GRUPO PLAZA

opinión pd / OPINIÓN

Un Valencia CF a lo Street Fighter

25/11/2020 - 

VALÈNCIA. ¿Habéis jugado a Street Fighter II? Es mi juego favorito de lucha. Siempre lo ha sido y siempre lo será. Me da igual la cantidad de juegos que salgan después. Sé que me he dejado más dinero ahí que intentando pagar la trimestral, pero es que me sigue flipando. Es el mejor que se ha hecho en la historia. Y, por si no os habíais dado cuenta aún en el título, era una segunda parte.

Sí, aunque no lo creáis, es una secuela, una segunda entrega, una segunda mitad. Había una primera parte. Era mala y horrorosa; lenta y poco variada; De pesadilla como ningún otro juego de lucha jamás visto –salvo el casposo Street Fighter the movie- pero no tanto ni tan terrible como las primeras partes del Valencia CF.

Porque el Valencia CF está hecho a base de segundas partes. Si el VCF sólo jugara segundas partes sería primero en la liga y con serias opciones a llevarse el título, entrar en Champions y, si me apuráis, ser el Dream Team de la nueva época. Pero no, no es así. A día de hoy me pregunto todavía por qué el equipo no es capaz de hacer una primera parte en condiciones en lo que llevamos de temporada. Salvo puntuales excepciones, las primeras partes del conjunto de Javi Gracia han sido un caos absoluto y una concatenación de errores y empanadas sobre el escenario. Las mismas que te daban por doquier en el primer Street Fighter.

Un juego que ha pasado a la historia –por decir algo- de lo malo que era. Era tan malo que la mayoría de gente desconoce que existe y piensa que Street Fighter empezó en la segunda entrega. Algo así como lo que le pasó a mucha gente con Terminator pero a escala uno por un millón. Este título era lento, el gameplay carecía de sentido y los personajes estaban mal generados. A pesar de que la idea argumental era buena basada en la historia de un torneo mundial de luchadores con Ryu como protagonista–que encima era pelirrojo- y Ken –que ya era rubio pero solo era jugable en modo versus-, el desarrollo era un absoluto desastre escénico. Vale que sentó las embrionarias bases de lo que sería género de lucha como el tema del multijugador, de los controles y de la lucha en 2D, pero más allá de jugar contra el de al lado, la CPU estaba rotísima y te reventaban a la mínima. Algo indefendible e injugable a día de hoy.

Y es que al Valencia CF le pasa lo mismo. Está rotísimo –para mal- en la primera parte. Son una calamidad los arranques del equipo y aún no sé el porqué. Es terrorífico cada inicio de partido. El equipo sale con un aspecto que, sobre el papel, puede ser interesante o aceptable hombre por hombre, pero nada más lejos de la realidad. El equipo no consigue enganchar dos jugadas, el rival te supera por todas partes, encajas goles a las primeras de cambio y eres incapaz de generar ocasiones. Eso sin contar que pierde los duelos individuales, hay desajustes en todas las líneas… un drama. Salvando honrosas excepciones, el once inicial sale con una losa y una mochila de presión que únicamente se quita cuando el colegiado pita el tiempo de túnel de vestuarios. Y así, es muy difícil.

Pero más difícil lo tenían los de Capcom para hacer Street Fighter II y consiguieron hacer un juego canónico y, todavía a día de hoy, divertido. El resultado: el mejor fighting game de la historia. Se lo curraron para evitar tener que sufrir otra primera entrega como la anteriormente mencionada. Mejoraron los controles al hacerlos más directos, cambiaron el gameplay, rediseñaron la imagen y, lo más importante, introdujeron nuevos personajes.

El Valencia CF intenta hacer lo mismo. Rediseña, mejora y cambia algunas piezas. Reordena al equipo y da una cara que no se asemeja en nada a la de la primera mitad. Este fin de semana lo vimos claro con la entrada de Guedes y Manu Vallejo, que cambiaron la cara de un equipo que venía en buena progresión desde el descanso. Un calco a lo que ocurría en la primera jornada contra el Levante con Manu Vallejo también de protagonista pero con Uros Racic en aquella ocasión como pareja de baile desde el banquillo. El equipo lo intenta, no arroja la toalla, está concentrado y, encima, genera muchas ocasiones.  Es un perfecto Street Fighter ya que nos engancha, lo hace fácil y hasta nos hace disfrutar –en la medida de lo posible-.

Vale, ya sé que me diréis que el rival se viene abajo físicamente, se confía o directamente se echa atrás, pero eso es como cuando te quedaba poca vida y tenías que concentrarte el doble para intentar reventar al rival que se limitaba a tirar de adoukens o del clásico salto-patada esperando que acabara el tiempo. Además, para los que piensan que es porque a los otros equipos no les llega para más, tampoco le daba a los juegos de SNK o a los de Midway contra Capcom y míralos. Siempre a rebufo excepto puntuales títulos. 

También es verdad que no todo el mundo tiene a Ryu y Ken. Me flipa esa pareja de protagonistas. Reconozco que siempre he sido un poco más de Ken, por aquello de que es rubio como yo, pero Ryu era más fuerte. Lo mismo me pasa en este Valencia CF donde Gayà y Carlos Soler son la gran esperanza a nivel de liderazgo. Ellos dos, capitanes ambos, han ayudado a levantar al Valencia CF y junto con otros luchadores derrocar a sus rivales. Más allá de la pantalla, porque en el vestuario del Valencia CF los Paulista, Garay y compañía …le han dado al Hadoken de lo lindo tras los entrenamientos en el vestuario con el arcade del Guacho –una historia que ya os contaré en otra ocasión-.

Pero esto es como todo, porque por muy buenos que sean Ryu y Ken en Street Fighter II, si tú les quitas a Guile, Dhalsim, Honda, Blanka, Chun-Li, Zangief…el juego es infumable. No se puede luchar, no se puede competir. Justo lo que pasa en este Valencia CF, que por mucho que intentemos encontrarle un sentido a la vida, si sigues eliminando personajes principales como los que ya se han ido, y no traes otros iguales o mejores, estás perdido. Porque te quedan los cuatro malos –me refiero a Sagat, Balrog, Vega y Mr Bison, no penséis mal-.

Así que Valencia CF, intenta hacerlo lo mejor posible, no cometer los errores de la primera parte y, sobre todo, tira bien los combos que ya sabemos que en este club hay poco margen para el insert coin.


next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email