Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El Valencia lo que más necesita es darle un toque de normalidad

El Valencia de Peter Lim es un club que juega a fútbol en España pero que no es capaz de darle a este club la estructura necesaria para ser un club de nuestra liga

20/05/2016 - 

VALENCIA. Todo se cuece en Singapur... lo que ya de entrada es rarete para un club de fútbol español. Pero es así. Peter Lim maneja su inversión con la solvencia del tipo que ha puesto dinero pero no encuentra el camino de la normalidad que urge instaurar en un club que forma parte de la liga española. El Valencia ha vivido una temporada francamente desnortada. Y sí, muchos pueden mirar a los entrenadores y señalarles con el dedo. Yo puedo tener mi opinión particular sobre todos ellos pero los que les voy a comentar trasciende más allá incluso que de los nombres y las situaciones que hemos vivido con los entrenadores. Y el asunto es sencillo. El Valencia de Peter Lim es un club que juega a fútbol en España pero que no es capaz de darle a este club la estructura necesaria para ser un club de nuestra liga. El que manda está muy lejos de Valencia y los que se quedan aquí, sin una estructura bien fijada, solo son presa de los nervios propios del momento.

CREAR LA EMPRESA

El fútbol español es un mundo distinto al habitual pero un mundo con sus propias reglas. Pero el Valencia, hasta la fecha, ni acepta esas reglas ni comparte esas reglas. A eso, a eso que hemos vivido hasta ahora, en el mundo empresarial al que pertenecen Lim y Layhoon se le llama simplemente estas fuera de onda, pasado, desnortado, incapaz de dotar a tu empresa de la estructura necesaria para intentar cumplir tus objetivos como empresa. Por eso les digo que aunque sí me preocupe quién vaya a ser el entrenador del Valencia les añado que lo que más me preocupa es que el elegido no sea un lobo solitario sobre la verde pradera de Paterna.

LA FIGURA DE SUSO

El papel de García Pitarch de cara al futuro del Valencia me parece vital. Primero para poner orden en la estructura deportiva de la mercantil y luego para que Paterna tenga un faro guía que marque instrucciones más allá de la normalidad del día a día. García Pitarch, abogado y ex jugador del Valencia, tiene en su bolsillo el suficiente dinero y en su cabeza la suficiente inteligencia que yo espero que logre todo lo que se está proponiendo estos días. Y digo más, si yo fuera Layhoon y mi imperio dependiera de las maniobras que hacen sobre el terreno de juego unos tipos en pantalones cortos , muy jóvenes y millonarios, me daría cuenta al instante de que si no pongo orden se me revuelve el gallinero. ¿Entonces? Entonces, repito, si yo fuera Layhoon presidenta del Valencia, le diría a mi socio mayoritario don Peter Lim que es urgente que este club abrace la normalidad en los despachos... antes incluso que sobre el terreno de juego.

UN CLARO REFLEJO

Y sí, digo esto por una sencilla razón. Lo que vemos sobre el terreno de juego -y no me refiero al posible o teórico acierto... sí a la presunta intensidad de los jugadores- es un reflejo absoluto de la desgobernanza que se ha apoderado del Valencia. Y ojo, hablamos de fútbol profesional donde es vital dar sentido a una plantilla de fútbol formada por chavales muy jóvenes y muy millonarios. Si pones en orden tu casa... pones en orden el salón, el cuarto de los niños, el lavabo o la cocina. Pues bien, la casa del Valencia necesita eso de forma urgente. Lo de este o aquel entrenador siendo importante resulta secundario. Se trata de saber lo que quieres como empresa y ponerte a trabajar en ello desde ya mismo. En resumen, el Valencia lo que más necesita en estos momentos es recibir la transferencia de un toque de normalidad absoluta al club. Y esa va a ser mi apuesta.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email