X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Mr. Wonderful fuera de la Champions

29/11/2018 - 

VALÈNCIA. Se dice muchos que hay partidos que se pierden o se ganan antes de jugarse. Pero también los hay que se se pierden después de disputarse. La mayor derrota del Valencia esta semana no ha sido el 1-0 contra la Juve, sino justo la que se produjo después.

Preámbulo. Concuerdo con quienes señalan que el Valencia es un equipo necesitado de tomar altura competitiva (no solo el equipo, toda la institución), acostumbrarse a esto, habituarse de nuevo a la Champions, al ritmo más vertiginoso. Sirve de atenuante. Cierro el preámbulo.

La derrota es especialmente dura cuando el Valencia en lugar de perder partidos pierde el oremus y se empequeñece, y sus portavoces intentan colárnosla vistiendo 5 puntos en la jornada 5 de Champions (y dos enfrentamientos mediante con el Young) como un voluntarismo épico, un lo hemos intentando todo pero no ha podido ser. Mr.Wonderful vive, la lucha sigue.

Más mortíferos que Dybala y Cristiano fueron las frases posteriores de los jugadores, el técnico y el presidente. “Lo hemos dado todo”, “hemos dado la cara”, “muy orgulloso de nuestro equipo, que ha luchado con mucho carácter”, o, en una muestra de dulzura desaforada, la frase del capitán: “vamos a un torneo que ha dado grandes alegrías”. Pura homeopatía competitiva.

Sí a estar comprometidos con un equipo que se va rehaciendo a pesar de tener una carencia bien grave de creación ofensiva. Al lado de un proyecto que merece persistir. Pero completamente en contra de esta condescendencia hacia nosotros mismos. Ese consuelo barato. El Valencia serio, tan serio que en el partido en el que se jugaba la vida en la Champions solo disparó una vez en la segunda parte.

No, el Valencia no lo ha dado todo en esta Champions. No, no hay motivo para estar orgullosos del paso del Valencia por el grupo. No, no es que sea un fracaso quedar terceros (más bien es una lógica económica), pero sí lo es la forma en la que has quedado tercero. No, no toca celebrar la Europa League tras caer de la Champions. No, no admitamos el adanismo de los que creen que no salir goleados de Turín ya es una muestra de evolución, porque de lo contrario, y bajo el señuelo de estar reconstruyéndonos, seremos cómplices de una involución que dura un largo ciclo, la del club que se justifica de forma enfermiza cada vez que no da la talla. 

Era más sencillo, tras perder 1-0 contra la Juve, no seguir perdiendo y dejarlo en un “hemos hecho una mala primera fase y tenemos que tomar nota”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email