X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entrevista proyecto fer

Lara González: "El día de mañana me veo viviendo en España"

La jugadora valenciana de balonmano, internacional con la selección española, tuvo que buscarse oportunidades fuera de nuestras fronteras y sueña con poder regresar algún día

13/10/2018 - 

VALÈNCIA. Lara González (22/02/1992, Alicante) es una de las jugadoras de balonmano más importantes de España, en el panorama actual, que tuvo que buscar un futuro mejor fuera de nuestras fronteras hace ya siete años. A sus 26 años de edad ha pasado por diferentes ligas europeas, participando en competiciones continentales, ganado títulos y se ha convertido en una pieza fundamental de la selección española.

Lo cierto es que desde pequeña, a la alicantina se le juntaron todos los ingredientes para crear a una jugadora de balonmano de primer nivel. “Empecé a jugar a balonmano cuando tenía 11 años en el colegio en Santa Pola. Con las amigas de clase era el deporte que más se llevaba. También el balonmano me tira un poco de familia porque mi padre jugaba balonmano y tengo una hermana mayor que también juega entonces a veces iba a verla. Mi familia siempre ha sido muy deportista. Mi padre es profesor de educación física, yo siempre he practicado muchos deportes y el balonmano es el deporte que tenía en la familia y el colegio”.

Lara no tardó en mostrar su espectacular proyección. Con 16 años fichó por el Club de Balonmano de Elche aunque no tardó demasiado en verse obligada a buscar su oportunidad lejos de su hogar. La jugadora cuenta que “cuando tenía 19 años me llegó la llamada de un equipo francés que era campeón de liga. En aquella época yo estaba en el Balonmano Elche pero la situación se complicó mucho en el último año debido a problemas económicos, muchas jugadoras se fueron, nos quedamos las de casa y el entrenador lo dejó. Entonces debido a la situación que se generó en el club y en general en España, que fue en 2012, tomé la decisión de irme a Francia. Hay trenes que pasan una vez, decidí tomarlo y fue una gran experiencia”.

Aunque ha sido una gran oportunidad, la alicantina también confiesa que marcharse es una de las cosas más duras que ha tenido que soportar del balonmano. Con 26 años este ya es el séptimo que está en el extranjero. “Lo más duro de este deporte a nivel personal es el hecho de haber tenido que dejar la familia, fuera de casa y de España” explica Lara.

Eso y continuar con los estudios. “Es cierto que cuando eres deportista entrenas dos veces al día y tienes el resto del día para ti. Cuando lo tienes que hacer a distancia como es en mi caso, que no tienes la oportunidad de ir a clase, es bastante más complicado”, asegura la jugadora que está terminando de estudiar Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Lara se lamenta de que hay “profesores que te cambian los exámenes y no siempre te dan todos las mismas facilidades”, por lo que piensa que  “es algo que con el paso del tiempo se debería regular un poco más e intentar dar más facilidades a los deportistas de alto nivel, sobre todo en cuanto a herramientas de estudio”. La valenciana habla de que en el deporte “el sacrificio es diario”.

En estos siete años lejos de Santa Pola, Lara ha estado tres años en Francia, uno en Hungría, dos en Dinamarca y este año ha vuelto a tierras francesas. Una gran montaña rusa que Lara valora como “positiva” puesto que “tanto en todos los sitios en los que he estado muy buen como en los que no he estado tan bien me han aportado y me han hecho aprender y crecer no solo como jugadora sino también como persona”. En todo este tiempo, “el hecho de haber ganado títulos, por ejemplo en Metz, que gané cinco títulos, en Dinamarca gané un título. El haber jugado Champions League, competición europea, esas posibilidades en España no las habría podido tener. Además a nivel personal el tener que sacarte las castañas del fuego, ser independiente, aprender idiomas, conocer otras culturas… Creo que eso enriquece y te hace crecer”, cuenta la valenciana.

Pero Lara lo tiene claro “como en España no se vive en ningún sitio”. Ella no es la única jugadora de balonmano que tuvo que partir del territorio nacional y confiesa que cuando se reúnen con la selección española, siempre hay “muchas ganas de volver a España” entre ellas. Y la realidad es que a Lara le “encantaría” poder volver a nuestro país: “Yo el día de mañana me veo viviendo en España, eso seguro”.

Pese a que ahora la valenciana ha vuelto a Francia, su última temporada en Dinamarca no fue de las más fáciles de su carrera aunque Lara siempre intenta extraer el lado bueno de las cosas. “Con el equipo ganamos la Copa, jugamos los playoff y al final quedamos cuartas. A nivel personal fue un año un poco de superación. La valoración global del año con el club es positiva, en la que superé distintas dificultades y objetivos que tenía marcados. La guinda que faltó fue en el Campeonato del Mundo que tuvimos en diciembre con la selección no conseguimos el resultado esperado”. El combinado nacional quedó en undécima posición.  

Los logros conseguidos representando a su país son los más importantes para Lara. No en vano, sus éxitos más valorados son “la medalla de plata con la selección española en el Europeo de Hungría-Croacia en el 2014 y la quita posición en los Juegos Olímpicos de Río”. Pero es que también su objetivo que espera con mayor ilusión es con el combinado nacional: “En diciembre vamos a disputar el campeonato de Europa que se celebra en Francia y ese es mi objetivo más importante a corto plazo, el ir y hacer un buen resultado”. A largo plazo, “mi máxima aspiración es los Juegos Olímpicos de Tokio 2021”, admite Lara.

Hasta ese momento, el reto más próximo es con su equipo, el BM Besancon. La alicantina explica que “ahora estoy con el equipo, este fin de semana comenzamos la competición europea. El primer objetivo es pasar a la siguiente ronda y llegar a la fase de grupos”.

Aunque Lara esté en estos momentos lejos de la ‘Terreta’ no puede sentirse más cerca de ella gracias al apoyo del Proyecto FER: “Para mí es un honor y un orgullo pertenecer a la Comunidad Valenciana que tiene una fundación que ayuda tanto al deportista. Sentimos que el esfuerzo que hacemos diariamente en modalidad en las que no hay tanto reconocimiento, el que se nos apoye, nos dé visibilidad y se nos reconozca”.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email