GRUPO PLAZA

campeonato de españa de atletismo en pista cubierta

Jorge Ureña y Fátima Diame despegan en Madrid

18/02/2023 - 

VALÈNCIA. Jorge Ureña dejó atrás sus penas en Gallur. Una lesión en el pie de batida le llevaba mártir desde hace meses. Por eso se operó en verano, pero no terminaba de encontrarse al cien por cien. Hasta que llegó este Campeonato de España, la última oportunidad para salvar la temporada en pista cubierta, y en dos días memorables enterró sus miedos. El de Onil logró su quinto título de campeón nacional con 6.173 puntos, que, además, le colocan en el Europeo de Estambul, que se celebrará del 2 al 5 de marzo, y asciende al tercer puesto del ranking continental del año.

El pentacampeón de España estaba radiante al encontrarse con su mejor versión, con esos 6.173 puntos que le proclaman un año más -tiene dos platas y un oro en los Europeos bajo techo- como candidato a las medallas. “Estoy muy contento. Al final la competición ha sido muy buena y después de todo el tiempo de lesiones que he pasado ya tenía ganas de sentirme más atleta y que las cosas empezaran a salir”.

La segunda jornada no empezó bien del todo. Su amigo Eusebio Cáceres tropezó en la primera valla -no entró en la meta y sumó cero puntos en esta prueba- y eso le complicó un poco la carrera. “Ha habido un momento en el que lo he esquivado y he perdido un poco el ritmo pero lo he salvado. En la pértiga ya estaba muy cansado y he echado el resto. Y en el 1.000 a mí no me gusta correr a ritmo, no sé, se me va la cabeza, yo prefiero ir a tirones, pero al final se me ha hecho largo… Por suerte tenía la mínima a tiro. Ahora voy a Estambul a por todas. Creo que era casi más difícil llegar que luchar por las medallas y el objetivo es pelear por una. Para eso, como siempre, saldré a intentar batir mi récord de España (6.249)”.

La gran sorpresa la protagonizó su compañero de entrenamiento Pablo Roelas. El atleta del Colivenc se colgó la medalla de bronce gracias a un segundo día espectacular en el que mejoró dos veces su marca personal en la pértiga (4,85). El de Ibi, que entrena también con José Antonio Ureña, logró su mejor registro de siempre (5.496 puntos).

La segunda medalla de oro llegó en la longitud, en una final en la que no falló Fátima Diame. La valenciana, que entrena en Guadalajara con Iván Pedroso, se impuso con un gran salto de 6,66. Con este registro se asegura una plaza en la selección española que viajará a Estambul para disputar el Europeo.

Diame afrontaba únicamente su segunda competición en esta temporada bajo techo y aún así se llevó su séptima medalla de oro, seis en longitud y una en 60. Y eso que era únicamente su segunda competición de la temporada. “Me he encontrado muy bien de principio a fin. Es mi segunda competición y hemos ajustado varias cosas que nos faltaban. En el Europeo iré a por todas y espero estar lo más cerca posible de las medallas. No quiero decir una marca porque sería limitarme pero espero estar por encima de mi marca personal (6,71)”.

En este concurso se produjo la despedida del atletismo de Marieta Jover, una institución del salto de longitud, que dijo adiós con dignidad y un mejor salto de 6,13 que le dio el quinto puesto.

En la jornada matinal llegó la primera medalla para el atletismo valenciano gracias a Alexis Sastre, tercero en salto de altura (2,12). El de Benicarló estaba decepcionado con la marca pero convencido de que está en el camino para volver a ser un saltador por encima de 2,20.

También hubo sorpresas agradables, como el quinto puesto de la joven Laura Alegre, quien con solo 18 años igualó su mejor marca personal (1,75) y se codeó con las mejores de la final. La otra la dio la velocista Laura Castillo,  que mejoró dos veces su marca personal (24.31 en semifinales) y se coló en la gran final de 200.

En la final de triple salto, María González, decepcionada con su marca (12,65), lejos de los 13 metros que se espera de ella, solo pudo ser quinta en una final en la que se subió al podio con solo tres centímetros más de lo que saltó. Claudia Rubio fue séptima (12,33).

En las semifinales de 800 dio muy buena sensación Javier Mirón. El alicantino, que esta temporada reaparecía después de 19 meses lesionado, entró de la mano de su compañero Saúl Ordóñez y los dos pasaron a la final. En las semifinales de mujeres Marta Olmedo entró segunda y se clasificó por puestos para la final del domingo.

En la final de 3.000, Abderrahman El Khayami fue el único que salió a luchar por las medallas y lo acabó pagando. Primero pinchó y luego se retiró justo cuando le pasaban sus dos compañeros de equipo: Enrique Herreros, que fue sexto (8:05.74), y Miguel Chazarra, séptimo.


next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email