Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

contracrónica valencia cf 1-0 rcd espanyol

Europa es posible

17/07/2020 - 

VALÈNCIA. Europa se resiste a renunciar al Valencia. La carrera por la séptima plaza parece una competición de caracoles que permite a los de Voro seguir en la lucha a pesar de todas las turbulencias que se viven en la entidad y se traducen sobre el césped. La realidad es que la jornada es positiva para el Valencia, pero no las sensaciones. Los locales acabaron pidiendo la hora ante un equipo descendido y bendecidos por dos palos que se reflejaron en tres puntos de oro tras los resultados del resto de equipos. 

Si los valencianistas se aferran a creer no es por la imagen que desprende el equipo. Pidiendo la hora ante un rival ya descendido y que se fue con la impresión de que va a necesitar mucho más para asaltar el Sánchez Pizjuán el próximo domingo y luego esperar a que los resultados le sonrían. Difícil escenario para que el Valencia rompa su racha negativa lejos de Mestalla. 

En lo que concierne al choque, arrancó el partido con mucho ritmo pese a la práctica ausencia de objetivos en ambos conjuntos. El Valencia comenzó incrustando a los pericos en su propio campo y eso no le gustaba a Rufete, a juzgar por sus intensas instrucciones desde el primer segundo de encuentro que retumbaban en Mestalla. 

Sin embargo y pese a su dominio inicial, la primera ocasión clara no estuvo en las botas de un valencianista. Wu Lei envió alta una jugada preciosa de Adri Embarba, que se zafó de Diakhaby caño incluido para, en dos tiempos, dejar al chino solo ante Cillessen. Un minuto después, de nuevo el 7 perico disparó al marco del holandés, esta vez muy escorado. El primer "bien, chicos, bien" salía de la boca de un Rufete inquieto. 

Mientras, Voro veía el encuentro desde la calma. Probablemente porque ya había observado a Ferran Torres desperezarse en más de una ocasión en banda derecha durante los primeros minutos. El de Foios, que podría haber disputado su último choque en la Avenida de Suecia, arrancó juguetón, prueba de ello es la magnífica asistencia para que Gameiro anotase el primero. El francés le marcó el pase a su compañero, que lo vio rápido, y definió perfecto en el mano a mano, por encima del cuerpo de Diego López, para marcar su primer tanto post-coronavirus. Jarro de agua fría para el Espanyol y aire fresco para los che. 

No cesó aún así la intensidad con la que saltaron los pericos a Mestalla, pero la ocasiones, entonces, pasaron a ser propiedad valencianista. Kondogbia probó al meta blanquiazul desde fuera del área y esta vez los desmarques de Gameiro eran correspondidos con pases rompelíneas. 

Atrás la historia fue distinta. Cillessen sofocó una ocasión de RDT, que había quedado sin marca tras un centro lateral. Arriba, el festival de desmarques de Gameiro continuaba. Esta vez el 9 se hizo un lío ante Diego López tras un buen pase largo de Kang In -que jugaba con libertad de movimientos en segunda línea- y dejó de tacón para que Ferran, forzado, no acertase a rematar en condiciones con el meta vencido.

Cada transición rápida del cuadro de Voro hacía daño a la defensa perica, pero Rufete se marchó contento al decanso por la insistencia de los suyos en la salida de balón del Valencia. Guillamón tuvo más problemas de los habituales para sacar el balón con claridad. Mientras tanto, el momentáneo empate de los tres rivales directos en la carrera por Europa brindaba alguna esperanza para buscar cerrar el partido tras el paso por vestuarios. 

Uno de los más activos fue Thierry Correia. El portugués buscó convencer en su primer encuentro desde enero y sus compañeros lo sabían. Maxi, Coquelin y Cheryshev aplaudieron más de una acción del lateral mientras calentaban en la línea de fondo, pero la falta de minutos le pasó factura y tuvo que pedir el cambio a los 70 minutos de juego.

El entramado defensivo del Valencia continuó endeble en la segunda mitad y de eso se aprovechó de nuevo Embarba para toparse con el palo. El Espanyol tuvo posibilidades reales de empatar la contienda y los locales no terminaban de controlarlo. La segunda mitad de los hombres de Voro fue muy floja, así que el técnico de L'Alcúdia buscó cerrarlo con Maxi en el último cuarto de hora. Parejo llegó a calentar, pero firmó su primer encuentro inédito desde el banco tres temporadas después. 

No surtió efecto la mano del técnico. Se vio, por primera vez en el partido, a un Voro cabreado con sus pupilos. Especialmente con un Cheryshev inactivo, aunque el Valencia al completo volvió a dejarse llevar en en a recta final. El partido terminó, una vez más, en pesadilla. Jaume Costa vio la roja, previo chequeo de VAR, por una dura entrada sobre Pipa al borde del área que supuso una nueva ocasión para Embarba solventada por Cillessen. Eso sí, en el rechace un balón a la cruceta hizo temblar otra vez al neerlandés.

Aún con el tiempo cumplido, Prieto Iglesias concedió un córner al Espanyol. El encuentro no terminó hasta que el portero valencianista atrapó el balón por última vez en un disparo sobre la bocina. Finalmente, victoria sufrida y a duras penas de un Valencia que, a pesar de otro final apático, tendrá serias opciones de clasificar para Europa League en la última jornada.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email