Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 3 de junio y se habla de LA LIGA coronavirus deporte LEVANTE UD OPINIÓN valencia cf
GRUPO PLAZA

DIARIO FER / OPINIÓN

Actitud positiva, conciencia y solidaridad

12/05/2020 - 

Ahora que parece que todo se empieza a restablecer poco a poco, podemos
pensar en cómo volver a la normalidad, pero con mucha cautela. No debemos olvidar que el virus sigue ahí. Flaco favor nos
 haríamos si nos olvidamos de las medidas de seguridad sanitarias y de 
ese peligro que todavía existe. Creo que hay que saber muy bien cuáles son las prioridades en cada momento. La situación
 ha ido cambiando. Al principio, no se podía pensar en otra cosa que no fuera 
salvar vidas. Afrontar esa emergencia que estaba ocurriendo era y es
fundamental y no podíamos ser egoístas ni pensar en deporte ni en 
Juegos. Por eso, cuando el COI nos comunicó el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio sentí que era la decisión más oportuna. Todo debía quedar en un segundo plano, el deporte también.

Como digo, parece que la situación va mejorando, pero debemos ser precavidos y tener presente que la salud es lo primero.

 Al principio, parecía una película de terror. Era difícil de creer todo lo que estaba ocurriendo. Están siendo tiempos difíciles para todos. Nunca antes habíamos vivido nada similar. La situación es rara y triste, pero intento mantener una actitud positiva para no caer en la desesperanza. El positivismo es muy necesario para cualquier lucha. Hemos ido asimilando todo esto poco a poco intentando convertir los pensamientos negativos en positivos para transmitir también esa calma a los que nos rodean. La ansiedad no nos lleva a buen puerto. En mi vida deportiva intento buscar también lo que nos favorece. Yo salía de una lesión, llegaba más que de sobra en buenas condiciones para este verano. Pero de esta manera, tendré más tiempo para recuperarla, entrenar y disfrutar de este año preolímpico.

Tengo más tiempo para leer, para cocinar, para estar con mi mujer. Echo mucho de menos a mi familia y amigos, pero hay que adaptarse a estos tiempos y contactar a través de las vídeollamadas.

Sigo una rutina muy bien establecida. Me despierto a las ocho, desayunamos. Ella teletrabaja y yo aprovecho para estudiar. Hacia las diez llevo a cabo una sesión física con mi propio peso, con gomas, con garrafas de agua... nos ha ido llegando material de entrenamiento. A media mañana hago una sesión de una hora de estiramientos.

Tenía una asignatura pendiente y en este confinamiento la estoy desarrollando: quería aprender a cocinar y 
me divierto, disfruto y aprendo muchísimo. Por la tarde, tras la siesta,
 estudio otro rato y luego sobre las siete hacemos entrenamiento
 técnico de taekwondo. Ella me ayuda aguantándome los golpeadores; se pone el peto y las protecciones conmigo. Y hacemos taekwondo como podemos en el salón de casa.
 Antes de cenar aprovechamos para salir a pasear trotando suave o caminando, 
una media hora o cuarenta minutos.

Los primeros días que pudimos salir a la calle se nos hacía raro. Sí es cierto que tenemos espacio exterior en casa. Pero ahora que podemos salir, estando en una zona costera, podemos ver y sentir la brisa del mar.
 Más o menos intento llevar una rutina lo más parecida posible a cuando estoy en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, que es donde resido habitualmente.

No me gusta opinar respecto a las decisiones tomadas políticamente. Me quedo con todos los profesionales que se están jugando la vida para sacarnos de esta situación tan difícil. Los deportistas tenemos una gran capacidad de adaptación. Intentamos ser referentes para la sociedad. Creo que es importante transmitir una actitud positiva, adaptarnos, mantener la cabeza fría, seguir una rutina y hacerlo de forma solidaria para que todos salgamos lo
 mejor parados de todo esto. Pero sí recalco que para los deportistas lo que hacemos es nuestro trabajo, no nuestro hobby. Obviamente, siempre siguiendo las medidas de protección establecidas.

 No tengo muchos casos conocidos que se hayan contagiado, afortunadamente. Y los que conozco lo han superado con éxito.

Sigo con la carrera de Medicina poco a poco. En estos momentos tengo unas ganas tremendas de terminarla para poder ayudar. Pero está claro que ahora mismo tenemos que quedarnos en casa y seguir las indicaciones, no queda otra.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email