X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Sin excusas

20/10/2018 - 

VALÈNCIA. Puede parecer exagerado porque queda mucha Liga por delante pero para el Valencia el choque de esta tarde ante el Leganés adquiere tintes de Final por la necesidad de sumar puntos que, más allá de las buenas sensaciones ofrecidas por el equipo en los últimos partidos, hagan flotar al Valencia en la Clasificación de un vez por todas y constituyan el principio de una buena racha que lo coloque en la parte alta de la tabla. 

Lo matizó certeramente ayer Marcelino: "No es una final pero lo tenemos que enfocar como si lo fuera porque necesitamos ganar" y ... así es. Con todo el respeto del Mundo al Leganés parece una obviedad que no debe ser rival para el Valencia, que nunca lo ha sido y que hay muchos datos que explican de manera más que fehaciente la enorme diferencia entre los dos equipos: Desde el historial de enfrentamientos entre las dos formaciones hasta la importantísima diferencia de presupuestos pasando por la comparativa entre las plantillas de uno y de otro que obliga a los de Marcelino a salir hoy de Mestalla con la victoria en el zurrón. 

En cualquier caso también es cierto que el ‘Lega’ ya ha sido capaz esta misma temporada de ganar al Barcelona y que con las sensaciones, el nombre, la historia y el escudo no se ganan los partidos por lo que cabe esperar del Valencia la máxima atención posible, toda la intensidad que sea capaz de desplegar sobre el terreno de juego y toda la atención necesaria para –por encima de todo- sumar los tres puntos y, de paso, también para demostrar a la gran afición valencianista que todas las ilusiones y esperanzas que ha depositado en este equipo están totalmente justificadas. 

Ya no sirve la falta de preparación de jugadores que disputaron el Mundial, ni si un jugador tiene la cabeza en otro sitio porque pudo dejar pasar el último verano la oportunidad de su vida, ni los árbitros, ni el VAR, ni la Gota Fría, ni el virus FIFA, ni el cambio climático, ni el color del empedrado. Se ha terminado el tiempo de las excusas y ha llegado el momento de ganar y –muy importante- que el ganar no sea algo extraordinario porque ganar debe ser lo habitual para un equipo como el Valencia CF que pretende terminar la campaña entre los cuatro primeros que es , precisamente, lo que se espera de él. Para acabar ahí arriba no hay demasiado margen para el error y menos cuando llegas a la jornada 9 con sólo nueve puntos en la clasificación. 

No hace falta tener ningún master en matemáticas para deducir que todo lo que no sea ganar esta tarde y la semana siguiente y la otra y la otra significaría alejarse del objetivo porque no será posible entrar en Champions sin sumar un mínimo de 65 o 70 puntos, algo literalmente inalcanzable con la media que se viene cosechando desde que arrancó la temporada con lo que no queda otra alternativa que apuntarse a las victorias y hacer de estas lo cotidiano. Es verdad que hoy no estará Guedes y que no jugará Kondogbia pero seguro que el bueno de Mauricio Pellegrino se dejaría cortar una mano ante la posibilidad de poder contar en su plantilla con cualquiera de los que sí estarán el sábado en Mestalla luciendo la camiseta que él defendió en su día con enorme profesionalidad.  

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email