Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 12 de agosto y se habla de valencia cf DANI PAREJO francis coquelin gabriel paulista
GRUPO PLAZA

13 de noviembre / OPINIÓN

#FutFemValEnCasa

14/04/2020 - 

VALÈNCIA. El encierro revive el ingenio en busca de soluciones para minimizar los efectos provocados por el coronavirus. Hay ganas de fútbol desde todas las vertientes. Que se puedan disputar las once jornadas de los chicos de la temporada de los 110 años, aunque tengan que ser a puerta a cerrada, cada 72 horas o las que se acaben acordando cuando se aclaren RFEF, LaLiga y AFE, inmersos en una guerra de guerrillas y que han emitido sus recomendaciones para evitar riesgos en la vuelta a la competición con puntos que chocan. E incluso que los seis duelos de casa sean fuera del Ciutat de València para reajustar los plazos de las obras. El aislamiento total en el regreso a los entrenamientos es el tema que más debate suscita. 

Mientras tanto, a la espera de recuperar la normalidad, la primera plantilla se ha reducido el salario para garantizar la viabilidad del club y evitar un ERTE. Un acuerdo que también incluye al técnico Paco López y al presidente Quico Catalán, y que varía según lo que suceda con el regreso y en qué condiciones. Un detallazo que rápidamente fue agradecido por las integrantes del LUD Femenino, que ensalzaron en el comunicado “el ejemplo de responsabilidad, solidaridad y sentimiento en estos momentos difíciles tanto a nivel sanitario como económico”. 

Ellos acaparan prácticamente todos los focos, pero esta suspensión por la pandemia va más allá y hay más aristas por pulir. Por ese motivo, hace seis días nos juntamos en Twitter seis periodistas comprometidos con el fútbol femenino para compartir impresiones sobre cuándo volverá la acción en la Primera Iberdrola, en qué situación, y el presente y futuro de las nuestras. #FutFemValEnCasa, que fue tercer TT en Valencia en esa horita y media de debate, fue el mejor remedio casero para paliar esa ausencia de balón. Esta nueva reflexión en cuarentena va sobre ellas, con el foco en el Levante Femenino 2020/2021 que se avecina porque ya veremos cuándo se disputa lo que resta de la 2019/2020. 

No sé cuando volverá a rodar el esférico. En mi esbozo mental, jugar entre semana y en ‘finde’ sería la solución. Un planteamiento que suena a idílico porque por ese camino también hay problemas en el calendario, entre otros, por la continuidad en la Champions de Barcelona y Atlético, que se tendrían que ver cara a cara en cuartos de final, o las peculiaridades en los desplazamientos ligueros, sobre todo con el Granadilla, que necesita un despliegue temporal diferente al resto por su ubicación geográfica. Los protocolos que se manejan en el fútbol masculino son mas difíciles de gestionar en el futfem. Hay clubes que han manifestado que quieren que la competición acabe tal y como está, sin descensos, y que el año que viene haya 18 equipos en Iberdrola, con los dos ascendidos de la Reto, que ahora serían el Eibar (segundo del Grupo Norte) porque el líder es el filial del Athletic y el Santa Teresa (primero del Grupo Sur), con el Granada a un punto. Y luego está la Copa de la Reina, que quedó frenada en semifinales, pero ahí la solución para aligerar la hoja de ruta se antoja sobre el papel más fácil: una Final Four entre los equipos que resisten: Barcelona, Sevilla, Athletic y EDF Logroño. 

Por mucho que las matemáticas digan que aún es posible la segunda plaza (está a cinco puntos con el golaveraje en contra y faltan 24 por disputarse), al Levante se le acabó la historia en esos 12 días dramáticos del 5 al 16 de febrero. Le doy un aprobado a la temporada y gracias. De creer en grande a morir de nuevo en la orilla y resignarse a la medalla de bronce. De apuntar alto a caer sin remisión y asumir que todavía no ha llegado el momento de subir un escalón en la pirámide actual de la Primera Iberdrola. Los golpes anímicos de las derrotas en la semifinal de la Supercopa frente a la Real Sociedad (1-0) y en octavos de la Copa de la Reina, contra el Sevilla como en la edición anterior (3-0), marcaron la previa del partidazo por Europa frente al Atlético de Madrid. Ambos mazazos acabaron empequeñeciendo a un equipo que no compitió en el Centro Deportivo Wanda de Alcalá de Henares (4-1). El triple impacto provocó acelerar la maquinaria del siguiente proyecto con el propósito de volver a dar un paso al frente, acortar las diferencias y aunar los argumentos suficientes para no fallar en el momento clave. Una combinación de factores, no solamente futbolísticos, que se antoja ahora todavía más necesaria una vez que va irrumpir con fuerza el Real Madrid, con la pretensión de dar muchísima guerra, aunque veremos hasta dónde llega y si el globo blanco acaba deshinchándose por el jaleo con los derechos de formación. 

El segundo Levante de María Pry cambiará. Habrá marchas sonadas, algunas de jugadoras con muchas temporadas en sus botas en Orriols, e incorporaciones para poner en entredicho los roles de las últimas temporadas. Nombres al margen, hay que aunar talento joven con futbolistas que lleven impregnado el escudo en la sangre (las veteranas están diciendo adiós) y generar cantera, que el producto de la base pueda sentir que en el Levante puede crecer y sentirse en un futuro próximo jugadora de Primera a todos los efectos y por convencimiento. Porque la realidad es que el último debut de Ana de Teresa en casa del Rayo Vallecano en su tercera convocatoria (26 de enero) quedó en una cuestión de necesidad por las ausencias. Os aseguro que hay mimbres. Tiempo al tiempo. Hay que atreverse y apostar por las ‘peques’. Sin presión, con continuidad progresiva. Por dejar varias pinceladas, en la factoría hay internacionales con la española como Fiamma Benítez y Ainhoa Bascuñán, que a finales de febrero fueron campeonas con la Sub-16 en el Torneo de Desarrollo de la UEFA en Inglaterra tras firmar un pleno de triunfos frente a Estados Unidos, Dinamarca y las anfitrionas. O ante los problemas para firmar una centrocampista de músculo y contención, más aún tras la más que posible marcha de Maitane, está Gema Climent en el filial de la Reto Iberdrola. 

Eva Navarro y Ona Batlle

Mucho se está hablando del destrozo que puede hacer el nuevo Real Madrid. Mucha expectativa que rápidamente puso en alerta a un Levante con avales suficientes para lanzarse al mercado. A la espera de lo que suceda con Eva Navarro, que junto a Ona Batlle, pretendida sobre todo por el Barcelona y también por el Atlético, focalizan el tema estrella del fútbol femenino nacional por el caso de los ‘derechos de formación’, en el Levante asumen el adiós de Maitane e Ivana, dos de sus puntales en la medular y el centro de la defensa respectivamente, que acaban contrato y que apuntan a vestir de blanco. No son las únicas que saldrían y habrá reacción. Hay nombres propios que están sobre la mesa de la dirección deportiva y que gustan mucho para el equipo 2.0 que seguirá liderando Pry como la polivalente centrocampista Sheila García (Rayo), la prometedora central María Méndez (Deportivo), la contundente defensa Aldana Cometti (Sevilla), la talentosa blanquinegra Carol Férez (VCF Femenino) o la centrocampista francesa Sandie Toletti (Montpellier). Con Eva y Ona aún faltan capítulos por escribirse. Ni se puede garantizar que formarán parte del proyecto 2020/2021 ni tampoco que harán las maletas y se marcharán, incluso al fútbol extranjero. 


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email