GRUPO PLAZA

peleando a la contra / OPINIÓN

Victoria de prestigio

19/12/2020 - 

VALÈNCIA. El Llevant sumó tres puntazos tras jugar de tu a tu al mejor equipo, a pesar de las bajas, a que se ha enfrentado en lo que va de curso. Los granota se pusieron el mono de faena durante todo el partido, supieron sufrir, se arremangaron y fueron ambiciosos ante un rival muy exigente, que apenas le permitió dar tres pases seguidos durante los primeros quince minutos, pero que acabó acusando esta intensidad en el tramo final, al que llegó más entero el once de Orriols. 

Paco López, antes y después del partido, se deshizo en elogios hacia el rival y glosó sus virtudes. Sin embargo, a la postre, fue más listo que su amigo Imanol, y se llevó los puntos. Por eso, entre otras cosas, lleva 100 partidos con el Llevant en Primera. Los blanquiazules tocaron y tocaron e hilvanaron ataques posicionales pero apenas crearon unas cuantas ocasiones claras; tantas como los blaugrana, que explotaron su redescubierta verticalidad, desde la consistencia defensiva sobre la que se viene forjando un equipo que ya juega como tal. 

Y eso que ayer Vezo empezó nervioso y fallón, Miramón sufrió en su banda y Malsa tentó a la suerte con varias jugadas similares a la que costó el gol de Messi en el Camp Nou. También, como de costumbre, se sufrió en algún balón parado, y sobre todo en los dos córners en contra en el último minuto. Así, de hecho, llegó el gol de Isak, aunque fue pura chamba: falta directa y rebote en la barrera que dejó vencido a Aitor. El Llevant, lejos de descomponerse, se vino arriba. López fue muy atrevido en el 56' y le salió bien. Apostó por Melero y De Frutos. Retrasó a Malsa a la posición de Vukcevic (que vio amarilla en la única entrada un poco fea que hizo en todo el partido) y dejó a Melero en la medular para combinar con Rochina y filtrar balones arriba. 

En el gol de la victoria fue Melero quien asistió a De Frutos, que le apuntó el desmarque y fusiló a Remiro. Una jugada de inteligencia y determinación. El de Silla también acertó con la salida de Son: en 8 minutos liberó a Miramón y volvió a ser un puñal, todo pundonor, nervio y entrega. El mérito de las incorporaciones y del míster, por tomar la decisión, es innegable. El oficio de zapa que hizo el equipo mientras la Erreala lo asfixió contra el área de Aitor no lo fue menos, manteniendo el pulso y siendo capaz de aupársele a la joroba durante muchos minutos. 

El Llevant consolida la imagen ofrecida ante el Getafe y el Barça y aspira a ser regular en su fútbol. Lo cierto es que da gusto ver al equipo ahora, muriendo en cada balón, sin atisbo de languidez, con sus aciertos y sus errores pero sin regatear un céntimo de esfuerzo. Durante semanas hubo un lamento en la grada: Mayoral. Ya nadie lo recuerda, tras comprobar el rendimiento de Gómez, su lucha, su coraje, su hambre y el margen de crecimiento que tiene al lado de un proletario del área como Roger. Ambos fueron esenciales ayer, creando peligro, pero también fijando a la defensa rival y oxigenando a sus compañeros. Y además se entienden a la perfección. 

La Real es la sensación del año. Y el Llevant, con esta actitud, puede vencer a cualquiera. 

Llevant UD 2-1 Real Sociedad

UNO A UNO: Aitor (7); Miramón (5), Postigo (6) (Pier (5) 45'), Vezo (5), Clerc (6); Morales (5) (De Frutos (7) 56'), Malsa (6), Vukcevic (7) (Melero (6) 56'), Rochina (6); Gómez (8) (Son (6) 85'), Roger (8) (León (sc) 76') —Paco López (7) 

GOLES: 0-1 Isak (22'); 1-1 Roger (27'); 2-1 De Frutos (87').

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email