GRUPO PLAZA

Del gesto de Ballesteros a las derrotas más dolorosas: derbis 'multicolor' para el Levante en el camino hacia la permanencia

29/04/2022 - 

VALÈNCIA. El gesto de Ballesteros marca el camino. El Levante nunca ha ganado en Mestalla pero el 0-0 de 2011 sí permitió al conjunto granota amarrar la permanencia con Luis García Plaza en su banquillo. Es justo lo que quiere hacer Alessio en 2022, aunque hay matices significativos en la actualidad: un empate a nada no empujaría en absoluto al Levante en la clasificación y, en caso de victoria, necesitaría seguir remando en otras cuatro finales hasta el final del campeonato. Aún con tales diferencias, el capitán de hoy, Morales, quiere repetir los gestos de alegría del de entonces, Ballesteros, cuando celebró airadamente aquella permanencia. 

Entonces el mítico '18' levantinista huyó de polémicas al aclarar que el aspaviento madiante el que se tocaba los genitales tras el pitido final del encuentro iba dirigido a su presidente. Quico Catalán, presente en el palco de Mestalla durante sus primeros pasos en el Consejo de Administración del club, vivió cómo el central levantó contrariedad entre los futbolistas valencanistas. "Con dos cojones" es que lo que entonces comentó Ballesteros que estaba gritando y, en todo caso, como arenga hacia sus propios compañeros, entrenador y cúpula directiva, que habían conseguido la permanencia después de regresar a la élite. No fueron tres puntos en casa del vecino, pero sí un triunfo icónico que perdurará en la memoria de Orriols.

Repetir esos saltos mientras se esperan resultados de rivales es un deseo que ondea en el vestuario del Levante. El destino ha querido que el equipo, en plena escalada hacia la permanencia y, paradógicamente, en el mejor momento de la temporada, se tope con el que puede ser el Valencia más decaído de los últimos años. Hace muy poco se encontró a otro: en la primera jornada de la temporada 20/21. Era el de Javi Gracia un grupo que acababa de ser desvalijado desde dentro con las 'ventas' de Parejo y Coquelin al Villarreal, la salida de Rodrigo al Leeds y, poco más tarde, la de Kondogbia al Atlético, entre otras. Aún así, el Valencia resurgió de las cenizas que el propio Morales había esparcido nada más arrancar el encuentro, cuando abrió la lata antes de la remontada rival. 

Aquella, en medio de la pandemia, fue probablemente la derrota más dramática del Levante en Mestalla en Primera División. Las ilusiones de un equipo que llegaba lanzado de la campaña anterior quedaron electrocutadas por una segunda parte aciaga que permitió al vecino levantar el vuelo. El derbi de este sábado tiene un color parecido al de aquellos días previos: recién caído en Copa y en sus aspiraciones europeas, el Valencia llega con su curso prácticamente terminado. Solo el ímpetu de Bordalás y los suyos por no cerrar el libro del curso a primeros de mayo puede propiciar que los dos contrincantes jueguen con la tensión de disputar algún reto. El del Levante, la vida.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email