X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de enero y se habla de valencia cf Rodrigo PODCAST opinion
GRUPO PLAZA

Peleando a la contra

La revolución Roger

24/08/2019 - 

VALÈNCIA. La semana pasada el Llevant mereció ganar en Álava y perdió. El año pasado en Orriols la escuadra blaugrana malogró una y mil ocasiones ante el Villarreal y cayó derrotado con dos goles en el último suspiro. Ayer, los del Madrigal pudieron llevarse una renta de tres o cuatro goles a favor al descanso, pero Aitor y Vukcevic sostuvieron en pie al equipo levantino. Marcharse 0-1 al vestuario fue la mejor de las noticias, visto lo visto. Ya en la reanudación, el Villarreal acusó la intensidad del primer tiempo, relajó los pistones y los levantinos, a falta de buen fútbol, sacaron la casta y,con la salida al césped de Roger y Hernani, acabaron de acongojar a un rival que había estado muy cómodo hasta el descanso.

El Llevant, en definitiva, supo sufrir y mantenerse vivo para tener sus opciones.

Los penaltis y Morales.

De repente llegó un penalti inesperado, pero justísimo. Minuto 67'. Una oportunidad de oro para empatar, meterse de lleno en el partido y minar la confianza del submarino. Sin embargo el Comandante, el gran capitán granota, el carismático Morales, volvió a mostrar su peor cara, como ya sucedió el curso pasado, hurtándole el lanzamiento a Roger, el gran especialista, para tratar de maquillar egoistamente una grisácea actuación personal. Lo lanzó mal y falló. Morales tiene otras muchas virtudes, pero no sabe tirar penaltis. No debe volver a tirarlos, con Roger o Bardhi en el terreno de juego.

La revolución Roger.

Por fortuna el árbitro mandó repetir con buen criterio, ya que Andrés se adelantó casi un metro. Roger la empotró en la red, fuerte y ajustada al palo. Imparable. Aunque Andrés llegara a tocarla, un balón así te dobla las puntas de los dedos. El Pistolero acababa de salir, en el impás en que al árbitro le chivaron desde el VAR que se había comido un penalti de libro sobre Bardhi. Roger revolucionó el partido, con su precisión desde los once metros, pero sobre todo con un espíritu de lucha indómito que contagió a sus compañeros y que forzó la segunda pena máxima, tras presionar y robar el balón a Andrés. También Hernani aportó lo suyo, con verticalidad y efervescencia, al cambio de actitud del Llevant en la segunda mitad.

Un 2-1 inesperado.

Tras el 2-1, el Llevant se agazapó atrás, ordenado y tratando de disimular sus carencias en la banda derecha. Salió Miramón por Morales, para blindarla, pero debió hacerlo mucho antes, justo tras el 2-1; no en el 83'. Con el submarino volcado, el Llevant pudo sentenciar a la contra. Gerard, por parte visitante, tuvo una desde el punto de penalti que lanzó a las nubes. Y Aitor sacó un trallazo que iba directo a la madera. Insuficiente para empatar.

En la primera mitad el Llevant se había mostrado muy inferior a un Villarreal poderoso, con hechuras de grande. Presionó al Llevant en todo el campo y atesoró el control con un Cazorla y un Iborra omnipresentes. Vukcevic se multiplicaba ante la languidez de Campaña y Rochina y la falta de precisión impedía al Llevant trenzar jugadas y le obligaba a fiarlo todo en balones a la banda de Toño, muy vigilado.

Coke, Campaña y Morales, desaparecidos.

Durante esa primera mitad, el Llevant mostró carencias flagrantes: la banda de Coke fue muy vulnerable; éso obligó a Vezo a posicionarse prácticamente como segundo lateral, generando un desequilibrio en toda la defensa. Toño y Postigo tampoco estuvieron demasiado seguros en la otra banda. El Llevant no mantenía el esférico ni era capaz de filtrar balones peligrosos para León y menos aún para un Morales desaparecido, inocuo en punta, sin frescura en las piernas para caer a las bandas y sin la punta de velocidad para desbordar.

0-1 al descanso, la mejor noticia.

Campaña, como ya sucedió el curso pasado durante la crisis de fútbol y resultados, se borró. Renunció a ser el líder, no pidió el balón ni asumió responsabilidades ni riesgos, se marchó de la sala de máquinas y dejó la madeja a Vukcevic, que trató de multiplicarse, como stopper y como organizador. La situación era frustrante, con un equipo estéril en ataque y sufriendo atrás; las ocasiones eran todas para los visitantes.Sólo Bardhi ensayaba combinaciones en la zona de ataque, con intencionalidad y picardía pero con escaso éxito.El 0-1 con se llegó al descanso era a todas luces escaso para el merecimiento de unos y otros.

En la segunda mitad el Llevant mejoró sensiblemente atrás, Vukcevic se ajustó más aún el traje imperial y Rochina se entonó. Iborra y Cazorla redujeron la intensidad y así, sin crear ocasiones claras, el Llevant comenzó a percutir en las proximidades de Andrés. Con fe y convicción llegaron los penaltis, la remontada y el agazaparse para conservar el botín: tres puntos que saben a gloria.

En todo caso, no hay tiempo que perder: el Valladolid está a la vuelta de la esquina y Paco López tiene trabajo para que el Llevant carbure como se espera.

Claves, por Borja Bens

••• El gol del Villarreal, nada más empezar el partido, viene precedido de la falta de presión ejercida por el Llevant: els groguets sacan un balón jugado desde la defensa, dan un pase largo y en un par de toques llegan a portería y marcan fácilmente.

••• Aitor ha sido decisivo: sus intervenciones evitaron al menos tres goles en la primera parte.

••• El VAR acertó. El árbitro revisó la jugada del primer penalti, pese a haber transcurrido unos minutos de juego. Efectivamente era clarísimo: lo pitó y tras el fallo de Morales, mandó repetir porque el portero había avanzado su posición. Cinco minutos después señaló otro,también justo. Podría incluso haber expulsado al portero.

••• Roger revolucionó el partido, pese a jugar sólo media hora: asumió la responsabilidad de anotar el primer penalti, en la repetición; provocó el segundo, y lo marcó también. Y además contagió al equipo de su espíritu guerrero.

El comentario, por Borja Bens

El inicio del partido de hoy me ha planteado una duda: si Roger hubiera jugado desde el minuto uno, ¿hubiese marcado Gerard Moreno ese gol tan tempranero? Porque la realidad es que la defensa del Villarreal sacó el balón como quiso sin presión por parte de nuestros delanteros.

Hoy a Roger, aparte de anotar los dos penaltis que nos han dado la victoria y de provocar uno de ellos, se le ha visto defender el resultado con uñas y dientes. Otro futbolista cuyas virtudes no habíamos tenido ocasión de disfrutar más que con cuentagotas, hoy ha sido imprescindible en el centro del campo granota: Vukcevic ha estado impecable en el corte y, si el partido ha sido de 11 contra 11, es porque él ha hecho muchas coberturas.

Al inicio del encuentro tenía claro que el Villarreal iba a generar muchas ocasiones de gol, pero Aitor las ha desbaratado todas. Ha sido uno de los culpables de que hoy el Villarreal se vuelva a La Plana de vacío. Esta temporada tenemos un portero titular que nos puede hacer ganar muchos puntos. Aún así esperemos que el buen juego permita evitar que Aitor se vea obligado a ser tan protagonista.

Uno a uno: Aitor (9); Coke (4), Postigo (5), Vezo (6), Toño (6); Rochina (5) (Hernani (7) 62'), Vukcevic (9), Campaña (3), Bardhi (7); Morales (3) (Miramón (6) 83'), León (5) (Roger (9) 62').

Paco López (6).

Goles0-1 Gerard 2';1-1 Roger 67' (p); 2-1 Roger72' (p).

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email