Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Marcelino... ni pan ni vino

El nuevo entrenador del Valencia puede admitir muchas cosas pero existe una que le importa un disparate y que obliga a sus jugadores a cumplir un disparate con sus ideas. La comida, le importa un disparate la comida, y eso lo lleva a rajatabla

12/05/2017 - 

VALENCIA. Es español. Es un tipo bajito, con cara de mala leche, que sabe lo que hace y que no se corta un pelo en liquidar a quién no cumpla con su trabajo y con su guión. Pero oigan, no confundan a Marcelino con "pan y vino". De eso nada. El nuevo entrenador del Valencia puede admitir muchas cosas pero existe una que le importa un disparate y que obliga a sus jugadores a cumplir un disparate con sus ideas. La comida, le importa un disparate la comida, y eso lo lleva a rajatabla desde el primer minuto que desembarque en el Valencia. Vale, sí, le importan otras muchas cosas pero eso del "ni pan ni vino" me venía francamente bien para titular esta columna. Y así ha quedado.

DE LOS 'NUESTROS'
Bien, vayamos a lo importante. Marcelino es la primera apuesta de Peter Lim donde impera el sentido común. Un técnico español que conoce la Liga española para trabajar en un equipo de la Liga española. Eso tan simple y tan real, eso que se nos estaba negando a todos los valencianistas a distinguir en nuestro equipo, se acaba de dar ahora y es necesario ponerle mérito a nuestro nuevo director general, Alemany. La idea es suya y el ok de Peter Lim ha sido para la idea de Alemany... y por ahí hemos dado un paso de gigante.

TUVE DUDAS
Confieso que con el nombramiento de Alemany albergué ciertas dudas sobre si Lim y su gente le iban a dejar trabajar con un mínimo de sentido común. Pero de momento ha dado el primer paso y es un buen primer paso. Ya no se trata de que te guste más o menos Marcelino. Se trata de que la apuesta de Alemany sí responde a lo que necesita el Valencia para retomar su andadura en la Liga española. Marcelino te puede gustar más o menos... pero que nadie dude de que el Valencia va a invertir por primera vez en un técnico que sí conoce su trabajo y sabe como ejercerlo.

LA LECHERA
Ahora, una vez se incorpore Marcelino al cien por cien a su nuevo club, tenemos que empezar a reconstruir una plantilla brutalmente larga y excesivamente ineficaz. Sobran un montón de jugadores y tenemos poca 'plata' para fichar a los que necesitamos. ¿Y? Pues que ahora de lo que se trata es de tomar decisiones -contando con el técnico- con una rapidez endiablada para que la nueva plantilla del Valencia se ponga a las órdenes de Marcelino en tiempo y forma. Hay mucho trabajo por delante... pero yo a partir de ahora sí que confío en Alemany y sí que confío en Marcelino. Los dos saben lo que se llevan entre manos. Y vale, sí, me quedaré sin pan ni vino... pero seguro que "comeré" de forma distinta, más racional, más como yo quiero que sea el Valencia... y eso ya es mucho para mi. Un paso adelante gigantesco

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email