X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

ASEGURA QUE EN MERITON "FALTA ENTENDER LA IMPORTANCIA DE UN VESTUARIO EN UN CLUB DE FÚTBOL"

Mateu Alemany: "Faltó comunicación para que Lim entendiera que el Valencia fuera a por la Copa"

12/11/2019 - 

VALÈNCIA. El ya ex director general del Valencia, Mateu Alemany, valoró en rueda de prensa el posible detonante de la consecución de la Copa del Rey para el cese definitivo de Marcelino, así como los aspectos relativos a las dudas con el entrenador durante el transcurso de la temporada pasada.

¿Comparte que la razón del cese de Marcelino fue la consecución de la Copa del Rey? 

"Yo lo que puedo decir de la Copa es que tendría que haber habido una mejor comunicación con el propietario. Primero, públicamente tanto el entrenador como yo siempre manifestamos que, dado el calendario, la prioridad, el gran objetivo, era conseguir estar entre los cuatro primeros en La Liga. Con los calendarios actuales es inviable poder usar un once tipo continuamente en todas las competiciones. Ambos manifestamos que la Copa la íbamos a competir pero evidentemente usando la profundidad de la plantilla que teníamos y dándole minutos a los jugadores con menos minutos. Y eso fue así. Si repasamos los octavos, cuartos, semifinales... se puede ver. 

Faltó comunicación. Estoy convencido que no llegó la comunicación a Peter. Jugamos el partido de cuartos ante el Getafe rotando. A la vuelta, con el 1-0 del partido de ida, tenemos una comunicación clara por parte del vestuario respecto a lo que deseaban, y evidentemente el míster y yo hablamos del tema: los futbolistas estaban ultramotivados para pasar esa eliminatoria. Era fácil, íbamos a tratar de meternos en semifinales. Lo que falta entender ahí es la importancia que tiene un vestuario en un club de fútbol

Lo que aquel día supuso para el temporada. Esa es la lectura que a mí me hubiese gustado que hiciera Peter. Ese día, a pesar de que seguíamos rotando, fue el día que nos metió en la Champions. Luego nos tocó el Betis y en las semifinales nadie duda que hay que ir a conseguir la final. Sí puedo entender que pudiese sorprender que en la vuelta del Getafe jugásemos con un once titular, aunque en la plantilla del Valencia hay 16 o 17 titulares... Lo demás son interpretaciones. Si volviese atrás volvería a apoyar lo mismo. Hay que tener la suficiente cintura para cambiar rumbo sobre el terreno". 

¿El contrato de Mateu Alemany tenía una cláusula en la que tenía que tener conocimiento de las operaciones del club? ¿Se ha obviado? ¿Podría ir a un tribunal?

"Ir a un tribunal me rechina y más con un club que tanto me ha dado. En mis competencias estaban claramente tanto intervenir en la toma de decisiones -aunque intervenir no significa decidir-. Yo siempre fui respetuoso con que la última decisión siempre estaba en manos del máximo accionista, y eso Peter me lo reconoció. Soy un hombre de club y conozco muy bien los procesos y el respeto que hay que tener las posiciones de un club. Ni Marcelino ni yo hemos querido decidir. Sí creíamos que mediante el consenso había que buscar lo mejor para el club.

El proceso es muy largo, es complicado y es exigente. Siempre he tenido muy claro que aquí cada año hay -aunque el primer año fue otra cosa- entre ocho o nueve decisiones anuales con las que te juegas el futuro. Y hay que meditarlas bien, no pueden ser emocionales sino racionales. Hay una ortodoxia en la toma de decisiones y esa ortodoxia pasa por los filtros. Hay muchos analistas observando a jugadores, y luego nos peleamos. Nos hemos peleado mucho. El míster y yo teníamos una buena relación, pero no nacimos con la misma idea de todo. 

Hemos tenido que buscar consenso y nos hemos tenido que entender. Y yo con Marcelino me comprometí a no fichar a ningún jugador que él no quisiera. Y entendíamos que todas las decisiones tenían que pasar por arriba (Lim) pero que no podía venir ningún jugador que el entrenador no quisiera. Ese era mi trabajo y a eso vine al Valencia". 

¿Cuántas veces Peter Lim quiso destituir a Marcelino en los momentos difíciles y Mateu Alemany tuvo que detener la decisión? 

"Estoy sujeto a confidencialidad, pero digo una cosa clara: la decisión final era de Peter. Cuando había una situación de crisis de resultados hubo conversaciones y opiniones, pero lo que está claro es que la decisión final fue de Peter. Si él no hubiese querido seguir con el entrenador, no hubiese seguido. Debo decir que el que tiene el botón rojo lo tiene el máximo accionista. Si Marcelino siguió fue porque al final él quiso".

¿Peter Lim entendió que el vestuario decidiera no tirar la Copa e ir a por ella? 

"Es que yo creo que Peter Lim no tiene en la cabeza la teoría que he explicado sobre el vestuario. No sé si lo entendió, me hubiese gustado pero no puedo ir más allá de la explicación que he dado".

¿Se va a vender a ADU Mediterráneo la parcela de Mestalla?

"Sé que tenían un plazo pero en ese plazo yo no tenía funciones en el club y he perdido la pista. Había unos permisos con la cooperativa pero tendrá que ser el Valencia quien conteste. Todo iba muy bien pero no puedo informar de nada más".

¿La motivación de Peter Lim en el Valencia es deportiva (ganar títulos) o una motivación únicamente empresarial o económica? 

"Sería hablar por terceros, pero lo que puedo decir es que yo, en el tiempo que he gestionado el Valencia, no he percibido situaciones extrañas. Mantuve total libertad en las negociaciones. Por ejemplo, yo con Jorge Mendes tengo una buena relación profesional pero hemos manejado operaciones con él como con cualquier agente. 

Con la Champions se han doblado ingresos, y eso es obvio para cualquiera. Diría que no existe una diversidad entre lo deportivo y lo económico, sino que van unidas. Si tus jugadores rinden significa mayor valor de la plantilla, éxitos deportivos significa entrar en competiciones con mayores beneficios... 

Va íntegramente ligado. La locomotora es el primer equipo, si estás arriba podemos hablar de inversiones en cantera, infraestructuras, en el departamento comercial... Todo es en beneficio del valor del club. Está claro que el Valencia de hoy tiene un valor, y el del 2017 tiene otro muy diferente, más allá de la clasificación de la FIFA en cuanto a clubes". 

¿Hay veto para recalar en otro equipo?

"No existe ninguna limitación a que yo pueda trabajar en otro sitio".

¿Sigue vigente el preacuerdo que había con Rodrigo antes de su marcha?

"No tengo ni la más mínima idea. Sé lo que pasó en el verano pasado, porque con Miguel A. Gil me une una relación profesional y personal excelente. Por eso sé cómo se produjo todo. A partir de ahí no sé lo que hay ahora". 





next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email