su trabajo en el día a día. Será importante porque la temporada es muy larga y Marcelino tirará de su juego. Cuando recibe arriba cerca del área y abierto en banda derecha, tiene que atreverse más a encarar a su marcador. Su fuerte es el uno contra uno y el regate, pero apenas utiliza esta habilidad.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email