Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión pd / OPINIÓN

El espejo de Kang In se llama Ferran

29/03/2020 - 

VALÈNCIA. El Valencia aprovecha este impass liguero para tratar de amarrar un proyecto que, según aseguran desde el club, pasa por la cantera. Por este motivo, la dirección deportiva que encabeza César Sánchez ya ha dado el primer paso para premiar a uno de los referentes del equipo: José Luis Gayà. El objetivo que se ha marcado la entidad es recompensar al lateral por su liderazgo, además de blindarlo de cara al futuro. El movimiento me parece plausible. El futbolista se ha ganado la mejora y ampliación del contrato. Si se confirma la buena nueva, estoy convencido de que Gayà se convertirá en el Katsumoto del Valencia durante las próximas temporadas. Y se zanjará de una vez por todas cualquier tipo de rumores sobre clubes, de primera mano doy fe que los hay, interesados en su fichaje. 

Además de Gayà, entre los movimientos que ya ha realizado el Valencia está el de afrontar la continuidad de los futbolistas que acaban su contrato en los dos próximos años. Entre ellos está Kang In Lee. Las partes ya han hablado y se han citado para cuando finalice, sea el mes que sea, la actual temporada. El futuro del surcoreano no es una cuestión baladí. El futbolista brilló en el Mundial Sub20, fue nombrado mejor jugador del torneo, y la afición se frotaba las manos con la irrupción de la nueva estrella. Pero la realidad es que Kang In no acaba de explotar en Mestalla. Paciencia. Nadie duda de su calidad. Pero sus cifras en las dos últimas temporadas tampoco le refuerzan. Por este motivo, el propio jugador ha pedido al club poder sentarse con la dirección deportiva de la entidad para conocer cuál va a ser su papel en el nuevo proyecto. Si Celades cree en él o, al igual que Marcelino, piensa aquello que dijo Parreira de que “la naturaleza no da saltos”. Me consta que las intenciones del chaval pasan por la continuidad. Pero tampoco quiere volver a ser actor de reparto. El papel de secundario ya no le convence. Y piensa que ya está capacitado para asumir mayor protagonismo. 

Yo creo que, en estos casos, lo mejor que puede hacer un futbolista es demostrar su valía. Sacar la calidad que lleva dentro. Y tratar de convencer al entrenador, a tus compañeros, al club y a la afición, de que eres un fijo en el equipo. Es algo que aprendí muchos años. De la mano de Fernando Gómez. En mis primeros años como periodista deportivo. Es una fórmula infalible que se puede aplicar en la actualidad pese al paso del tiempo. Fernando no lo tuvo fácil en sus inicios en el Valencia. Calidad la tenía toda. Pero daba la sensación de que siempre estaba cuestionado por la grada: Que si es demasiado lento, que si no se tira por el suelo…. A cada una de esas críticas de Mestalla, Fernando respondía con un pase en largo milimétrico al pie del compañero o con un gol para quitarse el sombrero. Y en las charlas que tenía con él, tras los partidos, me decía que esa era la mejor manera de reivindicarse. Demostrando la calidad que llevaba en sus botas. Fernando era un futbolista fuera de serie. El jugador que más veces ha vestido la camiseta del Valencia a lo largo de su historia. Que se dice pronto. Creo que si Kang In quiere hacerse un nombre en el equipo, está obligado a hacer algo así. Algo a lo John F. Kennedy: “No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país”. 

Kang In Lee lo tiene muy fácil. En la plantilla hay un espejo en el que mirarse. Se llama Ferran Torres. Al de Foios nadie le tose. Ya nadie le discute nada. Ferran ha callado muchas bocas. Es dos temporadas ya ha jugado 45 partidos en Primera división. Ha marcado 6 goles y ha dado 5 asistencias. Pero, por encima de esos números, hay una cuestión de sensaciones. Y la sensación es que Ferran es un cañón. Y que va para figura. Con Kang In da la sensación de que estamos en una situación de parón. Y que es necesario dar un paso adelante. Porque en las dos últimas temporadas, es cierto que ha sufrido dos lesiones musculares, apenas ha jugado 14 partidos en Primera. En esos encuentros, solo ha marcado un gol y no ha dado ninguna asistencia. Con esto no quiero decir que Kang In no está para jugar en el primer equipo. Ni que hay que traspasarlo. Paciencia otra vez. Solo tiene 19 años. Pero sí que es necesario que Kang In Lee pase de ser una alternativa a convertirse en una realidad. Que ponga su calidad al servicio del equipo. Porque, al final, la calidad siempre se impone.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email