Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El Hércules mantiene el ERTE

2/07/2020 - 

ALICANTE. El Hércules continuará con su Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). 

Como adelantó Alicante Plaza, la intención del club blanquiazul era mantener el mismo todo lo que fuera posible al persistir la situación de inactividad que le llevó a solicitarlo en su día y de ahí que haya resuelto acogerse a la prórroga de ese tipo de medidas de reducción de plantilla por causa de fuerza mayor que el Gobierno aprobaba por Real Decreto-ley el pasado sábado. 

Ahora bien, aunque el ejecutivo ha prorrogado esos ERTE hasta el 30 de septiembre, el Hércules lo levantará en agosto, con el inicio de la pretemporada que, eso sí, todo apunta a que no arrancará antes de la tercera semana de ese mes. Además, lo hará después de sucesivas modificaciones que habrán ido reduciendo el número de trabajadores afectados por el mismo: inicialmente eran 70 (la totalidad de trabajadores a 14 de marzo) pero ahora son poco más de 50 los afectados tras las bajas voluntarias de varios de ellos (Quique Hernández y Francisco Martínez) o las extinciones de contratos por obra y servicio de este martes (que han afectado a futbolistas, técnicos y auxiliares); y en agosto es evidente que la nómina de trabajadores tampoco será la misma, entre otras razones porque el club tendrá que reactivar antes varios contratos suspendidos (o cambiar la suspensión por jornadas reducidas) al ir retomando su actividad paulatinamente a lo largo de julio (lo anterior por no hablar de las altas (y alguna otra baja adicional) de futbolistas en el marco de la planificación deportiva).

Al contar con más de 50 trabajadores, el club se beneficiará de una exoneración en las cotizaciones empresariales del 50% en julio y del 40 en agosto (en septiembre sería del 25%). Hasta el 30 de junio disfrutaba de una bonificación del 75%.

Desde hace tres meses y medio

A finales de marzo el Hércules formalizó ante el Servicio Público de Empleo una solicitud de ERTE por causa de fuerza mayor que afectaba a la totalidad de sus trabajadores (personal deportivo y no deportivo) con efecto retroactivo al 14 de marzo; lo hacía al calor del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas extraordinarias para paliar el impacto del Covid-19

La solicitud, que era aprobada a principios de abril por silencio administrativo, respondía a la pérdida de actividad (primero se suspendió la competición y después se canceló) como consecuencia de, entre otras razones ligadas al estado de alarma decretado por el Gobierno, las medidas de aislamiento preventivo para luchar contra la pandemia,

A mediados de mayo el ejecutivo modificó el citado Real Decreto-ley, desligando la vigencia de estos ERTE de la del estado de alarma y prorrogándolos automáticamente hasta el 30 de junio. Y la semana pasada hacía lo propio pero hasta el 30 de septiembre (y con la mencionada rebaja en las bonificaciones de cuotas empresariales).

Desde ese 14 de marzo los empleados del Hércules tienen suspendida la vigencia de sus contratos en virtud del ERTE, algo que en el caso de varios futbolistas les ha acarreado una significativa reducción de ingresos pues todos los trabajadores a jornada completa del club, con independencia de que fueran indefinidos o temporales, han pasado de percibir la nómina que figura en sus contratos a cobrar mensualmente del Estado (esto es un decir, pues hasta principios de junio no empezaron a hacerlo y solo algunos) una prestación que ronda el 70% de la base reguladora que figura en su nómina del mes de febrero (a diferencia de otros clubes como el Real Murcia o el Castellón, el Hércules decidió no completar dicha prestación con una indemnización), con un máximo de 1.098,09 euros en el caso de aquellos sin hijos; de 1.254,86 euros si tienen un hijo; y de 1.411,83 euros, si cuentan con dos o más. 

Otra de las consecuencias de este tipo de ERTE es que los trabajadores fijos, con contrato indefinido, han pasado a tener garantizado el puesto durante 180 días siguientes a la finalización del mismo, mientras que los que temporales, si cuentan con contrato de duración determinada a ver prorrogarse la vigencia de este por el tiempo que haya durado la medida (si es por obra y servicio no; algo que es lo que le ha ocurrido a los futbolistas, técnicos y auxiliares que han causaban baja el martes (el Hércules entiende que la temporada finalizaba ese día y no a finales de julio con la terminación del 'play-off' de ascenso).

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email