Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

fútbol internacional / OPINIÓN

El prematuro adiós del héroe discreto: ¡Leb wohl André!

20/07/2020 - 

VALÈNCIA. Se preguntaba Calderón de la Barca qué es la vida. “Una ilusión, una sombra, una ficción”. La vida y la historia se definen, efectivamente, por ilusiones, sombras y ficciones que marcan su devenir. En ocasiones no son más que detalles, milésimas de segundo, giros dramáticos del destino que cambian la historia de los acontecimientos.

Hace seis años, Alemania se hizo con su cuarto entorchado mundial gracias a un hombre que se vistió de héroe. Un héroe discreto, silencioso y en la sombra. No es una novela de Vargas Llosa: quién no recuerda aquel tanto de Götze en Maracaná, el instante en que el mediapunta del Bayern en aquel entonces tomaba el relevo de Iniesta. El instante en que Alemania tocaba el cielo 24 años después. Sin embargo, esa ilusión, ficción, esas décimas de segundo que lo cambian todo no hubiesen tenido lugar sin el héroe silencioso de Die Mannschaft en aquella Copa del Mundoel hombre responsable de la genialidad que habilitó a Götze para batir a Sergio Romero. Recientemente y con tan solo 29 años, aquel héroe discreto cuelga las botas: André Horst Schürrle deja el fútbol.

“No necesito más aplausos”

Pese a ser el primer recambio en el frente de ataque alemán y no partir como titular en aquel campeonato de Brasil 2014, André Schürrle pasará a la historia del fútbol por ser el elemento diferencial que guió a Alemania al cetro mundial del balompié. Tenía solo 23 años cuando, en la mítica semifinal frente a Brasil, cuando Alemania atropelló a la Canarinha con aquel histórico 1-7 en el Mineirao, André Schürrle saltó al césped en el minuto 58 sustituyendo a Miroslav Klose. Tuvo tiempo para anotar dos tantos en uno de los partidos más recordados de la historia del fútbol.

En la final frente a Argentina, el ariete nacido a orillas del Rin hizo acto de presencia en el minuto 31 por la lesión de Christoph Kramer, hoy en las filas de un Borussia Mönchengladbach que, por cierto, jugará Champions League la próxima campaña. La aventura emprendida por André en el 113’ de juego cambió el devenir de la historia. Tras recibir en tres cuartos de cancha, el espigado delantero encaró a Mascherano y se marchó en vertical con su larga zancada. Tras acudir Zabaleta a la ayuda, esa ilusión, sombra o ficción cogió robadas dos milésimas de segundo para marcar la historia de los mundiales. La zurda de André diseñó una de las maravillas menos admiradas y comentadas de la historia de las finales de Copa del Mundo. Un pase idóneo en timing y en precisión, que sirvió en bandeja a Götze y a Alemania su lugar en la historia. Muy pocos la recuerdan y muy poco se habló de aquella asistencia de Schürrle en Maracaná.

Tras sus comienzos en el Ludwigshafener SC de su ciudad natal, aquel estirado delantero llamó la atención del Mainz 05, que lo incorporó a su equipo sub-17 en 2006. Una vez en el primer equipo y habiendo debutado con la selección absoluta, el Bayer Leverkusen apostó por él para su delantera tras desembolsar unos 8,5 millones de euros. En Leverkusen, André Schürrle hizo gala no solo de su buen olfato goleador, sino también de su capacidad para asistir y leer el fútbol. Tanto es así que se convirtió en el primer fichaje de la segunda etapa de Mourinho en el Chelsea. Tras dos años en Londres y levantar en 2014 la Copa del Mundo, la carrera del zurdo se complicó. Excepto una buena temporada en Wolfsburgo, todo ha sido muy difícil para un jugador del que se esperaba muchísimo. Fichajes y cesiones desafortunados y etapas en Borussia Dortmund, Fulham y Spartak de Moscú han sido las últimas andaduras de un tipo que muchos recordarán, con justicia y a pesar de todo, como el héroe que dibujó el cuarto Mundial para Alemania. 

“Los bajos se convirtieron en más bajos y los altos cada vez son más escasos”

En una reciente entrevista a Der Spiegel, André Schürrle expuso las razones de su retirada aludiendo motivos personales y con unas declaraciones muy significativas para sus 29 años de edad. Está cansado del fútbol y de todo lo que lo rodea. Desde luego, ya dejó su impronta para siempre en la historia de este deporte y del fútbol germano. El héroe discreto dice adiós. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email