GRUPO PLAZA

Mehdi Nafti: una pretemporada clave y al disparadero a las primeras de cambio

11/10/2022 - 

VALÈNCIA. Mehdi Nafti dijo adiós al Levante en la noche de este lunes tras nueve jornadas a cargo del primer equipo, que clasifica ahora mismo décimocuarto en la tabla de Segunda División y a solo dos puntos por encima de los puestos de un nuevo descenso de categoría. La racha de un punto de los últimos doce acabó de cortar la cuerda floja sobre la que caminaba el franco-tunecino. Nueve partidos ha durado el proyecto que confeccionó Felipe Miñambres y que ha pillado al astorgano en medio de una dura pérdida personal. Los tiempos del club y la ausencia del director deportivo por causa de fuerza mayor llevaron a Nafti a dirigir el entrenamiento mientras se encontraba en el mismo disparadero, después de las distintas convesaciones que se produjeron en el Consejo.

La pretemporada fue clave para el franco-tunecino. Cogió las riendas del equipo casi un mes después de que Alessio Lisci rechazara la oferta del club para ser Director de Metología y para continuar dentro de la entidad su aprendizaje como entrenador, una propuesta que anunció este periódico y a la que el italiano dijo 'no'. Desde entonces, una serie de decisiones comenzaron a pesar en sus directrices ya desde el mes de julio. Nafti ha repetido en diferentes ocasiones que no cree en los sistemas e intercaló distintos dibujos en el período estival, entre ellos una especie de 5-3-2 que no acabó de convencer al vestuario. Fue el esquema con el que inició La Liga y que, al paso de las dos primeras jornadas sin resultados positivos, intentó enmendar. 

La defensa de cuatro regresó al Ciutat después de un curso anterior con los tres centrales como dibujo preferido en retaguardia y cogido con las pinzas de las circunstancias de la plantilla, que había bajado sobremanera su rendimiento y que trataba de arañar puntos a la desesperada para salvar la categoría en el último suspiro. Los vaivenes de Mehdi Nafti desembocaron en un paso adelante efímero del grupo. Se ganó al Tenerife, pero se repitieron las "sensaciones extrañas" -como el propio Nafti había vaticinado- en Oviedo. La goleada al Villarreal, que bien pudo acabar en susto tras un buen puñado de minutos titubenates del equipo, solo fue el oasis de un desierto provocado por una idea de juego a la que le faltaron varios puntos de cocción desde meses atrás.

Es una de las claves de la mala marcha posterior del Levante. Nafti vivió también un verano marcado por la espera y la incertidumbre del mercado de fichajes. Sin conocer a ciencia cierta si podría contar más tarde con futbolistas como Campaña y De Frutos, el entrenador preparó a su equipo para un plan que se desbarató al poco tiempo de curso. También pesa en su mochila la incapacidad para encontrar la compenetración total entre Pepelu e Iborra, dos jugadores que casi por decreto y lo que suponen para el respetable granota han de estar sobre el terreno de juego. "Los mejores jugadores siempre son compatibles", ha comentado Nafti en diferentes ocasiones, aunque nunca ha llegado a dar con la fórmula para dos de los capitanes

De sacar a Pepelu del once ante el Burgos a idear una posición para Iborra incustado en zona de ataque, al más puro estilo de su etapa en el Sevilla, incluso prácticamente como punta. El moncadense, además, pasó al centro del campo e incluso se metió entre centrales frente al Racing. Tocó demasiadas posiciones, evidenciando así el desnorte del propio entrenador respecto a algunas de sus figuras. Nafti no ha resultado ser la solución al proyecto deportivo del Levante, hoy más en la cuerda floja que nunca, en Segunda División y sin encontrar la placidez esperada para la plantilla en nómina más costosa de toda la categoría. 

Felipe Miñambres, otra vez en un banquillo

Ahora será Miñambres el encargado de dirigir al primer equipo al tiempo que liderará de nuevo la búsqueda de un entrenador en el mercado. Se abre el debate y un período que, en cualquier caso, no tiene por qué llevar al director deportivo a dirigir el partido ante el Mirandés. No se descarta que se consiga cerrar a un técnico antes del jueves, aunque los tiempos y el poco respiro que ahora otorga el campeonato dificulta que el neuvo entrenador, aunque contratado, coja el volante en Anduva. 

Miñambres sabe lo que es entrenar. De hecho, tras cerrar su carrera como futbolista, se inició en los banquillos hasta llegar a los despachos del Rayo Vallecano. Entrenó desde el 99 al 2006 y pasó por las filas de Tenerife, Hércules, Salamanca, Alicante y Lleida, e incluso en el propio Rayo actuó de interino cuando cesó a Pepe Mel en febrero de 2010. Entonces Miñambres acabó la temporada y clasificó décimoprimero al cuadro madrileño en una temporada, la 09/10, que acabó con ascenso precisamente del Levante.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email