Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

contracrónica VALENCIA CF 2-2 GETAFE CF

La actitud del Valencia no fue suficiente

2/11/2020 - 

VALÈNCIA. La actitud del Valencia no fue suficiente. El equipo de Javi Gracia tiró de corazón y garra para combatir a un Getafe que experimentó en sus carnes el estilo que le ha elevado al éxito con José Bordalás. El Valencia aceptó el reto que le espera esta temporada: salvar la categoría a base de lucha y carácter. 

Sin embargo, la batalla del Valencia no le sirvió para sacar los tres puntos porque sigue teniendo errores puntuales que pasan factura en la máxima categoría. El Valencia consiguió resistir el inicio del Getafe y la explosividad de Yunus Musah cambió el rumbo del partido. El canterano hizo el 1-0 con una gran galopada y el Valencia empezó a crecer. 

Tras la reanudación, el Valencia pagó cara la insensatez de Thierry Correia. Una expulsión absurda e impropia de un futbolista de élite. El portugués vio una segunda cartulina totalmente evitable y dio alas a un Getafe que vio como el triunfo era muy accesible con más de media hora por delante con un hombre más. 

No obstante, la actitud del Valencia fue lo más positivo del partido de ayer. Los de Javi Gracia no se arrugaron y demostraron orgullo. El carácter del equipo es a lo que puede agarrarse el valencianismo, que vive con el corazón en un puño ante un club a la deriva que sigue vendiendo futbolistas para cuadrar cuentas. El Valencia se agarró a la fe para mantenerse con vida en el partido. De hecho, hasta perdonó en dos ocasiones al Getafe en las ocasiones que desperdiciaron Maxi Gómez y Toni Lato. 

Todo el trabajo realizado por el error de Correia se fue al traste por otro fallo. Esta vez fue Jaume el que despejó de forma deficiente un disparo lejano de Arambarri. El rechace lo cazó el 'Cucho' Hernández para poner el 1-1. En el 94, Ángel remontó el partido y se avecinaba el castigo más cruel para el Valencia. Una penalización excesiva para la lucha del Valencia. Cuando todo parecía perdido, Maxi Gómez provocó un penalti en la última jugada del partido. Carlos Soler puso el definitivo 2-2 desde los once metros. Con este empate, el Valencia queda instalado en la zona peligrosa y con una tendencia preocupante: ocho puntos en ocho jornadas. La próxima parada será el Real Madrid. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email