Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 1 de junio y se habla de LA LIGA valencia cf LEVANTE UD ezequiel garay para recordar
GRUPO PLAZA

 PLAZA REDONDA / OPINIÓN

El recuerdo de ese golazo de Mendieta en la final de Copa

27/03/2020 - 

Vale, sí, lo reconozco, no es un día para distraernos y dejar de pensar en el coronavirus que tanto daño nos está haciendo. Pero les voy a pedir que viajen al pasado conmigo y se distraigan un poquito recodando alguna gesta memorable del Valencia, o más bien que una gesta me estoy refiriendo a un detalle, una jugada singular, que tenemos marcada en la memoria futbolera de una forma extraordinaria. Y les hablo de un día en Sevilla, en ese campo que no es del Betis ni del Sevilla, y donde jugamos una final de Copa del Rey que supuso un momento inolvidable para todos los valencianistas que vieron como su equipo se proclamaba campeón de manera extraordinaria y casi imposible de olvidar. O sin el casi, que yo me niego a olvidarlo y más en estos días de virus y rarezas de todo tipo. Les invito a vivir conmigo ese instante y a olvidarnos por unos instantes de todo el mal que nos afecta. Pasen y lean, y recuerden algunos lo que fue una jugada estelar.

Lo imposible

Fue algo impresionante que tengo grabado en mi memoria de forma formidable. Controla el balón Mendieta, con el muslo, con el pecho, con todo lo que es posible, hace un quiebro a los defensores del Atlético mandando el balón por arriba y dándose la vuelta en un abrir y cerrar de ojos y acto seguido dispara raso batiendo a Molina y desatando la euforia a todos los que tuvimos la suerte de estar en ese estadio para vivir un día inolvidable para el resto de nuestros días.

Un abrazo enorme

Y ese golazo de Gaizka me llegó al alma y provocó que me abrazara a lo bestia con mis familiares con los que estaba -trabajando, eso sí, pero sentado a su lado en todo momento- disfrutando de una final inolvidable. El abrazo fue lo más sentido o de lo más sentido que me ha entregado el fútbol en tantos años de profesional. Y ese golazo no se me olvida o no quiero olvidarlo. Y ayer, sentado en mi casa y dándole vueltas a lo que tengo que escribir reviví ese momentazo histórico que me niego siempre a borrar de mi memoria y en este caso me niego todavía más, me niego a lo bestia, y por esa razón le mando este recuerdo para esbozar una sonrisa en tiempos tan complicados y difíciles.

Mil repeticiones

Vale, sí, ya hemos visto mil repeticiones de ese momento brillantísimo en la historia del Valencia pero yo todavía me estoy relamiendo recordando esa acción casi imposible de imaginar y más en un día tan señalado como ese. Y además fue Mendieta el protagonista por el que tengo un cariño especial que se remonta muchos años atrás.

Fichaje de Tuzón

Mendieta fichó por el Valencia de la mano del Castellón y yo entonces trabaja en el Valencia de la mano de don Arturo Tuzón que fue quién cerró su pase ante un aluvión de críticas por lo que se consideraba un guiño del Valencia al Castellón casi sin ningún fundamento. Y miren por donde ese 'no fundamento' fue el que nos regaló la jugada más bonita y de más trascendencia que yo recuerdo con una nitidez imposible de olvidar. Ese gol de Mendieta, unido a esos tantos de Kempes con la derecha en otra final inolvidable, los tengo grabados en mi memoria para el resto de mis días.

Kempes, en directo

Soy veterano y ya viví en su momento como periodista algunas acciones de Kempes con el Valencia y su marcha de la entidad en momentos del todo complicados y tristones. Y vale, sí, soy un privilegiado por haber visto a Kempes en directo y por hacerle más de una entrevista al enorme Mario Alberto que es para mí, sin duda, el mejor jugador de la historia del club de mis amores. Pero vuelvo a Mendieta, regreso a Sevilla, y me relamo recordando esa maravilla de Gaizka Mendieta que es imposible de olvidar con los pasos de los años. Con ese golazo disfruté a lo bestia y luego con el título tuve un placer descomunal. Y por cierto, como periodista en activo, guardo varias fotos de aquel momento imposible de olvidar. Y esas fotos son mías y de nadie más. Y de vez en cuando las miro con un cariño brutal recordando ese momento. Por eso hoy, en días tristes, quiero compartir con todos ustedes semejante recuerdo. Es algo inolvidable que no puede con él ni el coronavirus. Espero que lo disfruten conmigo. En estos días es un regalo inolvidable.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email