X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Me guardo la sorpresa para el final

18/06/2019 - 

VALÈNCIA. Lo confieso: esta mañana me he sentado ante la hoja en blanco con el ánimo de escribir sobre algo, polémico o no, actual o no, y solo me salía lo del caso Oikos, que está siendo ya surrealista y que cada vez se aleja más y más de la orilla del Valencia CF, a pesar de muchos otros que, además, ven cómo se arrima más de lo deseado a las lindes getafenses. Más allá de esto (y no tengo ninguna gana de escribir sobre corrupción) poco más se pueden decir en estos tiempos: será cierto aquello de que en tiempo convulsos la creatividad se dispara o se activa, mientras que en las épocas de calma se adormece en el sosiego. Algunos dirán que seguimos en guerra con el problema de la Grada Norte, pero la empresa privada Valencia CF ha tomado una decisión y a ella nos acogemos. Aunque es cierto que el aficionado es el cliente siempre, tenga o no tenga razón, el derecho de admisión sigue estando vigente en la empresas y a él se ha acogido el club, que es muy libre de actuar como le venga en gana, más aún teniendo en cuenta que cree estar en posesión de suficientes argumentos como para descabellar dicha grada.

Lo único que no quiero es que Mestalla se resienta de estas medidas y para eso es necesaria la complicidad de toda la grada, joven o no. Si el éxito de la próxima temporada pasa por convertir tu campo en una auténtica olla a presión, entonces ahí tenemos que estar todos concienciados. Y digo esto porque si estamos siguiendo los pasos del Atlético de Madrid (en su camino hacia la recuperación), casi fidedignamente, ahora es necesario convertir Mestalla en un bastión inexpugnable, donde ganar les resulte casi imposible a todos los equipos. Y para que esto ocurra deben combinarse dos cosas: rendimiento del equipo e implicación de la grada; así, si falla una de las cosas entonces volveremos a sufrir porque nuestro estadio no será una garantía de nada. De los 54 puntos que se disputan en Mestalla, si tú consigues al menos 47 puntos será difícil que no te clasifiques para la Champions siempre y cuando tu rendimiento fuera de casa sea, al menos, como el de esta temporada pasada. Y lo mismo digo de las otras dos competiciones que vas a disputar y aquí no cuento lo de la infamia de la Supercopa de España allá por el mes de diciembre.

De la confección de la plantilla poco más se puede añadir a todo lo que venimos diciendo unos y otros. Me consta que el Valencia está siguiendo a otro futbolista asiático, japonés por más señas, caído a banda izquierda y con buena llegada al área. Me consta también que del mercado holandés gusta el joven jugador del Heerenveen, Kik Pierie para el centro de la defensa, si sale el francés Diakhaby, pero este es un nombre de entre muchos otros que se están barajando. El rendimiento de este americano-holandés de 19 años ha sido muy bueno y su contrato vence en el 2020: con buena presencia en las dos áreas, tiene la posibilidad de jugar de lateral izquierdo (como demanda Marcelino) y tiene buena altura. Lo malo es que el Ajax ya le tiene casi convencido para sustituir a De Ligt si este se marcha.

Gusta también el danés Andreas Skov Olsen, que puede jugar en cualquiera de las dos bandas, como extremo o como interior. Su juventud (18 años) así como su rendimiento son dos valores en alza dentro de la secretaría técnica del club y su coste no sería muy elevado, aunque ya se dice que el Chelsea podría haber tomado delantera por él. Recuerda, en algunos aspectos, a Cheryshev, aunque está menos cuajado en una gran liga. No se trata de un jugador prioritario, pero puede ser una oportunidad de mercado, ya que también acaba contrato en el 2020.

Y por último, otro futbolista al que se le está siguiendo de cerca es el canadiense Jonathan David, que juega en el Gent belga. Se trata de un jugador muy de la cuerda de Marcelino, con gran movilidad, buen olfato de gol, casi como jugador de segunda línea, capaz de enlazar en la transición del mediocampo hasta el área rival. Su valor se ha disparado en los últimos meses y su contrato acaba de ser renovado hasta 2022. La marca Adidas ya le ha firmado un importante contrato de patrocinio en vistas a que, en los próximos años domine, junto con los Weah, Maolida o Pellegri, el escenario europeo. Sería la incorporación más costosa. Pero lo cierto de todo esto es que son nombres que sí se han barajado en la secretaría técnica del Valencia CF y que se está viendo de qué modo o manera pueden o no pueden ser refuerzos válidos para esta plantilla, de quien se espera un gran rendimiento en un año tan exigente como el que acabamos de cerrar y una progresiva renovación.

No iba a hablar de fichajes y al final lo he hecho. Lo dicho: a veces cuesta escribir sobre cuestiones de interés, porque la actualidad en el Valencia CF es que estamos viviendo anestesiados por el éxito cosechado. Pero más allá de esto, qué decir: se me ha escapado y os he contado alguna cosa que sé que se está haciendo, viendo o valorando, lo cual no deja de ser un rumor más dentro de esta cascada constante de rumores que tan acostumbrados no tienen por estas fechas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email