X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Ladran en Madrid... luego cabalgamos

1/02/2019 - 

VALÈNCIA. Vale, sí, ya debería prestar atención al duelo inmediato del Valencia pero sigo dándole vueltas  ese partidazo de Copa ante el Getafe y a la iracundas reacciones de la prensa mesetaria en contra del Valencia y linchándonos de una forma desproporcionada y vergonzante. Y pongo "linchándonos", y me incluyo de alguna forma en el texto, por la sencilla razón de que soy un periodista valenciano con quiere a Valencia pero a la vez también me considero recto y poco partidista en mis escritos y por esa razón, con la razón que te otorga el tiempo y la lectura, es por lo que aborrezco a ese prensa de Madrid cercana a Getafe y con la vitola de ser una prensa nacional -dicen ellos- y muy parcial -eso ya no lo dicen ellos- que han linchado mediáticamente al Valencia de una forma bochornosa y partidista tras cargarnos con toda justicia y de forma inolvidable a un equipo marrullero y dañino para el fútbol en general en una eliminatoria que quedará siempre en el recuerdo de los valencianistas de verdad.

INTOLERABLE

Y sí, si lo que querían era ayudar al Getafe y deslucir la gesta del Valencia solo lo han conseguido para Madrid y su entorno pero de alguna forma, ese ataque asquerosete e injustificado de los medios mesetarios, sí que ha conseguido un objetivo inigualable. ¿Objetivo? Pues sí, uno muy claro y rotundo. El valencianismo se ha unido de forma rotunda ante los ataques 'extranjeros' de la meseta y ha cerrado filas de forma absoluta en torno a su equipo y a su gesta. Y eso es lo verdaderamente importante. Aplaudir el partidazo que se marcaron los de Marcelino en esa remontada épica ante el Getafe es lo justo y necesario si sientes los colores del Valencia y no te dejas manipular por unos medios de comunicación injustos y con el teórico cartel de medio nacionales de Madrid.

Y ES UNA PENA

Y la verdad es que es algo delirante y penoso que el fútbol se esté convirtiendo en una guerra de trincheras que le hace un daño ineludible y contrastado al propio fútbol. Miren, el periodismo tradicional, el periodismo sin banderas ni bufandas que tanto hemos criado y que tanto respeto nos merece se ha convertido en una desigual y partidista lucha por la audiencia en la que vale todo y cabe de todo con tal de agradar a tus oyentes o lectores aunque le estés vendiendo mentiras a golpe de talonario que nos deberían dar una vergüenza descomunal al resto de los mortales. Yo pienso seguir en esa línea que me enseñaron mis mayores y es una línea que sí que tiene corazón -soy valencianista de cuna, las cosas como son- pero que ese corazón nunca debe amagar la verdad a cambio de aplausos facilongos de la gente que tienes a tu alrededor. Y repito lo dicho anteriormente. La prensa mesetaria, esa que dice que es prensa nacional, se ha pegado un pasote considerable defendiendo el antifútbol del Getafe y las malas formas del Getafe.

Y PENSEMOS EN MADRID

Y ahora, para que todos ustedes lo vean claro y no se lleven a engaño por la manipulación indigna y mesetaria, piensen que ese Getafe que nos venden como ejemplo de fútbol obrero y trabajador jugó el partido anterior en el Bernabéu y resultó que dos jugadores de ellos fueron expulsados de forma algo alucinante pero como el rival era el Real Madrid y ganó el Real Madrid en este caso no existe linchamiento mediático ya que el triunfador de semejante envite fue un Real Madrid que como todos ustedes saben marca su pasos y sus crónicas de forma indisimulada y partidista. Es decir, aquí en Valencia el Getafe fue el bueno de la película para ellos mientras que en el Bernabéu fue el malo malísimo que se mereció dos expulsiones o incluso tres. Pero ahora todo cambia. el rival del Getafe fue el Valencia y no el Madrid y eso quiere decir que el Getafe es el bueno y el Valencia el malo malísimo de su película. ¿Pero saben qué? Les repito lo anteriormente dicho. Soy valenciano y valencianista y procuro o intento ser justo cada vez que hablo o cada vez que escribo. Y en este caso, y en el mogollón de casos precedentes, les aseguro que me encanta ser imparcial y ser del Valencia hasta la médula. Me alegra un disparate ver al Valencia en semifinales de Copa por méritos propios y gracias a un partido inolvidable y hermoso. Y en este caso me alegra un montón más que el Bau periodista coincida plenamente y con orgullo del Bau profesional. Estamos solos. Ladran en Madrid... pero cabalgamos, y eso es lo verdaderamente importante.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email