Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

BÁDMINTON PARALÍMPICO

Marcela Quinteros: "El billete a Tokio no es imposible, pero está muy complicado"

25/06/2020 - 

ALICANTE (EFE). La jugadora paralímpica de bádminton hispano-argentina, Marcela Quinteros, aseguró que lograr la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio no es imposible, aunque admitió que sí se trata de un reto muy complicado.

La jugadora, de 51 años, está inmersa en titánica lucha de clasificarse para los Juegos Paralímpicos de Tokio y actualmente ocupa la segunda plaza en el ránking europeo y la novena en el mundial.

Quinteros, en una entrevista a la página web de Deporte FER, proyecto del que forma parte, destacó la diferencia que aún existe entre el bádminton en Asia y en el resto del mundo.

“Allí es casi como una religión. En Europa y América, estamos mejorando, pero estamos a años luz de las asiáticas”, explicó la hispano-argentina, quien tiene entre sus principales referentes a la tailandesa Amnouy Wetwithan y la japonesa Rie Ogura.

Quinteros, que entrena a las órdenes de la ex campeona española Loli Marco, sufrió un accidente laboral hace 20 años que derivó en distrofia muscular que redujo su movilidad hasta convertirla en usuaria de una silla de ruedas.

“Descubrí el bádminton hace relativamente poco tiempo. Empecé practicando el pádel, la natación, el tenis de mesa… Así, hasta conseguir una silla de ruedas con la pude empezar a jugar a pádel. No obstante, fue en 2016, durante una exhibición de deporte adaptado, cuando me quedé impresionada al ver el bádminton”, relató la jugadora a Proyecto FER.

La hispano-argentina confesó que lo que más le gustó de este deporte fue “la velocidad que alcanzaba el volante, era un deporte muy rápido y exigente. Realmente, me atrapó”, aseveró Marcela Quinteros, quien comenzó a entrenar con el Club de Bádminton Aspe.

En 2016 disputó su primer Campeonato de España y su despegue llegó en a partir de 2017, cuando se adjudicó, de nuevo, el título tras participar en una concentración en Toledo en la que descubrió todo su potencial.

Al año siguiente retuvo la corona nacional y, además, logró una medalla de bronce en la categoría individual femenina WH2 del Campeonato de Europa.

La deportista del Proyecto FER se define como una jugadora “entusiasta, disciplinada, perseverante” y solo lamenta “haber descubierto tarde este deporte”. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email