X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

VCF: Perseguir los sueños

Al valencianismo le llama
n iluso por tener una ilusión, pero no hay nadie en esta vida que no sepa que 
los sueños se hacen realidad cuando tenemos el coraje de perseguirlos

27/12/2017 - 

VALÈNCIA. Exigirle al Valencia el título es vivir una mentira, pero pedirle que
 pelee por él, es un deseo, una creencia, una ilusión legítima, porque el 
fútbol es precisamente eso, ilusión. Obligar al Valencia a ser equipo 
Champions es un desafío, un reto mayúsculo que desea un público que
 recuerda el orgullo de volver a ser frente al deshonor de no recordar lo 
que siempre se ha sido. Y colocar el límite ché en la Europa League es un 
discurso real, un ejercicio de realidad que ponderaría haber recuperado el
hábitat natural de un club que nunca debió abandonar la zona noble del
 campeonato. Gane Liga o Copa, no levante ningún trofeo, sea de Champions o
 de Europa League, se verá a final de temporada. Pero, más allá del lugar
 final que ocupe el VCF en mayo, está la verdadera gloria, la que va mucho 
más allá de la efímera victoria. El gran éxito es haber recuperado el ADN
 que la magnífica historia de este club exige, haber vuelto a poner de
relieve la ética del trabajo, haber recuperado el espíritu competitivo que 
siempre ha llevado al VCF a ser un equipo temible y un club respetado. Ese 
es gran salto de calidad que ha dado ya este equipo. 

No hace demasiado tiempo el Valencia CF se arrastraba por los campos, daba 
una imagen triste, era la víctima propiciatoria para todos los rivales y
 era, a nivel institucional, la casa de los líos, cuando no era el chiste 
fácil en la oficina. Ahora todo eso ha cambiado. Y para muestra, un botón. 
Al público de Mestalla, al que se falta al respeto desde el desconocimiento
 y se trata de menoscabar con la leyenda urbana del “vete ya”, lo único que 
le importa es que sus jugadores dejen todo lo que tienen sobre el campo,
 que compitan siempre y que entiendan, de una vez por todas, que la camiseta 
del VCF se puede manchar de sangre, de barro y de sudor, pero nunca de 
vergüenza. Y ese título se ha conquistado con el extraordinario trabajo de
 Marcelino y el compromiso de sus futbolistas. Durante el presente curso, no 
ha habido partido en el que el Valencia no haya ofrecido una imagen de
equipo serio, trabajado, con una hoja de ruta y un estilo definido. 

Naturalmente que el proceso de crecimiento del Valencia aún no ha 
concluido, por descontado que el equipo necesita uno o dos refuerzos 
puntuales que potencien la competencia interna y eleven aún más el nivel
 del grupo, y claro que hay margen de mejora, porque hay cosas que corregir 
y defectos que pulir. En eso anda la doble M, siempre atareada, Mateo y 
Marcelino. Uno lidera desde los despachos y el otro, desde el verde.
 Después de dos años calamitosos, de cometer todos los errores que se pueden
 cometer, la propiedad ha puesto los destinos del club en manos libres y
responsables, en gente con sentido común que, en el Valencia, era el menos 
común de los sentidos. El equipo lo agradece y la grada, aún más. Ya era 
hora de dejar de hablar de la herida aún abierta del famoso proceso de
 venta, de dejar de hablar de guerras intestinas por el poder, de dejar en
 segundo plano la gestión institucional. Ahora en Valencia se habla, por 
fin, de fútbol. De competir. De estar arriba. De ganar. De alimentar el
 debate sobre lo más importante de este negocio: la pelota. 

Frente al Villarreal se perdió, sí, pero el equipo tuvo rebeldía, siempre
 quiso, buscó la victoria hasta el final y pese a la falta de pegada, acabó
 aplaudido por el público de Mestalla, que exige porque paga. Jugando así,
 como en su día dijo Valdano, siempre hay licencia para perder. Al fin y al
cabo, eso es lo único que siempre ha querido y pedido la gente del
 Valencia: un equipo que no se rinda, que se mate por sus colores y que no
 escatime un solo gramo de fuerza para conseguir sus objetivos. Eso antes no
 pasaba y ahora pasa siempre. Un pequeño paso para el fútbol, un paso enorme
 para el Valencia CF. Resulta imposible saber si ganará la Liga, si logrará 
la Copa, si acabará en Champions o si quedará en tierra de nadie y sin 
plaza europea, pero la verdadera gloria, esa que está por encima de la 
victoria, se ha conseguido y no se puede volver a perder. El Valencia CF ha
vuelto, después de dos años de incompetencia y de turbulencias, y ha vuelto
 para quedarse. Honor a los que honor merecen: a Alemany, a Marcelino y a
 sus jugadores. El aficionado tiene claro que están dando lo mejor que 
tienen y mientras eso siga siendo así, estarán con su equipo, porque le han
 jurado amor eterno, hasta que la muerte les separe. Siempre que los
 Marcelino Boys sigan dándolo todo en el campo, ganen o pierdan, la gente
 tendrá intacto su sueño: un Valencia digno, reconocible y competitivo.
 Soñar es gratis: el primer paso, el más difícil, se ha logrado, el VCF
 vuelve a ser lo que nunca debió dejar de ser. Ahora falta el segundo, 
seguir empujando hasta el final de temporada. Al valencianismo le llama
n iluso por tener una ilusión, pero no hay nadie en esta vida que no sepa que 
los sueños se hacen realidad cuando tenemos el coraje de perseguirlos.

Noticias relacionadas

Los de mestalla pierden un colchón de ocho puntos con respecto a los de Zidane

El Real Madrid gana en Butarque (1-3) y le arrebata la tercera posición al Valencia CF

Por |  - 

El Valencia CF ha perdido la tercera plaza del campeonato dos meses después tras la victoria del Real Madrid en Butarque por 1-3 ante el Leganés. Los de Marcelino accedieron a esa plaza del campeonato tras bajar de la segunda posición el 16 de diciembre al caer derrotados 2-1 en Ipurúa ante el Eibar.

MATEU ALEMANY reconoce que la fifa investiga al club POR PRESUNTAS IRREGULARIDADES

"Hay una investigación abierta sobre el fichaje de menores y tenemos riesgo de sanción"

Por |  - 

"La obligación de venta es una partida presupuestaria y hay que cumplir con ella. El parámetro de las ventas de los últimos tres ejercicios se utiliza para el fair play y si no hay ventas no podemos mejorar la plantilla", comentó respecto a la necesidad de vender por 45 millones de euros para cuadrar el presupuesto.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email