Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

la opinión de los colaboradores

"Un digno aspirante a luchar por salvar la categoría con un entrenador que huele a cadáver"

26/06/2020 - 

VALÈNCIA. Los colaboradores de Plazadeportiva.com muestran su visión sobre el SD Eibar-Valencia CF:

JOSÉ MARÍA PERIS

Ocasió perduda per seguir amb una escalada que es posa més que impossible. No tant pels punts, que sí, però més per les sensacions. Set punts per als llocs d'or, que fan pensar, com a molt, viatjar per Europa en dijous. Amb molt poc, una pressió ordenada a l'eixida de pilota en general i a Parejo en particular i un gol de mala fortuna, l'Éibar han anestesiat un partit on ni Cillessen ha tingut parades de mèrit. Mangala, jugador amb poc de rodatge, no ha desentonat, malgrat l'expulsió a les acaballes del partit. Comença a ser preocupant l'absència de Ferran, gran esperança per abastar l'objectiu. Sembla que el feeling de l'entrenador amb la plantilla ha desaparegut. Llarg i càlid estiu ens espera.

SERGIO ARLANDIS

Este equipo es un digno aspirante para luchar por salvar la categoría, no para clasificarse para Europa. Celades debería ser destituido en menos de 24 horas y diré por qué: no puedes mostrar un desconocimiento tan absoluto de tu rival. No puedes ir a jugar un partido tan poco preparado. Es horroroso y bochornoso. Celades, unido a un grupo apático y desorientado de futbolistas, supo anular, con dañino resultado, con su disposición táctica, a su propio equipo: anuló a Guedes (irregular, como siempre), a Rodrigo y a Soler.  Sacó extremos y nadie que pudiera rematar sus centros. En el campo más pequeño intenta jugar al toque (el Eibar hace presión arriba para más colmo) y buscar los espacios. Lamentable. No pone al único central que te puede sacar el balón jugado y el exfutbolista Mangala acaba expulsado por torpeza, además. Esto es horrible. Encima, Ferrán está haciendo daño por la derecha y un perdido Celades lo cambia de banda y lo pierde también. El técnico ha demostrado no estar a la altura,  y media plantilla tampoco. El colofón: tengo claro (y no es excusa ante un partido bien perdido por incomparecencia) que solo el VAR entrará en alguna jugada a favor del Valencia cuando se le ampute algo a algún jugador. Lo dicho: es insufrible este mediocre equipo, que ni tan siquiera ha trabajo las jugadas de estrategia a favor y en contra. Sin idea, sin preparación, sin pegada arriba, sin intensidad, sin contundencia defensiva...como diría Matías Prats: pero esto qué es?

JOSEP LIZONDO

Para qué decir nada. Vivimos en un bucle desde septiembre. Una repetición constante de desconcierto, falta de fe en lo que se hace, de alternativas, recursos, y de todo. Se puede uno engañar como quiera pero aquí no hay de donde rascar. Más que esperar pacientes a que acabe el acabe el curso lo antes posible y dedicarse a otra cosa para el próximo.  Porque esto solo es el principio. Allá él el que esté dispuesto a tragarse esto dos años (por lo bajo) más.

VICENT MOLINS

Si alguna vez el entrenador Celades manejó el oremus del equipo, definitivamente se le ha escapado. Ya no es un problema de planteamientos o de escasa reacción durante los partidos -la mayoría de movimientos empeoran la evolución-, es ver cómo el grupo se deja llevar por la comodidad de haber perdido estímulo. En nada estaremos señalando -¡estarán!- a los jugadores, pero es la misma banda curtida que solía creer en lo que hacían incluso cuando todo les salía mal. ¿No será que algo no marcha en las entrañas del banquillo?

PACO GISBERT

Si alguien tenía alguna esperanza en la clasificación para la Champions del Valencia en esta miniliga de 11 partidos, el equipo se ha encargado de dinamitarla. No hoy, aunque el Valencia haya completado un encuentro infame, incapaz de hallar soluciones a las encerronas que plantea el Eibar, sino en los cuatro partidos que llevamos de este suplicio. Todo apunta a que esta será otra temporada de acabar a media tabla, de ver cómo los objetivos se diluyen antes de que acabe la liga, y lo peor es que el futuro no pinta mejor, con una dirigencia sin ningún plan, un entrenador que huele a cadáver y una plantilla con ganas de escapar pronto del club.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email