X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 15 de noviembre y se habla de opinion valencia cf VICENTE BAU paco gisbert
GRUPO PLAZA

contracrónica celta 1-5 valencia cf

El mejor VCF de Nuno cuando Nuno peor estaba

La goleada en Vigo tuvo puntos de fortuna, pero desde luego esa fortuna llegó porque el equipo tuvo la actitud y el compromiso que otros partidos no habían estado presentes en el césped

8/11/2015 - 

VIGO. Cuando nadie creía en el equipo y todo apuntaba a una debacle en uno de los estadios más complicados de la Liga, apareció el mejor Valencia CF de la temporada y casi, casi el mejor Valencia CF de la época Nuno. La goleada en Vigo tuvo puntos de fortuna, pero desde luego esa fortuna llegó porque el equipo tuvo la actitud y el compromiso que otros partidos no habían estado presentes en el césped.

El equipo jugó un partido de los que juegan los grandes equipos. Fue letal y avasalló al Celta en todas las oportunidades que tuvo. De hecho, sabedores de la situación que vivía el club y la propia plantilla los futbolistas se fueron a buscar la goleada después del tercer gol, recién comenzada la segunda parte, que fue una obra de arte de Paco Alcácer.

En Balaídos los valencianistas salieron con otra cara y seguramente picados en su orgullo después del espantoso ridículo hecho en Bélgica el pasado miércoles. Desde el principio quisieron y desde el principio pisaron terreno de juego vigués. Esas ganas, y sobre todo la presión alta que hizo el equipo de Nuno tuvieron premio en el minuto doce. Un balón, de Parejo a Paco Alcácer dejó sólo al valenciano ante Sergio Álvarez y ahí no perdonó. En esos metros Alcácer es letal. Con pases así, si que es un delantero definitivo y decisivo. El problema es que esos llegan muy poco.

Mención aparte hay que hacerle al partido de Dani Parejo en Vigo. El capitán sacó el orgullo y mostró su mejor versión de la temporada. Hizo todo lo que se espera de él en el centro del campo y además firmó dos goles, uno de ellos tras un sensacional disparo de falta. Sin embargo, Parejo hizo en Balaídos lo que es más importante para el equipo. Lo hizo carburar, lo hizo jugar al fútbol y por momentos con mucha soltura y gustándose ante un equipo que presumía de tocar muy bien el balón. Ante esos, los de Berizzo, fue a sacar Parejo el libreto de como se hace bailar a un equipo al compás que uno marca.

Sin embargo, no todo fueron flores porque el equipo volvió a tener un error garrafal a balón parado dejando que el Celta empatara el partido en una jugada en la que hasta tres celtiñas tocaron el balón con la cabeza en el área valencianista sin que ningún 'naranjito' estuviera donde tocaba para defender y permitiéndole a Augusto Fernández que firmara el tanto de empate en el minuto 23.

A partir de ahí el equipo se descompuso y perdió el control. Javi Fuego estuvo a punto de irse expulsado al cortar una ataque en el que Pablo Hernández se colaba hasta la cocina y Vicandi Garrido decidió mostrarle amarilla en una decisión que encendió a la afición celeste y que hubiera podido ser trágica para los intereses valencianistas si el colegiado hubiera expulsado, que podría haberlo hecho, al centrocampista asturiano.

El Valencia CF se limitó a achicar espacios y a defenderse en los minutos que fueron del 15 al 45. En ese minuto, cuando los vestuarios ya esperaban, André forzó una falta a medio metro de la frontal y Parejo ejecutó su mejor libre directo desde que es futbolista del Valencia CF. El más complicado porque el balón tenía poca distancia para caer y el madrileño la puso en la misma escuadra. Ese gol cambió el partido. A los de Nuno los llenó de moral y a los celtiñas los hundió.

El gol de Parejo fue una bendición para los valencianistas, pero el que mató el partido fue el tercero de Alcácer. Jonny le regaló un balón al delantero valenciano y lo dejó sólo ante Sergio Álvarez. En el mano a mano, Paco definió con un gol estilo Ronaldo Nazario. Amagó su remate con la derecha con una bicicleta que acostó al meta sobre el césped y remachó con la izquierda al palo largo para darle el empujón definitivo a los de Mestalla y para casi hundir a los gallegos. A partir de ahí, sólo una ocasión en un remate al palo que Jaume luego repelió a córner y empezó el festival naranja.

Tras ese susto los de Nuno se gustaron y jugaron al fútbol mejor que en todo el año. Otra combinación entre Parejo y Alcácer terminó con el cuarto del Valencia CF y el segundo del capitán. La goleada la cerró Mustafi tras un gran centro de Parejo. El alemán remachó a la red y sacó una sonrisa tremenda al valencianismo. Una sonrisa tremenda a la plantilla y le dio un balón de aire tremendo al entrenador. Tan cuestionado en los últimos días.

Ahora llega un parón que será importante para el club. En principio está prevista una reunión entre la presidenta, LayHoon, y Nuno para hablar de posibles refuerzos en enero y para repasar la trayectoria hasta ahora. Antes de viajar a Vigo se pensaba que un mal resultado podría finiquitar al entrenador. Sin embargo, tras golear así al Celta el margen del portugués vuelve a ampliarse de no ser por algo muy extraño.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email