X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

contracrónica getafe 0-1 valencia cf 

El Valencia encuentra el camino sin las rotaciones

11/11/2018 - 

VALÈNCIA. El Valencia encuentra el camino sin las rotaciones. La situación de crisis ha obligado a Marcelino a variar la gestión del grupo, eludiendo la presencia del grueso de los fichajes de la pasada temporada y apostando la resurrección a los pesos pesados de la pasada temporada. Las sensaciones y los resultados han cambiado. Todavía quedan muchas cosas por mejorar, pero este Valencia comienza a parecerse al de la pasada temporada y lo más importante: ya gana.

Al margen del castigo de Batshuayi, Marcelino tampoco quiso romper una lanza en favor de las incorporaciones pese a la acumulación de minutos que llevaban los jugadores de la pasada temporada en los dos últimos partidos junto a Daniel Wass. El técnico asturiano era consciente de lo que se jugaba el equipo en el Coliseum y forzó la máquina repitiendo prácticamente el mismo once salvo la entrada de Parejo por Kondogbia. De hecho, el capitán acabó siendo el gran protagonista del triunfo al anotar desde los once metros el tanto de la victoria. El de Coslada aprovechó el momento para reivindicar su figura ante la mala situación que atraviesa el equipo.

El otro protagonista del choque sin duda fue el VAR. El sistema que había condenado al Valencia en otros partidos, emergió como el héroe que necesitaban los visitantes para cambiar el partido. Una acción en la que entró en escena Kevin Gameiro, que fue víctima de una jugada que terminó siendo decisivo. Los delanteros también pueden sumar con sus movimientos, y en eso el francés aporta tanto como cuando se nubla a la hora de definir. En este aspecto también merece mención especial Rodrigo. Un delantero de su nivel no se puede permitir fallar tres ocasiones tan claras como las que tuvo en el primer tiempo para encarrilar los tres puntos. Su falta de confianza es evidente y debe recuperar el nivel de la pasada temporada cuanto antes por el bien de Valencia. 

En cuanto al partido, el Valencia pudo adelantarse nada más empezar. Guedes filtró un gran pase para Rodrigo que definió con el exterior y rozó el palo. Una acción que reflejaba el estado de ánimo del atacante valencianista: falto de confianza. El Getafe respondió con firmeza. Jorge Molina recibió dentro del área y probó a Neto. El peligro no cesó ya que en el saque de esquina posterior Cabrera cabeceó al palo. Se libró el Valencia. 

Los de Marcelino encontraron espacios por segunda vez y volvieron a perdonar. Carlos Soler lideró un contragolpe y se la entregó a Rodrigo en el momento justo. El  ‘19’ valencianista volvió a fallar el mano a mano con David Soria. El rechace le cayó a Soler, pero no tuvo margen para reaccionar y rematar a la red. 

Por contra, el Getafe también estaba muy metido. Dos centros de Antunes acarrearon mucho peligro en el área valencianista, pero no llegaron a buen puerto. Al filo del descanso, Rodrigo tuvo la tercera. Guedes volvió a dejar solo al delantero que se estrelló otra vez con David Soria. La realidad se que no se puede fallar tanto. 

Tras la reanudación, el Getafe trazó una jugada metódica desde el círculo central. Trianguló por el centro y Jorge Molina finalizó la acción en el larguero. Una jugada de la pizarra de Bordalás que rozó la perfección. El Valencia por su parte, evidenció su falta de intensidad en esa maniobra de los azulones. Pese a la ‘empanada’ inicial, los de Marcelino volvieron a equilibrar el partido.

Las ocasiones menguaron en la segunda parte. Marcelino quitó a Santi Mina y dio entrada a Gameiro para ofrecer algo de dinamismo al ataque. Quedaban veinte minutos y Amath amenazó a Neto con un disparo desde la frontal. El Valencia arriesgaba en el tramo final adelantando líneas, consciente de la necesidad de sumar tres puntos de forma inmediata.

A falta de doce minutos, entró el VAR como un balón de oxígeno para el Valencia. Gameiro fue agarrado por Bruno que vio la segunda amarilla y fue expulsado. Una decisión que cambió el partido. El destino estaba en manos de Parejo desde los once metros. El capitán no falló y puso el 0-1 en el marcador. Un gol que aprovechó Parejo para reivindicar su figura. En definitiva, qué peso se quitó de encima el Valencia con esta victoria. Ahora, el parón se afronta de forma diferente. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email