Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión pd / OPINIÓN

Baba de Caracol no, Sr Lim

13/01/2021 - 

VALÈNCIA. ¿Ya habéis cambiado todos los regalos de Reyes?  ¿o por el contrario vais a intentar encalomarlos a alguien en un cumpleaños cercano? Yo ahora mismo estoy en ese dilema noctámbulo mientras veo la teletienda que, por cierto, está muy venida a menos desde que se puede comprar online. Dicho lo cual, he decidido mandarle un mensaje a mi madre para que mañana mismo me asesore a cambiar regalos e intentar encontrar algo en rebajas.

Y mientras divagaba sobre qué era lo mejor que debía hacer con respecto a esos regalos, he visto como aumentaban exponencialmente el número de nombres vinculados al Valencia CF (Marc Roca, Winks, Edson Álvarez, Ferro, Gonzalo Plata, Mascarell…). De locos la cantidad de oferta, más de la que podemos imaginar. Eso me ha llevado a pensar que en el Valencia CF se han ido de rebajas, seguro. Por primera vez creo que a comprar y no a vender. Con lo que Lim, Corona, Anil o las parientas de ellos mismos se han ido de rebajas para ver cómo está el percal.

Pero ojo, ir de rebajas no es bueno ni malo, solo es síntoma de que buscas oportunidades de mercado para tu fondo de armario. Si tienes un armario completo, vas a disfrutar e intentar pillar algo chulo para lucirte; si tu armario es un drama y tu situación es crítica, vas a intentar vestirte a diario lo más dignamente posible. Con esto me refiero al poder tener un mínimo de ropa que pueda garantizarte que, cuando salgas a la calle, vayas elegante, aseado y no te mueras de frío.

Ahora bien ¿El Valencia en qué tesitura está? Muy sencillo: El Valencia CF tiene ropa de verano en invierno. Así de claro. No solo no tiene ropa que abrigue y se ha presentado en el mercado invernal con unas converse, unos pantalones vaqueros skinnys, una camiseta básica y una chaqueta con capucha (que viste tanto de sport como de más arreglado, ya sabéis…); sino que tampoco tiene muchas más alternativas que dos camisetas básicas, unas zapatillas, una gorra y una camiseta de tirantes que no le vale para nada.

Tiene un once tipo y dos o tres variantes. Y de esas variables alguna es de carácter polivalente, con lo que se reduce más el espectro. Javi Gracia no tiene herramientas para plantear muchas más alternativas de las que ya hemos visto. Con esto no digo que la ropa que tenga el Valencia CF no sea buena, de hecho hay equipos preguntando el precio de algunas camisetas y cómo comprarlas (como con Maxi o Gayà) o incluso de esas zapatillas Nike Cortez (como Rubén Sobrino) que están más fuera de temporada que las reposiciones de Callejeros pero que de vez en cuando funcionan y te pueden hacer papel. Pero la realidad es que Javi Gracia tenía frío, pidió ropa de abrigo y le dijeron: “abrígate con lo que tienes”. Y ya sabemos que en estos casos es taparse la cabeza y dejar los pies al aire; o lo que es lo mismo desvestir un santo para vestir otro. O tener unas zapatillas modernas que molan mucho (como Kangin) y no saber con qué ponértelas…

Por eso, el club, siguiendo con el símil, no vio (o no quiso ver) venir el frío otoño-invierno y se ha plantado en medio del temporal Filomena con ropa de Primavera-Verano. Bueno, con la ropa que le queda de ahí porque en el anterior periodo de rebajas hizo la de todas las madres cuando uno es adolescente: tirarte tus camisetas o pantalones favoritos porque “están viejos” o “no se lleva”.

Ahora bien, si va a las rebajas  Sr Lim –y amigos- deben ir con cuidado, porque uno se puede encontrar cosas que, a priori, parecen gangas pero luego no lo son. ¿Cuántas veces hemos comprado ropa en rebajas que a priori en la tienda era fantástica y luego en casa tenía un defecto? Camisas que le faltan un botón, pantalones con la cremallera frágil, zapatillas con un manchurrón…. Está claro que hay cosas que tienen solución pero… si están en rebajas es por dos motivos: Alguien las ha devuelto, tienen un defecto o no son de esta temporada (o todo a la vez)

Por eso, hay que tener cuidado con esos jugadores que, a priori parecen gangas porque vienen de buenos clubes o, simplemente, tienen buena trayectoria. Si no juegan, en muchos de los casos, es porque no están en forma o no tienen un buen año. O quizás tengan algún defecto físico propio de una lesión o directamente no les funcione el riego, como a Jesé o el Balotelli de turno.

De todos modos también está la opción de las prendas sueltas o pares sueltos que son como los agentes libres y jugadores sin equipo. Esos zapatos desclasificados que se hicieron en conmemoración de la Copa América pero que, por una extraña y cara razón, no han encontrado dueño. Están mega rebajados y puede que, si te gusta ese estilo, te vengan bien. Con los jugadores sin equipo pasa igual: están sueltos, fuera de temporada, sin oportunidad de engancharse a nada salvo que llegue alguien a rescatarlos. Pero es una auténtica lotería si tu objetivo es abrigarte bien y no pasar frío lo que queda de temporada.

¿Y qué me dicen de los que recompran los regalos para revenderlos? De esos hay muchos, que devuelven lo que les han regalado y los recompran más baratos para poder comprar a su vez otra cosa o ganar dinerillo en tarjetas de El Corte Inglés. Es la táctica de los grandes, el recomprar o rescatar a un futbolista que no tienen pensado utilizar y que tiene cedido en otro equipo, para revenderlo o meterlo en la operación de otro.

Pero no quiero ser tan negativo. Mi madre –filósofa y experta en rebajas ya os dije- me inspira amor, paz y tranquilidad. Siempre dice, “si uno busca bien, encuentra lo que necesita”. Y no le falta razón. Hay que buscar bien y rastrear el mercado, no quedarse con los primeros ofrecimientos o enrocarse en un futbolista para luego perder el tiempo. Pero claro, mi madre es como el Mateu Alemany o el Monchi de las rebajas. Busca, encuentra, negocia y se lo lleva. Y a veces hasta gana dinero. Ahora mismo eso no lo tenemos, porque no nos encontramos ni nosotros mismos.

También me dice “lo fácil es comprar bueno más caro en Navidad, lo difícil es hacerlo en rebajas”. Esto tiene una lectura interesante, porque si eres el City, el Bayern o la Juve te da igual si son rebajas, Black Friday o Happy New Year: compras lo que quieres, cuando quieres y como quieres. Lo difícil es ser un equipo con menos recursos pero con la necesidad de firmar bien. Además, ¿y lo felices que somos cuando adquirimos una ganga? Yo aún saco pecho de unas Air Jordan que encontré por 20 pavos. ¡Sí sí, 20 pavos! Me tocó la lotería (y encoger un poco las garras también porque el número era un poco pequeño…pero la ocasión lo valía).

 ¿El problema de todo esto? Que mi madre no trabaja en el Valencia CF, si no estoy seguro que hoy teníamos ya central, mediocentro, delantero y nuevas equipaciones para todos. Con Lim, Anil y compañía puede ser cualquier cosa. Porque pasamos del abrigo de visón de la primera temporada con el desembolso de Enzo Pérez; a intentar firmar esta campaña dos chaquetas de Primark y una de la sección de oportunidades de El Corte Inglés (teniendo mucha suerte).

Volviendo a la Teletienda, solo le pido Sr. Lim que fiche pero que no vaya por la teletienda portuguesa, que aunque le vendan el producto como novedoso y rebajado, seguramente tendrá la misma fiabilidad que la Terapy Pillow –almohada terapéutica-, el whisper XL –audífono-, la baba de caracol –cremas y pócimas varias-, o los cuchillos Ginsu –ingeniería asiática al servicio de la afilada cocina-Que no por llamativos eran sinónimo de buenos. La Batamanta la dejo fuera que sí que me mola.

Así que antes de hacer eso, avíseme y llamo a mi madre.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email