X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

levante ud

El Levante suda la permanencia tras una rocambolesca temporada

14/05/2019 - 

VALÈNCIA. El Levante logró por segundo año consecutivo la permanencia en Primera, pero en esta ocasión lo hizo con cierta dosis de sufrimiento para poner punto y final a una temporada marcada por la polémica con el VAR, el ingreso en prisión del futbolista Toño García, la marcha de Jason al Valencia y dos malas rachas de resultados que provocaron sendos cambios de sistema.

La temporada ha sido atípica por la cantidad de episodios extradeportivos que han afectado la marcha del equipo, que llegó a tener hasta diez puntos de ventaja respecto a la zona de descenso pero que tuvo que esperar hasta la penúltima jornada para garantizar, con su triunfo en Girona por 2-1, la permanencia en LaLiga.

El inicio del curso, con la exhibición en Sevilla ante el Real Betis (0-3) pareció un espejismo, porque el Levante enlazó después cinco jornadas seguidas sin conocer la victoria que encendieron por primera vez la luz de alarma. La dolorosa derrota en Valladolid provocó que Paco López, que había sido fiel a su 1-4-4-2, pasara a jugar con cinco defensas.

La apuesta le salió perfecta y el Levante ganó de forma consecutiva al Alavés, Getafe, Real Madrid y Leganés. El equipo mostró un buen fútbol atrevido y vertical que redondeó con su victoria frente al Athletic de Bilbao (3-0), ya en diciembre, que le situaba con diez puntos de ventaja respecto al descenso y con la posibilidad de buscar un objetivo más ambicioso.

Sin embargo, el inicio de 2019 fue convulso, ya que el Levante se quejó del VAR y del arbitraje después de perder 1-0 en el Wanda ante el Atlético de Madrid por un polémico penalti cometido con la mano por Nikola Vukcevic. Aquella fue la primera, pero no la última vez que el club valenciano protestaría por el trato recibido del estamento arbitral.

Apenas unos días después de este incidente, estalló 'el caso Chumi'. El Levante denunció la alineación indebida del canterano del Barcelona en el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey, pero lo hizo fuera de plazo y aunque recientemente le dieron la razón, el club valenciano se vio apeado del torneo y envuelto en un tortuoso proceso en los despachos.

Por si el Levante no tenía bastante con estas situaciones, la primera semana de febrero fue probablemente la más crítica. El 5 de febrero trascendió el fichaje de Jason Remeseiro por el Valencia y solo tres días después su compañero Toño García era detenido e ingresaba en la prisión de Teruel acusado de un delito de blanqueo de capitales y pertenencia a banda criminal.

El lateral del Levante permaneció tres semanas en la cárcel hasta que le fue concedida la libertad sin fianza el 1 de marzo y volvió a jugar casi dos meses y medio después de haber sido detenido. Este caso, que tuvo mucha repercusión mediática durante sus primeros días, afectaron al día a día del vestuario, tal y como han reconocido públicamente varios miembros del equipo.

El equipo valenciano tocó fondo con una mala racha de nueve jornadas sin ganar entre el 16 de febrero y el 24 de abril. La victoria por 4-0 ante el Real Betis fue el cambio de suerte que necesitaba un Levante que tras perder en San Mamés, protagonizó un nuevo capítulo contra el VAR. En este caso fue el propio presidente Quico Catalán quien llegó a asegurar que "no creía en el VAR".

Los más de dos meses sin ganar hicieron mella en Paco López, quien llegó a confesar que entendía que podía estar cuestionado por sus malos resultados.

El técnico cambió de nuevo el sistema para recibir al Real Betis, colocó en el once inicial a Vukcevic, que había mostrado un discreto rendimiento, y volvió a acertar con tres victorias en las últimas cuatro jornadas que le han dejado en Primera.

Sujetado por los goles de Morales y Roger, con doce cada uno, la dirección de Campaña desde el centro del campo con nueve asistencias, el refuerzo de Vezo en defensa con su llegada en el mercado de invierno y la buena actuación del meta Aitor Fernández en el último mes de competición, el Levante ha vuelto a cumplir son cierto margen el objetivo de seguir en Primera.

Con la continuidad del entrenador garantizada al lograr la permanencia, otro de los asuntos que ha creado mucha polémica durante los últimos meses ha sido conocer el futuro del director deportivo, Vicente Blanco 'Tito', a quien el club no ha ofrecido la renovación y lleva aplazando la decisión definitiva desde el pasado mes de diciembre.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email