GRUPO PLAZA

opinión / OPINIÓN

La fiesta de Anil

7/10/2020 - 

VALÈNCIA. ¿Sois de ligar mucho? En el Valencia CF no. Y eso que hay empleados con Tinder, pero eso ya lo contaré en otro artículo. Yo solo les digo que en Meriton no deben ligar lo suficiente como para entender lo que el otro día expliqué en Radioesport. Puse un estrafalario y peliagudo símil que se asemejaba mucho a la situación que ha atravesado el Valencia CF en el mercado de fichajes. Situación tan dura y complicada como el no comerse una rosca y luego querer justificarlo con el típico “salgo para divertirme”.  Porque el mercado de fichajes es como ligar en una discoteca cuando yo era joven. Parece mentira pero, créanme, es calcadito.

A primera hora, a eso de las 12 de la noche, entras a la discoteca y te pones en la barra. Desde ahí vislumbras a una rubia, otra morena y una pelirroja. Las tres despampanantes, inteligentes y simpatiquísimas. Tú estás en la barra y las miras con ojos de deseo, de ese de querer estar con ellas (ellos o lo que sea dependiendo del género en el que se encuadre tu noche de fiesta y tus gustos sexuales).

Esto sería equiparable a ese mercado en el mes junio y julio, donde miras a esos futbolistas que te gustan, te encantan y te seducen; empiezas a coquetear con ellos desde la distancia y lejanía; y acabas por proponer algo sutilmente. Salvo que lo tengáis muy claro o ya os conozcáis de antes (de algún otro mercado), es muy difícil que os vayáis juntos a las primeras de cambio. Pero cosas más raras se han visto, sobre todo en mercados invernales –y en discotecas valencianas-.

Según va pasando la noche, a eso de las 2 o las 3 de la mañana, si no es un flechazo a primera vista, ya tienes que empezar a usar alguna técnica, como invitarles a una copa, sacarlas a bailar o hacerte el simpático. Porque solo por la pinta, esa que te ha funcionado otras veces, sabes que no te has comido un colín. Porque ya no eres tan guapo como antes, ni aparentas tener ese carisma o dinero suficiente para agasajar a tus allegados. Pero si no les invitas a bailar, a una copa o les das conversación, es decir, no las seduces, lo normal es que se vayan con otro, se queden solas o, directamente, te rechacen.

¡Uy! Pues como en el Valencia CF. Aquí, han querido fichar jugadores sin dinero, sin proyecto, sin apenas negociación y a coste cero. Algo imposible en los tiempos que corren. Puedes aludir a la crisis, al COVID, a la falta de ingresos o a la sostenibilidad de la plantilla, pero la realidad es clara: “No money, no party”. Porque Capoué se acercó a tu barra, te dijo que quería estar contigo pero que la única condición es que le invitaras a una copa porque no llevaba suelto, y tú, Peter Lim, fuiste incapaz de pagarle una, ni siquiera con los descuentos que tenías a la entrada que te había facilitado tu compadre Javi Gracia.

Entonces, por seguir con nuestra película bacalaera, están a punto de cerrar la discoteca y sólo te queda apurar los últimos cartuchos.  Puede ser llevarla a casa, invitarla a la tuya o irte a comerte un bollito al “horno de los borrachos” –que hacen unos resopones buenísimos-. Ahí, ya no están las tres que te gustaban. Hay otras que te llaman la atención y que a esas horas de la noche, te valen. Te sirven para disfrutar, conocer y experimentar una cálida velada nocturno-matutina. Pero no son los pibones de primera hora de los que te enamoraste.

Y es que el Valencia CF, en la figura de Corona y Javi Gracia ha tenido jugadores prácticamente cerrados, con comunicado en marcha y a falta del famoso OK. Esos dos colegas, te estaban ayudando a ligar y los has dejado con el culo al aire. Como cuando un amigo hace de enlace y te la presenta y tú pasas tres pueblos. Ha habido negociaciones por Yangel, Reina, Murillo, Mayoral, Rugani, Pezzella, Andersen, Leite…y un sinfín de jugadores propuestos por Corona, Javi Gracia o intermediarios sin que ninguna fructificara. Salvo en el caso de Yangel Herrera y el pasaporte maldito, el resto de operaciones se caen porque no existía ese ansiado OK de Lim, más solicitado que el pase de oro de Risto Mejide en Got Talent.

Pero volvamos al símil, que es lo que nos mola. Cierran la discoteca, y si quieres ligar te tienes que ir al After. Como todos los que hemos salido mucho por la noche, el After hour es otro rollo. Ahí ya no es lo que buscas… es lo que te encuentras. Y puede pasar de todo, desde encontrarte el pibón más absoluto que por circunstancias de la vida ha caído ahí, o una bruja piruja (o un brujo pirujo, que nos conocemos).

Pues es lo que se iba a encontrar el Valencia CF con la gestión de mercado. Tras más de 60 días de transferencias, el Valencia CF se presenta al último día para intentar ligar con algún fichaje. Sin dinero, sin proyecto, sin mayor forma de convencer que el nombre de la centenaria entidad llamada Valencia CF. Una institución que ha sido manchada en este mercado haciendo falsas promesas a jugadores, agentes e intermediarios; incumpliendo las que había adquirido con cuerpo técnico, plantilla, afición y prensa.

Pero Anil y Lim son otro rollo. Anil está por encima del bien y del mal y, sin despeinarse, cierra el after. Y lo cierra para llegar al parking. A eso se le llama “Parkineo” y ahí es de donde ya te juegas la vida. Ahí ya estamos todos reventados, no vamos a negarlo. Destrozados y desesperados. Donde ya no quemas la última bala, ahí tú eres la bala. O matas o te matan. Es lo que le pasa a este presidente. Que se ha convertido en un hombre bala. En un kamikaze teledirigido por Lim capaz de decir lo que sea, a quien sea y como sea para salvar su puesto o seguir en él. Evidentemente –sigue nuestra historia- no ligamos, y nos vamos a casa tarde, mal, oliendo fatal y con una resaca de tres pares de narices. Con el mosqueo de nuestros colegas a los que hemos tenido toda la noche pateando garitos sin éxito. Mosqueo que hacen que se planteen no volver a salir con nosotros y marcharse.

Y lo peor no es no ligar –o fichar-, sino que han conseguido cabrear a todo el mundo. No quisieron por orgullo, por enfado o por estrategia. No les dio la gana. Hubo ofrecimientos gratis en las últimas horas que no fueron atendidos, así, sin más. Y, para más inri, un día después se le ocurre decir al presidente en una entrevista oficial que no iban a fichar por ya mítico FPF, los recurridos jóvenes, el COVID etc… a pesar de haber dicho lo contrario a amigos, conocidos y desconocidos; sacrificado y dejando cadáveres por el camino como el consejero Jose Luis Zaragosí; o trampeando a un desencantado Javi Gracia a quien trolearon desde el principio con la plantilla.

En fin, es como aquel que cabrea a sus amigos después de estar toda la noche de aquí para allá y no liga nada; y te dice ese lamentable y ridículo “no, si yo salgo para pasármelo bien, no para ligar”.

Bienvenidos a la fiesta de Anil


next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email