Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

triple salto mortal de carmelo del pozo

"En el Hércules están locos"

27/01/2021 - 

ALICANTE. "Me echan los dueños", vino a decir este martes David Cubillo en su despedida, protagonizando así una más que sorprendente salida de tono que causó una profunda decepción en el Hércules y su entorno por no ajustarse a la realidad, como tampoco que dijera que no estaba sobre aviso respecto su posible destitución: debió ser el único en Alicante que no escuchó lo que dijo el director deportivo, Carmelo del Pozo, en la presentación de Romain Correia.

El caso es que el globo hinchado a toda prisa por el entrenador madrileño se pinchó en apenas una hora, el tiempo que tardó el club en anunciar que se haría cargo del equipo Alejandro Esteve, el que hasta el día anterior se sentaba a su lado en el banquillo: ¿alguien se imagina a Enrique Ortiz y/o Juan Carlos Ramírez relevando a Cubillo por Esteve? Pues eso. 

David Cubillo puede presumir de ser el único entrenador del Hércules en los últimos siete años cuyo nombramiento y cese han sido decisión exclusiva de otro profesional del fútbol. También de haber sido destituido en un momento en el que el equipo es segundo clasificado; después de haber disfrutado de menos margen que cualquiera de sus antecesores; tenido que sortear una plaga de lesiones que le ha impedido contar durante la mayoría de los partidos con varios jugadores franquicia; sufrir dos positivos por Covid-19 que interrumpieron de manera abrupta la fase final de la preparación del equipo y provocaron el aplazamiento del primer partido de Liga en el que encima se enfrentaba a un rival que, a la postre, se ha revelado como directo; y lo anterior por no hablar de que no ha podido disfrutar del prometido campo de entrenamiento y que nada más aterrizar en Alicante se encontró con que un jugador llamado a ser titular con él anteponía sus intereses a los del equipo de cara a la pretemporada, complicando con ello también la planificación deportiva.

Como son muchos los que a nivel nacional piensan (probablemente con razón) que "en el Hércules están locos", a Cubillo el mensaje de que prescindió de él la propiedad y no quien lo fichó le valdrá más allá de esta tierra, pero de Alicante se va dejando la sensación de que era mejor entrenador de lo que demostró en la parte final de su corta e intensa etapa en el club.

La salida del madrileño venía seguida de un nombramiento que no ha dejado indiferente a nadie: el citado de Alejandro Esteve. El técnico benidormense cuenta con todavía menos experiencia que Cubillo y, por extensión, no ha protagonizado ningún éxito profesional comparable al ascenso a la Segunda A que persigue (por séptima campaña consecutiva) el Hércules. La triple pirueta con salto mortal que se ha empeñado en dar Carmelo del Pozo puede salirle muy bien o muy mal y es que la apuesta por Esteve es muy arriesgada, por mucho que sea de su plena confianza y quienes conozcan al madrileño hablen maravillas de él. También era Cubillo de la confianza del segoviano y, coincidiendo con su nombramiento, desde Marbella y Madrid solo llegaban testimonios elogiosos sobre su desempeño, pero la realidad es que el equipo ha terminado diciendo adiós por adelantado a la primera plaza en el subgrupo 3B y está a un mal resultado seguido de un parón en la competición por culpa de la pandemia de quedarse fuera de la lucha por el ascenso. Para echarse a temblar. El fútbol es caprichoso y como le dé la espalda al equipo no solo será el entrenador el que esté en el disparadero.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email