X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Cuenta atrás

Acto de Fundación del Valencia CF en el Bar Torino de la Bajada de San Francisco. Hoy en día, ya saben, ni existe el Bar Torino ni siquiera existe la Bajada de San Francisco porque desapareció en una reordenación urbanística de la ciudad re dimensionando la actual Plaza del Ayuntamiento.  Seguro que ustedes ya lo saben pero… es más que posible que los principales rectores del Club ni lo sepan...

17/03/2018 - 

VALÈNCIA. En pleno fragor fallero el equipo de Marcelino dará esta tarde en Mestalla, esperemos que así sea, un pasito más hacia la Champions 2017-2018. Y, precisamente, en ese fragor fallero, aunque por entonces seguro que no sería tan estruendoso y multitudinario el fragor, mañana hará 99 años que se celebró del Acto de Fundación del Valencia CF en el Bar Torino de la Bajada de San Francisco. Hoy en día, ya saben, ni existe el Bar Torino ni siquiera existe la Bajada de San Francisco porque desapareció en una reordenación urbanística de la ciudad re dimensionando la actual Plaza del Ayuntamiento.  Seguro que ustedes ya lo saben pero… es más que posible que los principales rectores del Club ni lo sepan, ni les importe demasiado a la vista del escaso o nulo respeto que vienen mostrando a la Historia de la Sociedad de compraron. A partir de mañana domingo quedarán 365 días para que se conmemore el Centenario de la Fundación del Valencia Club de Fútbol y no estaría de más que alguien que ande cerca de ellos y no tenga miedo a que lo tiren, les recuerde de manera insistente el comienzo de la cuenta atrás hacia el Centenario para que el valencianismo celebre con orgullo los cien años del Club que concita su pasión y la de sus antepasados que fueron poblando las gradas de Mestalla generación tras generación construyendo un sentimiento de pertenencia que hoy en día pervive a pesar de los pesares. Que alguien les diga quién fue Puchades y Waldo y Claramunt y Fernando porque Mario Kempes ya saben quién es –ellos le firmaron el finiquito-, que les cuente que la tribuna del viejo Mestalla dio cobijo a los vecinos que buscaban un punto elevado donde guarecerse en el día que el rio Turia rebasó su cauce allá por Octubre de 1957. Que les cuente que los trofeos exhibidos en el Palco VIP no son comprados en AliExprés y sí el fruto del esfuerzo de  un equipo que ganó títulos importantes antes de que ellos llegasen del lejano Oriente. Que les diga que, no hace tanto tiempo, el Valencia disputó dos finales consecutivas de la Liga de Campeones. Que , de paso, les diga –si el terror no les paraliza- que ni un Centenario se solventa con un libro conmemorativo y que les explique que si, ya que el estadio no lo terminan, se animan a poner en marcha de una vez por todas el Museo del Valencia CF , este no puede quedarse en una insulsa exposición de fotos. Que les explique –aún con el peligro de que pueda perecerles una ofensa- que el Valencia Club de Fútbol no es una caja registradora y sí una emoción compartida y madurada durante casi cien años de vida. En definitiva que les cuente, ya que todavía no parecen haberse enterado pese a llevar aquí algún tiempo, qué es el Valencia Club de Fútbol y qué supone para la sociedad valenciana.

De no hacerlo nadie y de manera convincente, mucho me temo – y Dios quiera que me equivoque- que nos veremos abocados a un Centenario Light que nada tenga que ver con la grandeza del Club y de su afición. Esa afición que colocan en el centro de sus desvelos cuando toca discurso pero queda postergada una vez el papel del discurso aterriza en la papelera más cercana. De no hacerlo, los de aquí, no podrán convencer al de allá y el de allá puede ser que el día que el Valencia cumpla cien años ande haciéndose fotos con Cristiano Ronaldo o con Gary Neville en cualquier lugar del Mundo. Lim es capaz de atravesar el Mundo por una velada con CR7 pero un fue capaz de recorrer los escasos cinco metros que le separaban -en la zona de palco- de los familiares de D. Jaume Ortí al que horas antes habían enterrado para transmitirle su pesar por la pérdida. Si no tuvo la sensibilidad para honrar la memoria del Presidente más laureado de la Historia del Club... ¿qué podemos esperar del Centenario?.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email