X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el equipo no levanta el vuelo, el presidente descalifica A sus aficionados y la gente se harta 

Un Centenario de pesadilla

10/12/2018 - 

VALÈNCIA. Todos los centenarios de los equipos grandes en España han tenido amargos y sonados episodios negativos. El día de le celebración en el Camp Nou del Centenario del Barça, el Atlético de Madrid aguó la fiesta ganando el partido de liga que se celebraba a continuación. Y en el año del centenario del Madrid, se produjo el famoso "centenariazo del Depor" amén de que el Valencia CF le levantó aquel año la liga al equipo de los "Galácticos" de Florentino Pérez.

Todo ello va camino de convertirse en una anécdota al lado de la pesadilla en la que se ha convertido el Centenario del Valencia CF.

Fundamentalmente porque la pelota no entra, y eso en un equipo de fútbol es el termómetro que marca la dirección del estado anímico del entorno.

Transcurridas 15 jornadas el Valencia CF ha ganado tres partidos (ante Rayo, Getafe y Real Sociedad), sólo ha marcado más de un gol en un encuentro (ante los vallecanos), es junto al Huesca el equipo de Primera, con 12 goles, que anota menos de todo el campeonato, y es décimo quinto en la tabla no ha estado nunca en esta temporada entre los diez primeros clasificados.

Pero por encima de todo, la peor sensación es la de que el fútbol del equipo se asoma muy poco y no da para doblegar a casi ningún rival. Los fichajes no funcionan. Sólo Wass (que vino para el centro del campo) se ha asentado en el once inicial como lateral derecho porque Piccini no da el nivel y Diakhaby se va entonando. El resto no comparecen, fundamentalmente los delanteros. El rendimiento de Gameiro y de Batshuayi es un absoluto desastre. Y si a eso le sumamos que los jugadores clave de la temporada pasada como Kondogbia, Parejo, Guedes o Rodrigo están a un nivel muy lejano a su mejor versión, encontraremos una parte de la respuesta del porqué el rendimiento de esta temporada está siendo tan decepcionante.

Por si fuera poco, Marcelino da muestras de desmarcarse y si ya había lanzado alguna andanada (dos muy claras tras el partido de Copa), tras el empate ante el Sevilla el entrenador recordó más que nunca la condición coral de este deporte, pero para repartir culpas "me considero el máximo responsable, pero no el único culpable". Desde luego que el rendimiento del primer equipo está siendo decepcionante.

Tampoco se puede decir que el resto acompañe. El filial anda desde hace varias jornadas en puestos de descenso, el juvenil ha completado una paupérrima actuación en la Youth League sin ganar ni un partido y el femenino va de goleada en goleada en contra pese al meritorio empate de ayer en el derbi ante el Levante UD.

Por ello es que Anil Murthy tampoco está en su mejor momento de popularidad. Enfrentado con la Curva Nord, a quién desearía eliminar pero por el momento no se atreve, al ex diplomático singapurense parece habérsele olvidado su antiguo cometido y se atreve a tildar de "falsos aficionados" a todos aquellos que son críticos con su gestión.

Encarando un centenario por el que no muestra ni el más mínimo interés, el actual presidente del Valencia CF comenzó a notar la reacción de la grada en la segunda parte del partido ante el Sevilla. Uno de los máximos pesares del aficionado valencianista es comprobar la falta de interés de los actuales propietarios por la muestra de identidad que debería ser celebrar un centenario como se merece. No hay museo del club y en su lugar se han decorado las puertas del estadio con fotos; se presenta el libro del centenario en una pequeña sala de unos grandes almacenes en lugar de hacerlo en el palco VIP del estadio que sí se abrió, en cambio, para la presentación del vino del centenario. No hay por el momento programado un partido conmemorativo para la efeméride con el primer equipo como protagonista (dicen que por falta de fechas), y la percepción en la calle es que los actuales propietarios están pilotando un centenario más dirigido al bolsillo del valencianista que a su corazón.

Además la actitud en las juntas como la estrategia seguida este año de no enviar por correo la convocatoria correspondiente provocaron la asistencia más baja que jamás se haya dado en una asamblea: setenta y un accionistas estuvieron presentes en la sala. Por si no fuera suficiente, las cuentas presentadas son más que discutibles y reflejan que la deuda no sólo no ha disminuido desde la llegada de Mériton, sino que ha aumentado y supera los 400 millones de euros. Pese a ello, Anil infla el pecho ante los números y asegura que está en torno a los 200.

No es el único episodio que ha encendido los ánimos en los últimos días. La lamentable gestión de la cuenta que el club tiene en habla inglesa en la red social twitter, no sólo ha abochornado al aficionado de a pie, sino que ha provocado mensajes de reproche de Comunity Managers de otros clubes europeos como Roma, Bayer Leverkussen o Borussia Dortmund. Lejos de admitir la pésima gestión, Murthy y su equipo sacan pecho de la misma y tratan de ignorantes a quienes no aplaudan incondicionalmente dicha gestión.

Por eso a Murthy se le tornó en contra el tifo del sábado. Las cartulinas utilizadas para el dibujo en la grada ante el Sevilla acabaron sirviendo como objeto para mostrar el descontento con los actuales rectores, y fundamentalmente con su cabeza visible, Anil Murthy.

Peter Lim estuvo presente el sábado para presenciar la obra de su encargado y el nivel de popularidad del mismo. Ahora le toca mover ficha, si quiere arreglarlo. Si opta por la continuidad, será una muestra más de la distancia con la que toma un negocio que le duele en el corazón a sus clientes.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email