X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

El 'Big data' se equivocó

15/06/2019 - 

VALÈNCIA. El Big Data está de moda. Ha llegado al fútbol para revolucionarlo. Al menos eso es lo que dicen los que entienden de esto, que cada vez son más. Hoy en día se recita sin rubor la alineación del equipo filial del Wisla de Cracovia como si fuera la lista de los Reyes Godos. Y, claro, ¡cuánto sabe este tío de fútbol! Los datos nos han invadido. Yo soy más del “ojo clínico”. Me genera más confianza las sensaciones y el criterio de un director deportivo de la vieja escuela, que las frías estadísticas de un ordenador. Será que estoy chapado a la antigua.

El fútbol es tan imprevisible que te puede dejar en evidencia en cualquier momento. Hay factores impredecibles que no pueden verse reflejados en una gráfica. Los datos pueden ayudar en la toma de decisiones, reducen los riesgos a la hora de acometer un fichaje, pero nunca pueden ser decisivos. Para la táctica o la estrategia, como preparar los lanzamientos de penalti en una final, la tecnología esta bien. Pero a la hora de hacer fichajes, los números me ofrecen mucha menos confianza.

Si por el Big Data fuera, Fabián Ayala nunca habría fichado por el Valencia. El ordenador habría revelado que el futbolista no jugaba ni un minuto en el Milán. Sin embargo, y pese a su condición de suplente, Javier Subirats lo firmó por 3 millones de euros. Tres años después, tras su magnífico rendimiento en Mestalla y unos cuantos títulos, el club llegó a desestimar una oferta del Real Madrid de 15 millones de euros por el argentino.

La de Ayala no es la excepción que confirma la regla. Juguemos a la contra. Pongamos un caso a la inversa. El Valencia fichó a un futbolista internacional en todas las categorías de la selección española. Éste delantero fue Campeón de Europa Sub-21 y dos veces pichichi de Segunda división. Sus números eran impresionantes. El Big Data vibraba. ¡Había que firmarlo! Pero Salva Ballesta pasó con más pena que gloria por el club.

La historia del Valencia está llena de casos como el de Ayala o Salva Ballesta. Nico Olivera, Balón de Oro en el Mundial Sub 20 de Malasia del 97, apenas es recordado por la grada debido a su más que discreto rendimiento. Sin embargo, Mista, que llegó de Segunda en un momento en el que la hinchada reclamaba fichajes de relumbrón, acabó triunfando. En todos estos casos, y pese a lo que hubiera aconsejado o desaconsejado el Big Data, siempre había un denominador común: un director deportivo que tomaba decisiones. Acertar con la persona que señala con el dedo a la hora de hacer un fichaje, tener en el equipo a ese hombre de fútbol que donde apunta pone la bala, resulta mucho más efectivo que cualquier estadística que nos ofrezca un ordenador.

¿A QUIÉN QUITA MARCELINO? - “Saca a Kang In Lee” es el último grito de la afición de Mestalla. La hinchada se lo cantaba a Marcelino en las celebraciones de la final de la Copa del Rey. El Valencia logró ese título ante el Barça con un once formado por Jaume, Wass, Paulista, Garay, Gayà; Parejo, Coquelin, Carlos Soler, Guedes; Rodrigo y Gameiro. En este Mundial Sub 20 en el que Corea ha quedado subcampeona, ha quedado demostrado que Kang In va para figura. Pero, resuélvanme una duda: ¿A quién quita Marcelino? Vamos poco a poco.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email